El valor de un corazón bondadoso - Vision-Times-en-Español
Culturarte

El valor de un corazón bondadoso

Spread the love

Al este de China, en el estado de Lu, había un oficial de alto rango llamado Meng Sun.

Un día, Meng Sun llevó a cazar a su séquito y a su personal doméstico a las montañas, Qin Xiba, también lo siguió. Durante el viaje de caza, Meng Sun capturó un adorable cervatillo vivo.

Estaba muy contento. Meng Sun ordenó a Qin Xiba que se llevara el cervatillo a casa, para tenerlo como mascota con la que jugar en el futuro.

Camino a casa, Qin Xiba notó que le seguía un gran ciervo, que no paraba de gritar. Cuando el gran ciervo llamaba, el pequeño fauno respondía con un lamentable grito.

aviso

Qin Xiba se dio cuenta de que eran madre e hijo y realmente no pudo soportarlo, así que dejó ir al cervatillo.

La madre venado ignoró a Qin Xiba que estaba allí de pie y corrió al lado de su hijo, le lamió la cara y juntos los dos venados huyeron hacia el bosque y desaparecieron.

Durante el viaje de caza, Meng Sun atrapó vivo a un encantador cervatillo. (Imagen: maxpixels / CC0 1.0 )

 

Cuando Meng Sun regresó a casa, le pidió a Qin Xiba el pequeño fauno.

Qin Xiba contestó “No soporté escucharlos llorar el uno por el otro, así que le devolví el cervatillo a su madre”, Meng Sun se enfadó mucho y despidió a Qin Xiba.

Después de tres meses, Meng Sun comenzó a buscar un maestro para su hijo. Muchos miembros de la familia se acercaban a Meng Sun para recomendarle maestros.

Uno por uno, Meng Sun los desecho. Sentía que faltaba algo. Justo cuando Meng Sun se comenzó a deprimir por todo el asunto, recordó de repente que hacía tres meses había dejado partir a Qin Xiba.

Su corazón se abrió repentinamente y de inmediato pidió que buscaran a Qin Xiba y lo convirtió en el maestro de su hijo.

Meng Sun comenzó a buscar un maestro para su hijo. (Imagen: Epoch Times)

 

Su conductor no entendió el pensamiento de Meng Sun y le preguntó “Qin Xiba, deja ir a tu cervatillo sin tu consentimiento. Pero ahora le has pedido que sea el maestro de tu hijo, no lo entiendo”.

Meng Sun sonrió y dijo “Qin Xiba tiene un corazón bondadoso. Incluso tuvo compasión por un ciervo, así que el no va a lastimar a mi hijo“.

La moraleja de la historia es, que en lugar de ser inteligente y falso, es mejor ser visto como tonto y sincero.

Traducido del chino por Yi Ming y editado por Helen

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.