Después de siglos, el Palacio Potala del Tíbet sigue siendo un misterio sin resolver - Vision-Times-en-Español
Viajeros, ¡¡ OMG !!

Después de siglos, el Palacio Potala del Tíbet sigue siendo un misterio sin resolver

Spread the love

El Palacio Potala en el Tíbet es un templo de tierras altas que ha atraído la atención mundial durante miles de años.

Ha fascinado a innumerables personas porque esconde muchos secretos inexplicables, lo que hace que las personas sientan curiosidad y anhelen respuestas.

El Palacio Potala está ubicado en la cima de la montaña Marpori (Montaña Roja) en el noroeste de la ciudad de Lhasa, capital de la Región Autónoma del Tíbet de China.

Es un gran complejo tipo fortaleza, construido originalmente en el siglo VII. Más tarde, un rayo provocó un incendio y lo destruyó.

aviso

Después de ser reconstruido en el siglo XVII, se convirtió en el palacio de invierno del Dalai Lama, ​​fue el centro político y religioso del Tíbet.

El Palacio Potala tiene un estilo tibetano distintivo y como fue construido en una montaña, el lugar guarda un ambiente magnífico. Hay innumerables tesoros en el palacio, por lo que es considerado un palacio de arte.

En 1961, el consejo de estado de China lo declaró “unidad de reliquia cultural de gran importancia nacional”, formando parte del Patrimonio Cultural Mundial en 1994.

Los antiguos alojamientos del Dalai Lama. La figura en el trono representa a Tenzin Gyatso, el actual Dalai Lama. (Imagen: Luca Galuzzi via Wikimedia CC BY-SA 2.5)

13 pisos y muchos metros cuadrados

El Palacio Potala es un edificio de 13 pisos, mide 117,2 metros de altura, 360 metros de este a oeste, 140 metros de norte a sur y tiene una superficie de aproximadamente 130.000 metros cuadrados.

La base sólida garantiza su seguridad, la cual, fue construida con bloques de piedras para formar una pared gruesa y estriada.

El sólido muro del palacio soporta su enorme volumen y la base del muro en lo profundo de la capa de roca, es de hasta 5 metros de espesor.

El muro del palacio se encogió gradualmente ya que se puede apreciar que el muro tenía solo 1 metro de grosor cuando llegó a la parte superior del palacio.

El alto muro de cientos de metros es tan plano como un cuchillo, es realmente impresionante.

Ding Changzheng, jefe de la Oficina de Administración del Palacio Potala, dijo que según los registros históricos, algunas paredes del palacio fueron vertidas en hierro líquido para fortalecer su robustez.

La “hierba White Horse”, es resistente y puede usarse para aislamiento térmico y ventilación, a la vez que es a prueba de gusanos, ésta se tiñó de rojo y se usó como parte de los materiales de la pared, lo que también redujo en gran medida su peso.

Un palacio dentro de otro palacio

Al mismo tiempo, se rumorea que en el Palacio Potala había un palacio subterráneo en forma de laberinto, que contenía tesoros y libros preciosos.

Ding les dijo a los periodistas que, a excepción del muro de la cresta, no había un palacio subterráneo.

El Palacio Potala conserva una gran cantidad de reliquias históricas, una gran variedad de murales, estupas, estatuas, thangkas, sutras de hojas de pattra, Kangyur y una gran cantidad de oro, plata, porcelana, esmalte y jade, por nombrar solo algunos de los muchos objetos preciosos dentro de las paredes del palacio.

Sin embargo, un lugar tan sagrado ha acumulado mucha basura.

En la década de 1980, cuando se realizó el mantenimiento de la primera fase del Palacio Potala, el personal hizo un inventario meticuloso de todos los artículos durante la limpieza y, finalmente, se llevaron una docena de vehículos de basura.

Vista del Potala desde la antigua puerta oeste de Lhasa. (Imagen: Antoine Taveneaux via Wikimedia CC BY-SA 3.0)

 

Según Ding, la basura se distribuyó principalmente en el espacio subterráneo de una pared lateral y en los almacenes, y parte de ella incluso ha existido durante siglos.

Durante la construcción de la pared, algunos materiales de construcción abandonados y caballetes inútiles no fueron limpiados bien.

Restos de basura

Parte de la basura provenía de los materiales resistentes a la intemperie de la pared y las vigas rotas que quedaron después de la descomposición.

Los tibetanos creen que el Palacio Potala es un lugar sagrado del budismo y que cada artículo en el palacio tiene divinidad. Tirar la basura traerá mala suerte. Por lo tanto, se acumuló algo de basura en los almacenes.

El Palacio Potala está lleno de tesoros y algunos objetos pequeños y valiosos se pueden mezclar fácilmente con la basura.

Entonces nadie se atreve a descartar basura casualmente; de lo contrario, los tesoros probablemente serán desechados.

Se dice que durante el mantenimiento de la primera fase, cuando el personal revisó cuidadosamente la basura, se encontraron algunos tesoros como monedas de coral, turquesa y plata.

Este magnífico edificio está lleno de magia, esperando que la gente lo aprecie y lo explore lentamente.

Traducido por Joseph Wu y editado por Helen

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.