Cómo una niña de 9 años venció a un arrogante maestro de artes marciales - Vision-Times-en-Español
Historias de Vida, T.Q.M.

Cómo una niña de 9 años venció a un arrogante maestro de artes marciales

Spread the love

China tiene muchos niños prodigios. Hoy, les contaremos la poco noble derrota de un arrogante maestro de artes marciales ante una niña de 9 años.

En Shandong, muchas personas practican artes marciales. Hay un cuento popular muy famoso que ocurrió en Shandong hace 40 años.

En ese momento, había una familia de tres personas de apellido Chen. Ambos padres eran artistas marciales altamente cualificados.

Tenían una hija única llamada Chen Ling que en el momento de esta heroica aventura, ella tenía sólo 9 años. Ella era la luz de los ojos de sus padres.

aviso

Su madre y su padre le brindaron a Chen Ling todo su amor. Sin embargo, no la malcriaron e incluso le impartieron una magnífica disciplina de artes marciales.

Un día, su madre y su padre se fueron a trabajar dejando a Chen Ling sola en la casa. Poco después, un hombre corpulento de un pueblo vecino vino a la casa para desafiar a los padres de Chen Ling en un concurso de artes marciales.

El hombre tenía la reputación de ser un afamado experto en artes marciales.

Viendo que sólo Chen Ling estaba en casa, dijo en broma: “Tus padres sabían que yo vendría, ¿están demasiado asustados y se han escondido dejándote sola para cuidar la casa?”

In Shandong, many people practice martial arts. (Image: pixabay / CC0 1.0)
En Shandong, muchas personas practican artes marciales. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

La jovencita respondió inteligentemente: “Mis padres piensan que no vale la pena pelear contigo, por eso se fueron de la casa”.

Esto hizo que el hombre se pusiera rojo de ira. Luego la amenazó: “Esto es demasiado insultante. Definitivamente le enseñaré a tus padres una lección y les mostraré cómo enseñar modales a sus hijos”.

Chen Ling respondió: “Si insistes, aceptaré tu desafío”.

Después de un intercambio de palabras, Chen Ling sacó un arpón. Le dijo al hombre: “Si no estás convencido, entonces echa un vistazo a esto”.

El matón no se retiró y respondió sacando un gran cuchillo. Después de más de diez rondas de combate, Chen Ling repentinamente giró el arpón y lo apuntó al cuello del gran hombre.

El hombre trató de escapar rápidamente pero fue entonces cuando Chen Ling enganchó la ropa del hombre con el arpón. Luego levantó al hombre y lo arrojó en una gran tina de aceite (resulta que la familia Chen eran comerciantes de aceites).

El hombre estaba empapado en el recipiente y se arrastró torpemente hacia afuera.

Both parents were highly accomplished martial artists. (Image: Screenshot / YouTube)
Ambos padres eran artistas marciales altamente consumados. (Imagen: captura de pantalla / YouTube)

En ese momento, los padres de Chen Ling regresaron a casa y sus vecinos también se apresuraron a ver la diversión.

El hombre corpulento, aunque humillado, no se rendía, pero un vecino comentó: “No hay gloria en ser levantado  y arrojado a una bañera de aceite por una niña de 9 años, así que olvídalo”.

Los padres de Chen Ling se disculparon con el hombre que se fue sintiéndose avergonzado. Desde entonces, el nombre de Chen Ling se ha convertido en una leyenda, a lo largo y a lo ancho.

La lección aquí es, no seas un matón. Hay un dicho común:

“Los terneros recién nacidos no le temen a los tigres”.

Traducido por Chua BC y editado por Michael Segarty

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.