El COVID-19 puede haber escapado del laboratorio de Wuhan, dice Departamento de Estado - Vision-Times-en-Español
China Hoy, Verdad

El COVID-19 puede haber escapado del laboratorio de Wuhan, dice Departamento de Estado

Spread the love

Varios investigadores del Instituto de Virología de Wuhan (WIV), desarrollaron síntomas indicativos de COVID-19 meses antes de que las autoridades chinas anunciaran el brote a fines de 2019, según una hoja informativa publicada por el Departamento de Estado de EE. UU, en la noche del viernes 15 de enero.

El anuncio agrega peso a una teoría común pero difícil de verificar, de que el nuevo brote de coronavirus comenzó cuando el patógeno escapó de los confines de la instalación de bioinvestigación de alta seguridad, en lugar de saltar naturalmente de los animales a los humanos.

Cualquier país que no sea China

“Cualquier país responsable habría invitado a investigadores de la salud mundial a Wuhan a los pocos días de un brote”,

dijo el Departamento de Estado.

“En cambio, China rechazó las ofertas de ayuda, incluso de Estados Unidos, y castigó a los valientes médicos, científicos y periodistas chinos que intentaron alertar al mundo sobre los peligros del virus”.

También se produce cuando la Organización Mundial de la Salud comienza su investigación in situ, retrasada durante mucho tiempo, del virus SARS-CoV-2 y sus orígenes en China.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que su departamento estaba poniendo a disposición “Nueva información sobre las actividades dentro de los laboratorios del gobierno de China en 2019” para ayudar a los esfuerzos de la OMS.

aviso

Según el máximo diplomático, Washington “Tiene motivos para creer que varios investigadores dentro del WIV, se enfermaron en otoño de 2019, antes del primer caso identificado del brote”, según, el comunicado de Pompeo.

El hecho de que los empleados sufrieran síntomas consistentes con COVID-19 “Plantea dudas sobre la credibilidad del investigador principal de WIV, Shi Zhengli”, quien afirmó una tasa de “infección cero” entre el personal y los estudiantes del laboratorio.

Ni transparente ni consistente

Según relatos oficiales chinos, los primeros casos conocidos del nuevo coronavirus aparecieron en diciembre de 2019.

Sin embargo, las autoridades del Partido Comunista amordazaron los primeros informes sobre el virus, afirmando durante semanas que no había evidencia de que pudiera transmitirse entre humanos.

El líder chino Xi Jinping y otros funcionarios solo admitieron el contagio de persona a persona el 20 de enero de 2020, después de que la migración del Año Nuevo chino estaba en pleno apogeo y se habían confirmado múltiples casos en el extranjero.

Un trabajador pasa junto a una pantalla de termómetro electrónico mientras continúa la construcción en el hospital de Wuhan Huoshenshan, el 30 de enero de 2020 en Wuhan, China. (Credito: Ketut Subiyanto/Pixabay).

“Cualquier país responsable habría invitado a investigadores de la salud mundial a Wuhan a los pocos días de un brote”,

informa el Departamento de Estado.

“En cambio, China rechazó las ofertas de ayuda, incluso de Estados Unidos, y castigó a los valientes médicos, científicos y periodistas chinos que intentaron alertar al mundo sobre los peligros del virus”.

Particularmente sospechoso

Las autoridades chinas afirmaron inicialmente que el coronavirus saltó naturalmente de los animales a los humanos, posiblemente en condiciones insalubres en un mercado húmedo en Wuhan, que se encuentra en la provincia central de Hubei.

El Departamento de Estado dice que WIV había estado investigando coronavirus similares al SARS-CoV-2 desde al menos 2016.

Pompeo dijo que el Instituto, que es la única instalación de bioinvestigación con nivel de seguridad P4 en China, no estaba al tanto de su estudio de los patógenos, y que los vínculos del WIV con el ejército chino lo hacían particularmente sospechoso.

“Desde el brote, el WIV no ha sido transparente ni coherente en su trabajo con RaTG13 u otros virus [corona] similares, incluidos posibles experimentos de ‘ganancia de función’ para mejorar la transmisibilidad o la letalidad”.

“A pesar de que la WIV se presenta a sí misma como una institución civil, la WIV ha colaborado en publicaciones y proyectos secretos con el ejército de China. La WIV se ha dedicado a investigaciones clasificadas, incluidos experimentos con animales de laboratorio, en nombre del ejército chino desde al menos 2017”,

dijo el Departamento de Estado.

Según la hoja informativa, el Partido Comunista Chino (PCCh) continúa “reteniendo información vital que los científicos necesitan para proteger al mundo de este virus mortal y del próximo”.

Al 16 de enero, la pandemia ha enfermado a casi 100 millones de personas en todo el mundo. Más de 2 millones han muertos.

La política del coronavirus y el laboratorio P4 de Wuhan

La presencia de WIV en la misma ciudad donde se registraron por primera vez las infecciones por SARS-CoV-2 ha alimentado la especulación generalizada desde el comienzo de la pandemia.

En mayo pasado, Pompeo dijo que las agencias de inteligencia estadounidenses tenían “enormes evidencias” que sugieren el origen del virus en laboratorio, pero no dio más detalles en ese momento.

El observador de China Bill Bishop tuiteó el 15 de enero que, según una fuente, la iniciativa para exponer los vínculos entre el coronavirus y el WIV fue más allá de Mike Pompeo, quien deja el cargo el 20 de enero junto con el resto de la administración Trump.

“Será interesante si o cómo el equipo Biden da seguimiento a estas acusaciones”,

escribió Bishop.

Los estándares de seguridad en las instalaciones chinas son sospechosos.(Crédito: TheDigitalArtist /Pixabay).

Los estándares de seguridad en las instalaciones chinas son sospechosos.

La hoja informativa del Departamento de Estado señala que en 2009, el virus del SARS se liberó accidentalmente de un laboratorio de Beijing que estudiaba el coronavirus que en 2002 y 2003 se propagó desde China por todo el mundo y mató a más de 10,000 personas.

SinoInsider

Un informe especial publicado en mayo pasado por la consultora de riesgo político de China SinoInsider, al examinar la evidencia disponible y la reacción del PCCh al COVID-19, concluyó que existía una gran posibilidad de que el patógeno hubiera escapado del laboratorio de bioinvestigación de nivel P4 de Wuhan en Septiembre de 2019.

El informe SinoInsider, que se centra en los efectos de la pandemia en los círculos políticos de la élite china, señala varias coincidencias sospechosas.

Estos incluyen la realización de simulacros relacionados con la liberación accidental de un coronavirus en el Aeropuerto Internacional de Wuhan Tianhe en septiembre de 2019, y el repentino aumento en el valor de las acciones de CanSino Biologics Incs, una compañía farmacéutica que cotiza en Hong Kong.

En marzo de 2020, CanSino Biologics anunció que estaba desarrollando una vacuna para el SARS-CoV-2.

Liderando el desarrollo de la vacuna estuvo la mayor general militar china Chen Wei y su equipo de investigadores que habían sido enviados anteriormente a Wuhan.

Según el economista chino con sede en Taiwán Wang Hao, uno de los cuatro accionistas mayoritarios de CanSino Biologics se convirtió en miembro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino en marzo de 2018.

La investigación del Mayor General Chen sobre la vacuna podría haber comenzado en septiembre u octubre de 2019, con funcionarios bien informados del PCCh haciendo subir el precio de las acciones de CanSino Biologics al proporcionar a la compañía un flujo de inversión.

aviso
Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.