China: Es capitalismo, pero no como lo conocemos - Vision-Times-en-Español
China, China Hoy

China: Es capitalismo, pero no como lo conocemos

Spread the love

De: Newsweekly.com.au

Editado por:  Kan Zhong Guo staff

¿Capitalismo comunista?

China es una de las mayores historias de éxito económico en la historia.

Cientos de millones de personas han salido de la pobreza en los últimos 30 años.

aviso

Cuando Deng Xiaoping anunció que “ser rico es glorioso”, tuvo una audiencia receptiva. Los nuevos héroes no son los campesinos de clase baja y media de Mao, sino los empresarios ricos.

Los campesinos regresaron a donde siempre han estado – la base de la sociedad china – maduros para la explotación por parte de quién se mantenga en el poder en Beijing.

Cuando se menciona la palabra “campesinos” a cualquier persona en China, especialmente sus exitosos hijos, recibirán una respuesta incomoda. Los Nong Fu son fácilmente reconocibles.

Sus ropas están gastadas y desordenadas, en lugar de ir a la moda, su piel está quemada por el sol, sus manos están endurecidas por el trabajo manual y sus uñas están cortas e irregulares.

Los niños de muchos agricultores desean una vida nueva. La población rural es el principal objetivo de los reclutadores de fábricas en pleno auge en la costa de China.

Los salarios pueden ser bajos y las condiciones de trabajo y las horas peores que las de la Inglaterra de Dickens, pero es mejor que trabajar en la granja. Los hombres chinos se dejarán crecer la uña de su dedo meñique izquierdo para enfatizar que no hacen  trabajo manual.

Para los trabajadores de la fábrica, las condiciones son a menudo peores que la Inglaterra victoriana. Al menos, los trabajadores que alimentaron la revolución industrial inglesa tenían los domingos como días de descanso.

En China, los obreros de las fábricas a menudo trabajan de 10 a 12 horas al día, siete días a la semana, con un día de descanso al año – el Año Nuevo chino.

Foxconn de Taiwán, quien fabrica los nuevos artefactos de Apple “rompió candados” en el contrato de sus fábricas en China continental, cuenta con más de 400,000 trabajadores en una sola planta. Sólo el conducir de una entrada a otra toma una hora.

Una ola de suicidios como termitas en los dormitorios pusieron a Foxconn sobre aviso de que no todo estaba bien en sus enormes plantas por lo que comenzaron a tomar medidas correctivas antes de que el calor político llegara a ser demasiado intenso.

Oficialmente, la declaración de la misión nacional de China es “construir el socialismo con características chinas“, pero es difícil discernir algún socialismo en China al destruir todo precipitadamente para su crecimiento.

Recientemente, China sobrepasó a Japón en convertirse en la segunda economía más grande y si China continúa creciendo mientras que los Estados Unidos se estanca, superará a los Estados Unidos dentro de  15 años para convertirse en la mayor economía del mundo.

¿Que motivó este brío en el crecimiento?

Según Sterling Seagrave en “Señores de la Cuenca” (Corgi, 1995), fue para evitar una catástrofe económica. Él escribió: “Desde 1949, China había alcanzado la igualdad, pero sin libertad ni  prosperidad.

El partido fue desacreditado por el Gran Salto Adelante y los movimientos de la Guardia Roja, la doctrina comunista fue hecha pedazos,  la ideología y el terror ya no eran adecuadas para mantener el control. El control centralizado de la economía se hundía.

“Ante el colapso de las líneas soviéticas, en 1979, Deng y la dirección del partido decidieron salvarse a sí mismos y  preservar su control a costa de sacrificar el comunismo. Concentraron apoyos por medio de ofrecen beneficios materiales sin precedentes y el establecimiento de la libre empresa”.

La piedra angular de la economía china se encuentra en cientos de millones de trabajadores alegres, siempre optimistas y dueños de pequeños negocios.

Sin embargo, los beneficios se han distribuido de manera desigual. A nivel local los frutos de la prosperidad son distribuidos por una falsa trinidad del Partido, negocios y gobierno.

Estos hombres – y casi siempre son hombres – beben juntos, visitan mujeres juntos e intercambiar favores en una intrincada red de amistades y alianzas conocidas en chino como “guanxi”.

A nivel nacional, una red similar existe porque las grandes empresas están controladas por el Estado y el Partido. Al más alto nivel, estos hombres intercambian entre el gobierno, el Partido y las grandes empresas.

El gobierno y el Partido no son un buen campo de entrenamiento para los estudiantes de negocios, mientras que los altos ejecutivos que son paracaidistas son a menudo terriblemente ineptos en el mundo comercial.

En los niveles más altos, las palancas de la riqueza y el poder siguen en manos de las familias de los dirigentes revolucionarios, conocidos como príncipes.

La familia sigue siendo la base de la sociedad china y la riqueza de los hijos de los líderes revolucionarios, como Li Peng y Deng Xiaoping, entre otros, se pueden medir en miles de millones.

Su riqueza puede ser depositada en paraísos fiscales, o en manos de los secuaces de confianza, pero quien mueve los hilos es bien conocido.

China puede ser ahora oficialmente comunista, pero la familia sigue siendo la base de la sociedad y la economía de China, como lo ha sido por milenios, mientras que los “magníficos (príncipes)” tienen el control de “los altos mandos de Lenin” en la economía.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.