Cómo desarrolló su postura anticomunista el hijo de Chiang Kai-shek (Parte 1) - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

Cómo desarrolló su postura anticomunista el hijo de Chiang Kai-shek (Parte 1)

Spread the love

Chiang Ching-kuo (1910-1988) fue el hijo mayor de Chiang Kai-shek y ejerció dos mandatos como Presidente de la República de China en Taiwán, desde 1978 a 1988.

Fue líder político de renombre internacional. Según las encuestas, más de la mitad de los habitantes de Taiwán lo consideran el mejor presidente que han tenido y el que más contribuciones ha hecho a Taiwán.

Durante la presidencia de Chiang, su liderazgo permitió a Taiwán superar el aislamiento político a nivel internacional y las luchas económicas a nivel nacional.

Mientras que el comunismo arrasó con muchos países asiáticos durante esa época, Taiwán pudo rechazarlo bajo su liderazgo. El camino de Chiang para convertirse en un líder sobresaliente, es una historia extraordinaria.

aviso

Una historia extraordinaria

Cuando era joven, Chiang Kai-shek su padre, le dio la base de una educación tradicional china.

Creció leyendo libros clásicos, como los Cuatro Libros y Cinco Clásicos (los libros autorizados del confucianismo), Shuowen Jiezi (diccionario chino de la Dinastía Han que analiza y explica los caracteres utilizados en la escritura china), y las Cartas de la Familia Zengwen Zhenggong.

Después de terminar la escuela secundaria en medio del inestable ambiente político de China, decidió estudiar en el extranjero y eligió la Unión Soviética.

(Image: Screenshot / YouTube)
Cuando era joven, su padre, Chiang Kai-shek, le dio la base de una educación tradicional china. (Imagen: Captura de pantalla / YouTube)

 

Los 12 años que estudió en la Unión Soviética fueron los momentos más inolvidables y a la vez más desafiantes de su vida.

Esta experiencia le dio la oportunidad de entender profundamente la naturaleza del Partido Comunista, y fue fundamental para prepararlo para suceder a su padre como líder de una generación.

Cuando Chiang Ching-kuo tenía 16 años, se unió a la ROC (República de China) en Shanghai con el objetivo de luchar contra los señores de la guerra y los invasores de China.

Pensó en organizar una revolución, pero estaba solo y débil. Durante ese tiempo, fue invitado a ver películas en la embajada rusa.

Estas películas promocionaban a Rusia como un país progresista y hermoso – un paraíso en la tierra.

La República de China en ese momento estaba limitada financiera y militarmente, pero era reacia a aceptar el apoyo de Rusia o a tolerar al Partido Comunista.

La ROC se vio obligada a permitir que los miembros del Partido Comunista ocuparan puestos importantes dentro de la administración.

Quería aprender todo lo que pudiera sobre el Partido Comunista y la única manera de hacerlo era estudiando en Rusia, tal como dice el proverbio chino “Sin entrar en la guarida de un tigre, no se puede atrapar a un cachorro”.

Se despidió de su padre y del maestro con el que había estudiado en China y se fue a Rusia.

Pronto, descubrió la verdad sobre Rusia. Cuando llegó a Rusia, se enteró de que el tren ruso que tomó quemaba leña como combustible, por lo que la velocidad del tren era increíblemente lenta.

Se dio cuenta de que este país no estaba tan desarrollado como las películas habían mostrado. Empezó a dudar de cómo podría llamarse un paraíso.

(Image via University of Wisconsin)
El tren ruso que tomó quemaba leña como combustible y pudo ver que el país no estaba tan desarrollado como las películas lo mostraban. (Imagen: via la Universidad de Wisconsin)

 

En el tren le preguntó a un ruso sobre esto y la respuesta fue:

–  “¡La revolución es para destruir, así que todo debe ser reconstruido lentamente!”

Cuando vio a muchos rusos pidiendo comida a un chino, preguntó:

–  “Si Rusia está gobernada por el proletariado, ¿por qué siguen necesitando mendigar por comida?”

El ruso respondió:

–  “Son proletarios gamberros, que no están dispuestos a trabajar”.

Se dio cuenta de que los comunistas distorsionarían y tergiversarían los hechos, encubrirían las feas verdades y revertirían el bien y el mal para mantener la legitimidad del Partido Comunista para gobernar.

Chiang Ching-kuo estudió primero en la Universidad Sun Yat-sen de Moscú y luego estudió historia de la guerra europea durante tres años en la Universidad Militar y Política, donde aprendió las estrategias y tácticas del Ejército Rojo.

También descubrió que otras universidades, como la Universidad del Este de Rusia y el Colegio Lenin, reclutaban un gran número de estudiantes chinos para adoctrinarlos específicamente con la ideología comunista, con el fin de plantar semillas para infiltrarse en China en el futuro.

Mientras Chiang Ching-kuo estudiaba en Rusia, su padre, Chiang Kai-shek, era Presidente del Gobierno Nacional.

Su padre estaba muy consciente de la amenaza de los comunistas y dio órdenes de romper las relaciones diplomáticas con la Unión Soviética, quitarlos de su partido y prepararse para la guerra contra el comunismo.

Como moneda de cambio, los rusos tomaron a Chiang Ching-kuo como rehén para obligar a Chiang Kai-shek a detener sus planes contra los comunistas, pero sin éxito.

(Image: Screenshot / YouTube)
Chiang Kai-shek estaba muy consciente de la amenaza de los comunistas. (Imagen: Captura de pantalla / YouTube)

 

Esto enfureció a Stalin, secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética, quien luego exilió a Chiang Ching-kuo a Siberia para trabajar en una granja colectiva y luego en la planta de maquinaria pesada, una fábrica de acero en los Urales.

Chiang se convirtió en minero, realizando trabajos de mano de obra, sólo se le daba una mínima alimentación diaria. También trabajó como obrero en la estación de tren y transportaba mercancías pesadas todos los días.

Dormía en los cubos de basura y en los comederos de cerdos. Incluso vendió su única chaqueta a cambio de comida y se alimentaba de la basura que tiraban los restaurantes.

Mientras vivía en la pobreza, Chiang Ching-kuo hizo muchos amigos. Uno de ellos fue Peter, que sufrió junto a él durante años y que fue quemado hasta morir tratando de salvar la maquinaria de la fábrica.

Arriesgando su propia vida, Chiang Ching-kuo corrió hacia el fuego para recuperar su cuerpo y lo enterró. En un momento dado, estuvo gravemente enfermo, yaciendo inconsciente en la sala de calderas de la estación.

Sus cuatro amigos se turnaron para cuidarlo y mendigar comida para darle hasta que se recuperó.

A friend who studied at the Russian Communist Party school shared a story with him that stuck with Chiang Ching-kuo: “One of the scariest things at school is to tell the truth while asleep and this is a capital crime.”

Un amigo que estudiaba en la escuela del Partido Comunista Ruso, compartió con él una historia que se quedó en Chiang Ching-kuo

–  “Una de las cosas más aterradoras en la escuela es decir la verdad mientras se duerme, esto es un crimen capital“.

Chiang Ching-kuo entonces entendió y concluyó:

“La vida en el Partido Comunista es sombría; uno sentirá deseos de despertar de una pesadilla si finalmente se diera cuenta de que ha sido engañado todo el tiempo por los comunistas.

Su conciencia y su aspiración a la libertad le inspirarán la voluntad de escapar de la jaula del Partido Comunista.

En esta coyuntura, sólo habría una de dos posibilidades -o ser descubierto por desgracia y ser asesinado, o salir de la jaula y correr por la libertad con sabiduría, tácticas y coraje”.

Traducido por Chua BC y editado por Angela

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.