Antiguo relato chino: ¿Qué es lo más terrible en el mundo?
China Antigua, Inspiración

Antiguo relato chino: ¿Qué es lo más terrible en el mundo?

Spread the love
Gold bars. "Gold begets in brethren hate; Gold in families debate; Gold does friendship separate; Gold does civil wars create."—Abraham Cowley (Screenshot/YouTube)
Barras de oro. “El oro engendra odio entra hermanos; el oro motivo de peleas en las familias; El oro distancia a las amistades; El oro promueve guerras civiles.” – Abraham Cowley (Captura de pantalla)

Por Hermann Rohr[su_spacer]

El deseo de riqueza siempre ha sido una carga moral para la humanidad. A veces, incluso puede hacer que los amigos se conviertan en enemigos, llevando a la gente a traicionar a sus seres queridos o a su comunidad con tal de obtener beneficios tangibles.[su_spacer]

Según un antiguo relato chino, una vez un hombre le preguntó a un maestro Zen: – ¿Qué es lo más terrible en el mundo?”

[su_spacer]

El maestro Zen respondió: –“¡Los deseos!”

[su_spacer]

Esta respuesta dejó al hombre perplejoAl darse cuenta de esto, el maestro zen dijo: –Déjame que te cuente una historia.

[su_spacer]

¡El terrible oro!

[su_spacer]

Un día, un monje vino corriendo del bosque, y parecía muy ansioso. Cuando se topó con dos amigos, le preguntaron qué le pasaba.

[su_spacer]

El monje explicó: “He desenterrado algo horrible en el bosque ¡oro! Los dos hombres dijeron:” ¿Qué hay de horrible en eso? Qué tonto eres al pensar de esa manera. Por favor, dinos donde encontraste el oro.

[su_spacer]

El monje dijo: Oh, eso es horrible. Además, devora a la gente Los dos hombres se encogieron de hombros y respondieron:”¡No tenemos miedo. Sólo tienes que decirnos dónde lo encontraste!“. El monje les explicó: Allá en el bosque, en el borde occidental del bosque“. Los dos hombres siguieron las instrucciones del monje y encontraron el oro.

[su_spacer]

A scene from Legend Of Korra. Illustration of how the two men would have stared at the gold they found. (Image: Screenshot/YouTube)
 Escena de ‘The Legend of Korra’. Ilustra de cómo los dos hombres habrían mirado el oro que encontraron. (Captura de pantalla / YouTube)

[su_spacer]

Uno de los hombres le dijo al otro: El monje es un tonto. Todo el mundo tiene el deseo de poseer algo de oro y él piensa que devora a la gente”. El otro hombre asintió con la cabeza.

[su_spacer]

Los dos hombres empezaron a planear cómo iban a extraer el oro de la mina. Uno dijo: “Debemos hacerlo durante la noche, cuando nadie nos pueda ver. ¿Por qué no te vas a casa a buscar algo de comida para nosotros, mientras espero aquí y custodio el oro? Cuando oscurezca, regresamos a la mina“. El otro aceptó y regresó a su casa por algo de comida.

[su_spacer]

A scene from Legend of Korra. Illustration of how someone would look planing something mischievous. (Image:Screenshot/YouTube)
Escena ‘The Legend of Korra’. Cómo alguien se ve alguien planeando algo maquiavélico. (Captura de pantalla / YouTube)

[su_spacer]

El hombre que se quedó custodiando el oro pensó: “Si pudiera poseer todo este oro, no tendría más preocupaciones en la vida. … tan pronto como regrese, lo golpearé con un palo de madera hasta que se muera.

[su_spacer]

Mientras tanto, de igual forma el otro hombre que fue por comida, pensó para sí mismo: “Antes de regresar comeré y envenenaré el resto de la comida. Así, cuando muera, voy a tener todo el oro para mí.

[su_spacer]

Esa noche, cuando el hombre regresó con la comida para su amigo, fue golpeado hasta morir. El asesino dijo: “Querido amigo, no me odies, odia a este oro antes que a mí“.

[su_spacer]

Luego se comió la comida que su amigo había llevado. Pocos minutos pasaron cuando él comenzó a sentirse mal, su estómago se estaba incendiado. Justo en ese momento, se dio cuenta que había sido envenenado y dijo: Las palabras del monje son tan ciertas“.

[su_spacer]

La historia anterior nos recuerda un antiguo proverbio chino: Los hombres mueren por dinero y las aves mueren por comida.

[su_spacer]

Parece que la raíz de la codicia está en los deseos de nuestro corazón. La codicia acompaña al deseo y esto ha convertido a muchos buenos amigos en enemigos acérrimos.

[su_spacer]

Clic aquí para seguir leyendo más historias similares, nos gustaría que nos dieras un Me gusta en Facebook y nos siguieras en Twitter. ¡Gracias!

aviso
Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.