El Imperecedero noble espíritu de Yue Fei - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

El Imperecedero noble espíritu de Yue Fei

Spread the love

Por Natashe Yang

b5b8c484824d8a06f4f3d570bc420313
General Yue Fei – Shen Yun Performing Arts

Yue Fei fue uno de los héroes más grandes de la historia de China. Entre otras cosas, era bien conocido por su lealtad y su gran servicio al emperador Song. Su estilo de vida simple, auto-disciplina y carácter noble le habían ganado la admiración a lo largo de generaciones. Una de las citas más famosas de Yue Fei era: “Cuando los funcionarios civiles no aman el dinero y los militares no tienen miedo de morir, la paz prevalecerá“.

Durante su carrera militar, que duró cerca de 20 años – Yue Fei siempre tomó la delantera en las batallas. Como resultado, avanzó al rango de general de alto nivel, en un tiempo relativamente corto. Como general, Yue Fei no poseían tierras ni tampoco construyo una lujosa mansión como lo habían hecho sus compañeros generales en la ciudad de Hangzhou. En cambio, él atesoraba los reconocimientos otorgados por el emperador. Cuando el emperador Song, Gaozhong quiso construir una mansión para Yue Fei, el general se negó amablemente, diciendo: “Mientras las tribus bárbaras del norte no hayan sido erradicadas, no voy a pensar en dónde debería vivir“.

Yue Fei comían platos sencillos, con no más de dos porciones de carne al día. Una vez invitó a un general de menor rango, She Zheng, para la cena sólo le sirvió platos de verduras. En otra ocasión, cuando Yue Fei encontró un estofado de pollo en la mesa, de inmediato preguntó de dónde venía. El cocinero le dijo que venía del gobierno del condado. Yue Fei le dijo al chef que no volviera a aceptar comida especial otra vez.

aviso

Yue Fei y su familia solía llevar ropa de colores lisos en casa. Él no tenía ni concubinas ni bailarinas para entretener a sus invitados. Cuando el general We Jie supo acerca de estos hechos, envió a Yue Fei una joven, junto con una dote. A Yue Fei le fue difícil rechazar la oferta. Por lo tanto, le dijo a la joven: “Todos en esta casa llevamos vestidos de civil. Nadie usa seda. Nuestra comida es simple, contiene muy poca carne. Si no te importa nuestro estilo de vida sencillo, eres bienvenida para quedarte. De lo contrario, no puede permitirme el lujo de mantenerte”.

La joven no podía aceptar las condiciones, por lo que Yue Fei fue capaz de devolver amablemente el regalo al general Wu Jie. Algunas personas le recomendaron a Yue Fei que retuviera a la joven, pero él dijo: “Puesto que no hemos vengado nuestra humillación del incidente* Jinkang, ¿cómo puedo disfrutar de la vida?“. Wu Jie quedo muy impresionado con la actitud de Yue Fei y lo admiró aún más.

Cada vez que el emperador recompensó al personal militar con donaciones de dinero, Yue Fei se aseguró de que cada centavo fuera dado a sus subordinados. Una vez que los militares estaban escaso de dinero, Yue Fei vendido la totalidad de sus premios y regalos para comprar material militar para ellos.

Cuando Yue Fei tenía 32 años de edad, se convirtió en comisionado militar con un salario más alto que el del primer ministro. Más tarde, el corrupto oficial de la corte, Qin Hui, le tendió una trampa a Yui Fei acusándolo con cargos falsos y lo encarcelo. En 1142, justo antes del fin del año lunar, Yue Fei fue hallado muerto en su celda, ya sea envenenado o estrangulado dependiendo de quién lo cuenta, supuestamente por orden de Qin Hui. Después de su muerte, todos sus bienes fueron confiscados, a excepción de algunas pinturas de bajo costo y la caligrafía. La mayoría de sus pertenencias consistían en equipo militar.

Veinte años más tarde, durante el reinado del emperador Xiaozong, las injusticias en contra de Yue Fei finalmente salieron a la luz. Como resultado de ello, el nombre de Yue Fei fue rehabilitado, su posición oficial devuelta, y fue enterrado en una majestuosa ceremonia.

* Se refiere al trágico incidente Jingkang en 1127 cuando soldados invasores Jurchen de la dinastía Jin sitiaron y saquearon Bianjing (Kaifeng), la capital de la dinastía Song. Las fuerzas Jin secuestraron al emperador Song Qinzong, su padre el Emperador emérito Huizong, junto con sus esposas y concubinas, oficiales de palacio, y más de 100.000 residentes de la capital.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.