"El otro lado del río" - Cap. 2: "Mi nombre nuevo" - Vision-Times-en-Español
Culturarte

“El otro lado del río” – Cap. 2: “Mi nombre nuevo”

Spread the love

 

Por José Pablo López

2. Mi nombre nuevo

Mi nombre nuevo es Elcazar, que en la lengua de los duendes significa “El Extraño” o “quizás El Mago”; existe una tercera acepción que descarto arbitrariamente pero que igualmente menciono: algunos díscolos se refieren a mí como “El Errante” o “El Perdido”.

Y es que el idioma de estos pequeños seres mágicos carece de cualquier sistemática humana. Esta es la historia de cómo adquirí mi nombre, en el tiempo que duró mi estancia entre estos pequeños y maravillosos seres, que por algo son conocidos como los Dueños de los Siete Mundos.

Pero decidí relatar sólo aquellos hechos que, aunque fantásticos, puedan llegar a ser percibidos por vosotros, desde esta orilla del entendimiento, sin correr el riesgo de que me tomen por loco irredento y me internen por desquiciado sin esperanzas.

aviso

Este relato será como pelar una cebolla, empezando por las capas más externas y triviales y avanzando hacia las mayores profundidades, para detenerme justo a tiempo, antes de llegar a zonas demasiado peligrosas. Aunque quisiera y conociera las palabras, confieso que tampoco se me permiten develar ciertos detalles.

Guardo para mí el resto de las vivencias, que no sólo marcaron el resto de mi vida mortal, sino que me llevaron a un segundo nacimiento, como un ser enteramente nuevo, que únicamente ocupa esta cáscara vacía que ven frente a ustedes, pero que es incapaz de contener el Universo Esencial que emana a través de él.

No revelaré, por temor al exceso, las maravillas de las que fui testigo, ni de la magia que se desplegó ante mí, como fuegos artificiales y a la que, gracias a una serie de eventos tanto extraños como fortuitos, llegué a dominar hasta convertirme en Gran Maestro.

Elcazar es, en realidad, un ser mítico que vive en mí y va más allá de las sensaciones acotadas y las ligaduras incomprensibles de este mundo tangible.

Elcazar es un ser libre que me permite, cada tanto, como con cuentagotas, dar una mirada al alma infinita de las cosas, con él puedo abrevar en la fuente inagotable del Principio y del Final, sumergirme en las profundidades del Verdadero Amor, sin caer en la ensoñación y arriesgándome a rascar pequeñas astillas del Real Conocimiento.

Elcazar es quien me enseña, me protege y me anima; es con quien en realidad aprendí a diferenciar entre el costo y el valor de las cosas, que la Muerte no es el final pero tampoco el principio de nada; que la Soledad duele siempre pero que a veces es necesaria; que la Justicia es una entelequia, que más nos vale aceptar a la Angustia como compañera de ruta, pues nunca nos libraremos de ella y, si permanecemos atentos, nos muestra el Camino.

Elcazar no es bueno ni malo, no espera nada del futuro ni deja estelas en el pasado: sólo es en el presente y es allí donde deja sus huellas marcadas a fuego.

Mi nombre nuevo es Elcazar, el viejo ya no existe, nunca existió, en realidad. Pero no soy el único que fatiga estas geografías.

Quizás también se encuentren alguna vez con Parquesala, el duende de la música o con Lelengoir, la hermosa musa de la belleza… ¡Pero ojo! también andan por ahí otros duendes menos estimables: algunos que alimentan envidias y fortalecen el egoísmo, que ensombrecen lo que tocan con rencores innecesarios y nunca sus intenciones son abiertas sino, por el contrario, aviesas.

De ellos no puedo revelar sus nombres pues no deseo despertarlos. Sólo me atrevo a aconsejar, en este punto, que no dejen pasar la ocasión de conocer a los primeros y olvidarse que existen los nefastos.

Pues, allá vamos, empecemos por el principio…

Continuar leyendo en este link

Sobre el autorJosé Pablo López, 57 años, Doctor en Geología, investigador y profesor de la Universidad Nacional de Tucumán, entusiasta difundidor de las Ciencias de la Tierra en ámbitos no académicos y escritor amateur en sus horas de ocio.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.