El Gral. Washington y el cruel invierno en Valley Forge (Parte 1) - Vision-Times-en-Español
Curiosidades, Inspiración

El Gral. Washington y el cruel invierno en Valley Forge (Parte 1)

Spread the love

El invierno en los bosques de Valley Forge fue la hora más oscura durante la Guerra de Independencia librada entre los británicos y las 13 colonias británicas originales en América.

Sin embargo, la batalla más importante de la guerra no se libró contra los británicos en el campo de batalla, sino contra el cruel invierno de 1777-78.

El general George Washington y sus 12,000 hombres patriotas soportaron todos los contratiempos y pruebas imaginables: frío intenso, hambre, pestilencia, enfermedades, refugio deficiente, escasez de todos los elementos básicos para la supervivencia: zapatos, ropa, comida y refugio.

Ante la situación, Washington cargó con todos los reveses de un líder y las pruebas del corazón humano. Para comenzar, para ganar esta batalla, para inspirar a sus hombres, estaba solo. Durante ese invierno cruel, Dios forjó un nuevo tipo de nación.

aviso

“Dije antes que la imagen más sublime en la historia de Estados Unidos es la de George Washington de rodillas en la nieve en Valley Forge.

Esa imagen personifica a un pueblo que sabe que no es suficiente depender de nuestro propio coraje y bondad. También debemos buscar la ayuda de Dios, nuestro padre y preservador ”. – Presidente Ronald Reagan, 1982

En el invierno del 77, Washington llevó a sus tropas a un campamento en Valley Forge, al noroeste de Filadelfia. Se trataba de una meseta naturalmente defendible, delimitada al este por un río con pequeños arroyos que impedían un ataque de caballería o artillería.

Esto fue para permitir que los soldados se recuperaran y sobrevivieran al largo invierno. Más tarde, libros de historia y biografías registraron que este fue uno de los inviernos más terribles y que los soldados del ejército continental tuvieron la peor vida.

Desde el comienzo de la guerra hasta el final de los combates, Washington y su ejército se encontraron con condiciones extremas: falta de alimentos, falta de ropa adecuada y de refugio adecuado y frío extremo.

No tenían suficiente comida, mantas o incluso calzado, lo que los obligaba a caminar descalzos durante las heladas invernales.

El viento cortante y la lluvia fría, los cielos helados y la nieve fueron las batallas más difíciles de superar para el joven ejército.

A pesar de que había mucha madera disponible para que los soldados pudieran cortarla para construir cabañas para refugiarse y quemarla para calentarla y mantenerse calientes, todavía estaban muriendo de hambre y enfermedades mientras se sentaban alrededor del fuego en las cabañas de madera con fuertes nevadas afuera.

Wooden huts
Había mucha madera disponible para que los soldados pudieran cortarla y construir chozas de refugio. (Imagen: Thomas a través de flickr CC BY-SA 2.0)

¿Cómo podrían tener hambre en la fértil tierra de América del Norte?

Esto se debió a que el Congreso Continental en ese momento no tenía ningún poder ejecutivo centralizado. Tampoco podían cobrar impuestos a la gente. Los 13 estados se ocuparon de la provisión de suministros para el ejército y cada uno apoyaría al ejército desde su propio estado.

En este caso, el Congreso no pudo financiar la guerra revolucionaria y, al mismo tiempo, decenas de miles de tropas británicas estaban estacionadas en el este de Estados Unidos.

Esto hizo que el Rey Jorge III de Gran Bretaña fuera más inflexible y afianzado: incluso si su sangre (refiriéndose a las colonias) fluyera como un río, el Rey no cedería ni cedería a los llamados a la reconciliación y la independencia.

Bajo estas circunstancias, la gente de las colonias americanas se dividió en leales que mantenían un sentido de lealtad a la Corona británica y patriotas que apoyaban la revolución.

Los leales no aprobaron ni ofrecieron ayuda al ejército continental. Además, los periódicos británicos impresos en las colonias en ese momento a menudo anunciaban que Washington estaba a punto de ser capturado vivo o que ya lo habían capturado.

El 26 de septiembre de 1777, las tropas británicas del general Howe marcharon hacia Filadelfia, comenzando una ocupación que duró hasta la primavera siguiente.

Cuando el ejército británico se acercó a Filadelfia, miles de patriotas huyeron, incluidos los delegados al Congreso Continental. Luego, en Germantown, cerca de Filadelfia, el ejército continental se enfrentó al ejército británico. Las dos partes libraron una feroz batalla que terminó en un punto muerto.

El Ejército Continental no recuperó Filadelfia. Ambos bandos se retiraron y regresaron a sus respectivos campamentos para recuperarse durante el invierno.

Las cosas van de mal en peor

Cuando las tropas británicas ocuparon Filadelfia, los delegados del Congreso Continental huyeron. Los ciudadanos comunes quedaron atrapados en el medio y no se atrevieron a tomar partido.

¿Y si las tropas de Washington perdían la guerra? ¿Qué les haría el monarca británico después de la derrota del ejército?

En ese momento, el suministro de alimentos del ejército de los estados se estaba agotando y tampoco se podía reabastecerlos.

Por lo tanto, los suministros militares escaseaban gravemente y la situación empeoraba por el clima helado y nevado. Los soldados apenas podían tener tres comidas al día.

El propio Washington tuvo que saltarse las comidas y se quedó con hambre. Los oficiales de Washington querían que regresara a su granja en el sur durante el invierno, ya que sería más cómodo que la situación extrema en Valley Forge.

Por supuesto, el general se negó a abandonar a sus compañeros soldados cuando se encontraban en un estado tan patético. Durante la guerra, Washington nunca abandonó su ejército, ¡ni siquiera por un día!

Statue of George Washington
El propio Washington tuvo que saltarse las comidas y se quedó con hambre. (Imagen: brxO a través de flickr CC BY-SA 2.0)

Las áreas alrededor de Valley Forge eran ricas en tierras fértiles, bosques densos y ríos profundos. La tierra era tan fértil que se podía cosechar lo que se plantaba.

Había varias granjas y molinos alrededor del valle. Los agricultores vivían cómodamente durante el invierno. Había leña para quemar las estufas y pan recién horneado en el plato.

Sin embargo, los agricultores se negaron a vender su grano al ejército continental y, en cambio, lo vendieron al ejército británico.

Los agricultores no confiaban en los billetes emitidos por el Congreso Continental. Precisamente por eso los campesinos aislaron a los soldados que sufrían hambre y frío extremo.

Hubo repetidos avisos públicos por parte del Congreso Continental y el general Washington prohibiendo la venta de materiales al ejército británico, pero los agricultores los ignoraron a todos y aún así transportaban granos y suministros al ejército británico a cambio de la libra esterlina, una moneda a la que estaban acostumbrados y creían  en ella.

Consideraban que la moneda continental era casi inútil. Por lo tanto, los agricultores no vendieron sus productos al ejército hambriento, sino que optaron por ponerse del lado del ejército británico.

Continuará…

Traducido  por Chua BC y editado por Michael Segarty

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.