Cómo un humilde siervo en la antigua China se ganó el respeto de un imperio - Vision-Times-en-Español
China Antigua, Inspiración

Cómo un humilde siervo en la antigua China se ganó el respeto de un imperio

Spread the love

Por: The Epoch Times

 

El emperador Tang Wenzong , de la dinastía Tang, tenía una almohada exquisita con tallado en jade blanco la cual se escondía entre sus cortinas. Sin embargo, un día desapareció.(Conbon33/Flickr)
El emperador Tang Wenzong , de la dinastía Tang, tenía una almohada exquisita con tallado en jade blanco la cual se escondía entre sus cortinas. Sin embargo, un día desapareció.(Conbon33/Flickr)

Hay una historia en la antigua China sobre el emperador Tang Wenzong , el 15º emperador de la dinastía Tang, que tenía una almohada exquisita con tallado precioso en jade blanco la cual se escondía entre sus cortinas. Sin embargo, un día desapareció.

El emperador Tang se sorprendió, como su palacio interior era muy seguro, sólo sus concubinas podían acceder a el. Se preguntó por qué no había pasado lo mismo con las otras raras antigüedades que poseía.

Ordenó la búsqueda del ladrón en la capital y en secreto convocó a su primer ministro, cortesanos y los generales militares, diciendo: “Debió haber sido hecho por alguien del palacio. Si ni siquiera podemos mantener a los ladrones del palacio, ¿cómo podemos evitar un golpe de estado? Todos tienen que centrarse en conseguir la almohada de nuevo. Cuando algo del palacio se pierde, no es poca cosa. ¡Guardias de palacio, deben atrapar al ladrón y castigarlo!“.

aviso

Los funcionarios del palacio tímidamente se disculparon ante el emperador y se comprometieron atrapar al ladrón dentro de 10 días. Aunque el oro y la plata fueron ofrecidos como recompensa por la captura del ladrón, nadie tenía ni idea de dónde podía encontrarlo.

Muchos sospechosos fueron arrestados, pero no había todavía ningún rastro de la almohada de jade perdido.

El segundo al mando de las fuerzas armadas imperiales, Wang Jinhong, tenía un joven sirviente. A pesar de que el siervo tenía sólo 18 años de edad, él era muy inteligente y nunca fallaba en cualquier tarea asignada por el general Wang.

Una vez, el general Wang hizo una fiesta con sus colegas e invitó a una muchacha de geisha a tocar el laúd para ellos, pero la chica se quejó de que el laúd del general Wang no era lo suficientemente bueno. Ella dijo que sólo podía ofrecer una buena interpretación si ella tenía su propio laúd, que se encontraba en un pueblo lejano. Pero ya era muy tarde y las puertas que conducen fuera de la capital estaban cerradas. Era imposible para ellos ir a buscar el laúd de la chica.

Cuando el joven sirviente oyó esto, dijo: “No te preocupes, voy a estar de vuelta con su laúd en breve“.

El general Wang no le creyó y le dijo: “¿No sabes que el sonar las campanas significan el cierre de las puertas de la ciudad? Es imposible que puedas salir de la ciudad”.

Sin embargo, él salió, después de unas cuantas rondas de vino, el joven sirviente volvió y sacó del laúd de la joven fuera de un bolso bordado.

Wang se sorprendió al verlo de vuelta con el laúd en tan poco tiempo. Esto le hizo pensar que su siervo sería útil para encontrar al ladrón. También sospechaba que el siervo mismo pudo ser el ladrón.

Llamó a su siervo y le preguntó: “Has estado a mi servicio durante años, y yo sé que eres una persona muy especial y quiero que me digas la verdad, ¿robaste la almohada del emperador?”

El criado le respondió: “¡No, yo no he robado la almohada!” Él entonces humildemente dijo: “En la única cosa que soy bueno es caminar rápido“.

Y agregó: “Usted sabe que mis padres están en la provincia de Sichuan. Varios años antes de que yo dejara mi ciudad natal para tratar de ganarme la vida aquí en la capital, tuve mucha suerte en conocerlo, quién me ha guiado y apoyado. Como he estado aquí con usted desde hace mucho tiempo y estoy siendo muy nostálgico, me gustaría volver a mi ciudad natal pronto. Pero con el fin de expresar mi gratitud, voy a ayudarle atrapar al ladrón, que yo sé quién es él“.

El sirviente dijo: "Usted sabe que mis padres están en la provincia de Sichuan. Varios años antes de que yo dejara mi ciudad natal para tratar de ganarme la vida aquí en la capital, tuve mucha suerte en conocerlo, quién me ha guiado y apoyado. (Elmastudio/Flickr)
El sirviente dijo: “Usted sabe que mis padres están en la provincia de Sichuan. Varios años antes de que yo dejara mi ciudad natal para tratar de ganarme la vida aquí en la capital, tuve mucha suerte en conocerlo, quién me ha guiado y apoyado. (Elmastudio/Flickr)

El general Wang dijo entonces: “Si puedes capturar al verdadero ladrón, vas a evitar que la persona equivocada sea ejecutada, ya que hay muchos sospechosos que están en la cárcel ahora“.

El siervo pidió a Wang que le diera tres días para prepararse.

El general Wang le preguntó: “¿Necesitas algunos guardaespaldas para que puedan atrapar al ladrón?

El criado le respondió: ” El ladrón es Tian Penglang, que se esconde entre los empresarios y los soldados y es muy fuerte. Él es experto en la azotea y a pie, así que con el fin de atraparlo, tiene que lastimarle las piernas, de lo contrario, no será capaz de atraparlo incluso con millones de soldados. Voy a seguirle la pista por dos noches y buscar una oportunidad para agarrarlo. Usted personalmente puede venir conmigo, pero hay que mantenerlo en secreto“.

No había llovido durante más de 10 días, y el suelo estaba seco y el polvo era increíblemente grueso. A la mañana siguiente, el general Wang se encontraba en las puertas de la ciudad junto con el siervo.

De repente, el siervo señaló a un grupo de personas y murmuró al general Wang: “El segundo desde el centro es el que robó la almohada de jade” En un segundo, el general Wang evito la partida del presunto ladrón golpeándole sus piernas con un bate, fue que entonces este rodó por el suelo, gimiendo de dolor.

El ladrón al pasar junto al siervo, asustado ante la visión de él, dijo: “¡Dios mío, eres tú! No he temido nada, excepto a ti, desde que me robé la almohada. Ahora que estas aquí no puedo negar mis acciones”. Así fue que después de que él sospechoso confesó todo, fue puesto en la cárcel.

El emperador estaba muy feliz de escuchar esta noticia y liberó a todos los otros sospechosos. Cuando él y el general Wang estaban dispuestos a recompensar al joven sirviente, él no pudo ser encontrado por ninguna parte.

Se dijo que una vez que el sirviente cumplió su deseo de expresar su gratitud al general Wang, este salió de inmediato rumbo a su ciudad natal, sin esperar algún premio ni reconocimiento. Así es como un humilde siervo dejó su marca en la historia antigua de la china.

Fuente: http://www.epochtimes.com/gb/13/7/4/n3908926.htm

 

aviso
Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.