Del arte a la sociedad: No podemos lograrlo por nuestra cuenta - Vision-Times-en-Español
Culturarte

Del arte a la sociedad: No podemos lograrlo por nuestra cuenta

Spread the love

En la Inglaterra del siglo XIX, John Everett Millais estableció el movimiento Pre-Raphafaelite en la pintura, que se alejó de los temas rígidos, heroicos y neoclásicos que fueron la base de su tiempo.

Millais y sus compañeros Pre-Raphafelitas exploraron narrativas en sus obras que nos llevaron al mundo afeminado del cuidado, la empatía y la intuición.

El cuadro de Millais La Chica Ciega, nos llevó a ese mundo con dos chicas que tenían habilidades opuestas. Sin revelar ningún significado específico en su pintura, Millais dejó que los espectadores sacaran de la pintura lo que quisieran.

Sin duda, sin embargo, captó y destacó una parte central de nuestra experiencia humana compartida: que dependemos totalmente los unos de los otros para lograrlo en nuestras vidas.

aviso

La dulce pintura nos guía a la escena y a la historia de las relaciones entre las dos chicas a través de nuestros sentidos.

Los cálidos rayos del sol empapan a la ciega inmóvil, el espectador a quien la mariposa le indica que descanse sobre su hombro sin temor alguno.

Alrededor de su cuello cuelga un letrero de “Pity the Blind” (Pobrecito el ciego) mientras un acordeón descansa sobre su regazo. Mueve hojas de hierba entre los dedos de su mano derecha y agarra con fuerza la mano de la otra niña con la izquierda.

Las dos niñas son mendigas, posiblemente huérfanas, lo que era algo común en toda Inglaterra a mediados del siglo XIX.

La escena transmite un poco de sabiduría común sobre la que nuestra sociedad hiperindividualizada podría hacer bien en reflexionar: Vivimos en la misma situación que estas niñas, y cada aspecto de nuestras vidas depende de otro.

En la Inglaterra del siglo XIX, John Everett Millais estableció el movimiento prerrafaelista en la pintura, que se alejó de los temas neoclásicos básico de su tiempo. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0 )

Vida Social

En la visión tradicional del mundo, la familia y los vínculos con los demás eran una de las facetas más importantes de la vida de una persona y servían a muchas de las necesidades cruciales que una persona tendría -física, psicológica y espiritualmente- para que incluso una familia empobrecida pudiera vivir una vida satisfecha y con un propósito.

El énfasis fue puesto en el servicio hacia los demás y lejos de uno mismo. John Everett Millais ilustró maravillosamente a las dos chicas felicitándose y cuidándose mutuamente, no deleitándose en una vida cómoda, todo lo contrario, sino realizándose y enriqueciéndose con un vínculo compartido que va más allá del valor del dinero o de la riqueza material.

En nuestra cultura moderna, el cambio de la importancia de la familia y el matrimonio a la mercantilización de las relaciones ha dejado a muchos solos frente al mundo.

La consideración cuidadosa, la valoración en el honor, la veracidad y el respeto de los votos matrimoniales son un pensamiento secundario a los impulsos emocionales.

Sin embargo, la eliminación de estas instituciones sagradas que elevaron a la humanidad a vivir una vida noble y reverente fue calumniada a propósito para conducir a la humanidad hacia la depravación.

El marxismo y el materialismo fueron los culpables que comenzaron a extenderse en el siglo XIX por Europa e Inglaterra durante la época de Millas y causaron estragos en la sociedad, liberando a la gente de sus sagrados lazos entre sí.

En sus Tesis sobre Feuerbach, Karl Marx declaró:

“Por lo tanto, después de que, por ejemplo, la familia terrenal sea descubierta como el secreto de la Sagrada Familia, la primera debe ser teórica y prácticamente destruida”.

El marxismo y el materialismo fueron los culpables que comenzaron a extenderse en el siglo XIX por Europa e Inglaterra y causaron estragos en la sociedad. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0 )

¿Sociedad o Estado?

Vladimir Lenin, el dictador marxista de la Rusia soviética, se dispuso a romper los lazos familiares y reemplazarlos por el Estado.

De los marxistas surgió el movimiento feminista, que enfrentó a los sexos en una lucha sin fin que rompió los lazos sagrados que se ataban entre sí en la servidumbre.

Lenin impulsó una agenda para degradar y desacreditar cualquier devoción a la familia como opresión y fuerza en una irreverencia hacia la vida.

Lenin comparó el matrimonio, la piedad familiar y la crianza de los hijos con la esclavitud. En su tratado Palabras Proféticas, publicado en 1918, declaró:

“El parto humano es un acto que transforma a la mujer en un montón de carne casi sin vida, manchada de sangre, torturada, atormentada y frenética por el dolor.”

Después de la Segunda Guerra Mundial, la influencia marxista se extendió a los Estados Unidos a través de la Escuela de Frankfurt bajo la dirección de Herbert Marcuse y Theodor W. Adorno.

Sus creencias pronto se extendieron por las universidades, la industria del entretenimiento y las artes. Los efectos de la influencia marxista en nuestra cultura fueron la ruptura total de los lazos y la importancia que una vez fueron sagrados para nosotros en las relaciones.

El abuso de drogas, el amor libre, la celebración del aborto y muchos más males culturales, junto con la tecnología moderna, han eliminado el calor de la conexión y los vínculos sociales.

Estas creencias marxistas, que se han afianzado tanto en nuestra cultura, han hecho cada vez más difícil establecer vínculos con los demás.

La pintura de Millais ofrece una meditación sobre ese aspecto importante de la condición humana que nuestra sabiduría y valores tradicionales nos han dado; para que como sociedad honremos los lazos que nos unen por el desinterés y la servidumbre a los demás.

Una vida hermosa y enriquecedora es aquella en la que podemos poner nuestras vidas de manera inequívoca en las manos de otros.

Con las chicas en el cuadro, pueden ir por la vida, incluso en sus muchos contratiempos, y confiar en y enriquecerse mutuamente.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.