Activistas de derechos humanos condenan el trato a Julian Assange - Vision-Times-en-Español
Actualidad, Derechos Humanos

Activistas de derechos humanos condenan el trato a Julian Assange

Spread the love

Con el cofundador de WikiLeaks Julian Assange enfrentando una posible extradición a los Estados Unidos, varios activistas de derechos humanos han salido en su defensa.

Ellos argumentan que castigar a Assange sería un golpe para el periodismo y la libertad de expresión.

En la actualidad, Assange cumple una condena de 50 semanas de prisión en Londres.

Los cargos

Assange creó WikiLeaks en 2006 con el objetivo de publicar documentos estatales confidenciales.

Cuatro años después, en 2010, el sitio web obtuvo atención internacional cuando publicó imágenes de soldados estadounidenses que mataban a civiles iraquíes desde un helicóptero.

El vídeo hizo mucho daño al esfuerzo de guerra estadounidense en el Medio Oriente. El gobierno de los Estados Unidos acusó a Assange de violar la Ley de espionaje.

Recientemente, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos lo acusó de 17 cargos de espionaje, incluidos nueve cargos de divulgación de información de la defensa nacional, siete cargos sobre la obtención de dicha información y un cargo de conspiración para recibir la información.

Un cargo adicional de conspiración de cometer un uso indebido de la computadora también se ha dirigido contra el australiano de 47 años.

Si se encuentra culpable de los cargos, Assange podría terminar pasando décadas tras las rejas.

“Este es el mal de la anarquía en su forma más pura. Con la acusación formal, el ‘líder del mundo libre’ rechaza la Primera Enmienda (de la constitución de los Estados Unidos, TASS), considerada un modelo de libertad de prensa en todo el mundo, y lanza un asalto extraterritorial fuera de sus fronteras, atacando los principios básicos de democracia en Europa y el resto del mundo”,

dijo WikiLeaks en un comunicado (TASS).

Si se encuentra culpable de los cargos, Assange podría terminar pasando décadas tras las rejas. (Imagen: Cancillería del Ecuador vía wikimedia CC BY-SA 2.0)

¿Un ataque a los derechos humanos?

Jennifer Robinson, la abogada de Assange, se está preparando para una pelea de extradición.

Ella cree que el caso tendrá serias implicaciones para la libertad de expresión y podría eventualmente ser utilizado como un precedente en contra de otras organizaciones de medios.

Con toda probabilidad, la defensa de Assange dependerá en gran medida de su derecho a la libertad de expresión, tal como está protegido por el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

La Fundación Libertad de Prensa ha dicho que la acusación contra Assange es una amenaza para la libertad de prensa.

La American Civil Liberties Union considera que la acusación de Assange es inconstitucional.

Amnistía Internacional ha pedido al Reino Unido que no extradite a Assange a los Estados Unidos.

Human Rights Watch considera que el caso es un precedente peligroso para las organizaciones de noticias.

Los EE. UU., El Reino Unido y algunos estados europeos ya acordaron perseguir las filtraciones de secretos de estado hace casi una década.

Los países llegaron a la decisión ya que les preocupaba la posibilidad de que organizaciones como WikiLeaks obtuvieran acceso y publicitaran información gubernamental o militar que pudiera ponerlos en una mala posición.

Los EE. UU., El Reino Unido y algunos estados europeos ya acordaron perseguir las filtraciones de secretos de estado hace casi una década. (Imagen: Captura de pantalla / YouTube)

“Todo se trata de intentar recuperar el secreto del estado… Estados Unidos dijo que no podemos hacer nada por los periodistas, pero perseguiremos a las fuentes y las filtraciones enérgicamente…

Hay una campaña importante, la gente está siendo excluida bajo el acto de espionaje potencialmente durante décadas, y Estados Unidos está decidido a ser un ejemplo de estas personas”,

dijo Richard Aldrich, profesor de seguridad internacional en la Universidad de Warwick, a NBC News.

En el Reino Unido, el líder laborista Jeremy Corbyn ha declarado que el gobierno británico no debe extraditar a Assange solo porque expuso las atrocidades militares que tuvieron lugar en Irak y Afganistán.

Respaldar a Assange conllevaría graves riesgos políticos para Gran Bretaña, ya que negarse a extraditarlo a Estados Unidos garantiza una tensión en las relaciones entre EE. UU. y el Reino Unido.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.