Salud y Belleza Archivos - Vision-Times-en-Español
Durante el encierro, la educación de los niños, la educación en el hogar y las actividades diarias han sido administradas principalmente por sus padres. (Imagen: a través de Dreamstime.com © Natalie Maro )

Home office: cómo equilibrar tu horario laboral y escolar en el hogar

Organización en el hogar: un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar

En la vida, uno trata constantemente de poner algún tipo de orden para facilitar el día a día.

Es increíble cómo unas simples reglas fundamentales de organización pueden hacer que tu vida sea mucho menos complicada.

Mucha gente dedica gran parte de su tiempo a buscar cosas que a menudo se encuentran “delante de sus narices”.

Es importante adoptar una regla fundamental – “Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”- con esta manera puedes hacer las cosas mucho más fáciles para ti y tu familia.

Si observamos a la mayoría de las personas con éxito, tanto en el ámbito profesional como en el personal, son casi radicales a la hora de asignar un lugar para cada cosa.

Esto puede ilustrarse en la cocina de un gran chef o en el garaje de un mecánico.

Observaras que cada utensilio o herramienta fue colocado para facilitar un alto nivel de eficiencia lo cual conservan con fanatismo y dedicación.

A continuación te ofrecemos algunos sencillos consejos que te ayudarán a eliminar el caos en tu espacio de trabajo o en tu casa.

Identificar las zonas de desorden

Poner en práctica tu capacidad de observación es fundamental.

Hay ciertas “zonas de peligro” en tu espacio de trabajo o de casa que se convierten en “puntos de depósito de desorden por defecto”.

Se trata sobre todo de superficies planas y abiertas, como la mesa del comedor, la cama, los cajones del salón y la zona que los rodea, las encimeras de la cocina, el espacio que rodea al fregadero, entre otras.

Una vez que hayas identificado estas zonas de peligro, concéntrate en mantenerlas despejadas en todo momento como prioridad principal.

Cuando hayas identificado estas zonas de peligro, céntrate en mantenerlas despejadas. (Imagen: Pxhere / CC0 1.0)

Crea puntos designados

Todo tiene su espacio y lugar.

No cedas a la tentación de dejar caer las cosas sobre el mostrador tan pronto como entres a tu casa.

Asigna un “lugar” para cada cosa, y asegúrate de que una vez que algo sale de tu mano, llegue a su lugar.

Al principio podrá resultar difícil, aún así persiste y resiste el impulso de dejar caer las cosas en el lugar al que no pertenecen.

En un par de días te encontraras fluyendo y podrás decir adiós a perder la mitad del día “buscando las llaves”.

Haz que transición de una tarea a otra sea ordenada

Hay una pequeña zona resbaladiza entre el punto en el que  terminas una tarea y te pones a hacer otra.

Se trata de una zona de transición en la que te deshaces de los objetos implicados en una tarea y tomas otros objetos para tu nueva tarea.

Asegúrate de limpiar el desorden asociado a la primera tarea antes de empezar la siguiente.

Por ejemplo, si has estado lavando los platos y, cuando terminas, te das cuenta de que tienes que ir corriendo a la tienda. Asegúrate de que los platos lavados no se queden apilados junto al fregadero. Colócalos en su lugar de almacenamiento antes de comenzar una nueva tarea.

El juego de las etiquetas

Poner etiquetas para identificar el lugar de cada cosa puede ser algo útil y divertido.

Aún así para los no iniciados, en este punto hay que tener cuidado. Se trata de un ejercicio extremadamente adictivo una vez que se empieza a hacer.

Si la idea de conseguir una etiquetadora te parece descabellada, puedes empezar con algunas etiquetas en blanco y contenedores viejos.

Una vez que comiences a ver las cosas bien etiquetadas y en su lugar, se van a quedar así de por vida.

Evaluaciones periódicas

Imagina que tu espacio de trabajo o tu casa es una máquina que hace funcionar tu vida.

Establece un intervalo de tiempo entre las evaluaciones periódicas para “revisar” tu sistema.

Imagine su espacio de trabajo como una máquina que hace funcionar tu vida. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

Las personas evolucionan, las situaciones cambian y es posible que tengas que reorganizar las cosas o reasignar los espacios para las cosas que utilizas de forma diferente o en un lugar distinto.

Por ejemplo, puede que te resulte más cómodo tener esa mesita junto al sofá del salón que junto a la cama cuando empiezas a trabajar desde casa. De este modo, las cosas se mantienen racionalizadas y prácticas.

Recuerda que los pequeños cambios marcan una gran diferencia. No hace falta que modifiques tu vida de golpe y al primer intento.

No emprendas proyectos ambiciosos que aplasten tu espíritu antes de empezar. Empieza por recoger la mesa y sigue con otra pequeña tarea.

Las cosas empezarán a fluir cuando se invierta tiempo en desarrollar un hábito.

The study revealed that tangled neurons, a hallmark sign of dementia, form in part by a cellular process that has gone astray and allows a toxic protein, tau, to leak into healthy brain cells. (Image: via pixabay / CC0 1.0)

Nuevo descubrimiento: cómo el cerebro procesa la enfermedad de Alzheimer

El profesor Jürgen Götz, quien investiga la demencia en el Queensland Brain Institute de la UQ, declaró que el estudio reveló que las neuronas enredadas son un signo distintivo de la demencia y se forman, en parte,  por un proceso celular que se ha salido de su curso habitual y permite que una proteína tóxica, “tau”, se filtre a las células cerebrales sanas:

“Estas fugas crean un proceso de siembra dañino que provoca enredos de tau y, en última instancia, conduce a la pérdida de memoria y otras deficiencias”.

El profesor Götz dijo que hasta ahora los investigadores no entendían cómo las semillas de tau pudieron escapar después de su absorción en células sanas, y agregó:

“En las personas con enfermedad de Alzheimer, parece que los diminutos sacos que transportan mensajes dentro o fuera de las células, llamados exosomas, desencadenan una reacción que perfora la pared de su propia membrana celular y permite que las semillas tóxicas escapen.

A medida que se acumula más tau en el cerebro, eventualmente se forman ovillos y, junto con las proteínas configuradas de forma anormal conocidas como placa amiloide, forman las características clave de estas enfermedades neurológicas”.

Un equipo dirigido por el Dr. Polanco está analizando el papel de los exosomas y la disfunción celular como factor de riesgo en las enfermedades neurodegenerativas. (Imagen: a través de pixabay / CC0 1.0 )

Nuevo hallazgo en demencia

Así también el investigador del Queensland Brain Institute, el  Dr. Juan Polanco, dijo que los hallazgos ayudarían a los científicos a reconstruir cómo ocurren las formas no heredadas de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias:

“Cuanto más comprendamos los mecanismos subyacentes, más fácil será interferir con el proceso y disminuirlo o incluso detener la enfermedad”.

De acuerdo al Dr Polanco, junto con el Alzheimer, este proceso celular también podría desempeñar un papel principal en otras enfermedades cognitivas, desde la demencia del lóbulo frontal hasta los trastornos neurológicos raros con tau tóxico.

Incluso en la investigación del cáncer, existe evidencia emergente que muestra, que estos exosomas pueden cargar mensajes únicos que reflejan la condición de los tumores y les permite replicarse y diseminar el cáncer más rápidamente en el cuerpo.

“Mejorar nuestra comprensión de cómo el Alzheimer y otras enfermedades se propagan a través de los exosomas, nos permitirá crear nuevas formas de tratar e intervenir en estos procesos celulares en el futuro”.

El profesor Götz dirige la investigación en el Clem Jones Center for Aging Dementia Research de QBI.

Un equipo de su grupo de investigación, dirigido por el Dr. Polanco, está analizando el papel de los exosomas y la disfunción celular como factor de riesgo en las enfermedades neurodegenerativas.

Esta investigación está publicada en el  Acta Neuropathologica (DOI: 10.1007 / s00401-020-02254-3, PMID: 33417012). También ha aparecido en el sitio web AlzForum con sede en  EE . UU .

Proporcionado por:  University of Queensland  

Menos es más: Cómo empezar a ordenar

El “terreno” de la enfermedad: Limitaciones de la teoría de los gérmenes

Por Sofía Roma

En 1864, el químico francés Louis Pasteur dio origen a la ciencia de la bacteriología y a la teoría de los gérmenes como causantes de enfermedades, una de las piedras angulares de la medicina moderna.

El proceso de pasteurización lleva su nombre.

Sin embargo, después de toda una vida de trabajo con la teoría de los gérmenes, se atribuye al propio Pasteur, en su lecho de muerte, haber dicho:

“Estaba equivocado. El germen no es nada. El terreno lo es todo”.

Por terreno, se refería al equilibrio interno del cuerpo: la salud de las células y el sistema inmunitario.

La teoría de los gérmenes de Pasteur

Antes de los descubrimientos de Pasteur, la ciencia médica era una mezcolanza desordenada de enfermedades diversificadas con causas imaginarias, cada una tratada sintomáticamente, en lugar desde su raíz.

Hasta ese momento, el pensamiento médico había evolucionado basándose en el chamanismo antiguo, la superstición y la religión, con la idea de entidades y espíritus invasores.

La profesión buscaba en vano una base tangible sobre la que fundamentar sus teorías y prácticas. Pasteur le dio entonces un nombre :”germen”.

La teoría de los gérmenes afirma que las enfermedades se deben únicamente a la invasión de microorganismos agresivos específicos.

Un germen específico es responsable de cada enfermedad, y los microorganismos son capaces de reproducirse y transportarse fuera del cuerpo.

Fíjese bien en esa palabra: reproducción.

En la justificación médica de la causa de las enfermedades  por virus, se nos dice que creamos en la reproducción obligatoria, en la que un organismo (la célula) está obligado a reproducir un organismo ajeno (el “virus”).

Sin embargo, en ningún otro lugar de la naturaleza, ningún ser vivo reproduce otra cosa que no sea su propia especie.

Los virus no pueden replicarse a sí mismos, sino que dependen por completo de la “reproducción obligada”, es decir, la reproducción por parte de un organismo huésped, algo totalmente inaudito en toda la biología.

One cell undergoing division.
La teoría médica actual sostiene que los virus se adhieren a las células del huésped y las utilizan para replicarse. (Imagen: vía Dreamstime.com © Vjanez)

Volviendo a la teoría médica convencional, que explica que los virus (meros fragmentos sin vida de restos genéricos mitocondriales) proceden de células moribundas que han infectado.

El virus se “inyecta” en la célula y le “ordena” que se multiplique, y esto ocurre hasta que la célula explota por la carga.

Los virus son entonces libres de buscar otras células para repetir el proceso, infectando así el organismo.

Los virólogos admiten, sin embargo, que aunque los virus tienen una naturaleza distintiva y definitivamente orgánica, estos:

  • no tienen metabolismo,
  • no pueden ser replicados en el laboratorio,
  • no poseen ninguna característica de los seres vivos,
  • no tienen facultades para la acción de ningún tipo,
  • no tienen sistema nervioso,
  • no tienen aparato sensorial,
  • no tienen inteligencia que pueda coordinar el movimiento o la “invasión corporal” (de cualquier tipo) y,
  • ¡nunca se han observado vivos!

Toda enfermedad proviene de una crisis curativa

Los practicantes de la medicina alternativa y complementaria de hoy en día creen que las enfermedades degenerativas son el resultado de la acumulación de desechos ácidos dentro de células débiles y órganos que son demasiado débiles para limpiar la casa.

Las bacterias que se encuentran en el cuerpo ayudan a descomponer las sustancias tóxicas y prepararlas para su eliminación, pero los desechos producidos por las propias bacterias también son sustancias virulentas.

Una vez que se acumulan hasta cierto punto, el cuerpo inicia una crisis de curación o limpieza.

Según la teoría, un estado saludable depende de un alto nivel de carga electromagnética negativa en las superficies de las células de los tejidos. La acidez es la carga opuesta y amortigua estos campos eléctricos.

Dado que los productos de desecho bacterianos son de naturaleza ácida, el metabolismo celular cesará y se producirá una falta de oxígeno.

La acidez y la falta de oxígeno son las condiciones ambientales ideales para que florezcan las microformas mórbidas y éstas produzcan los síntomas primarios de la enfermedad.

Para aclarar: esto significaría que las causas subyacentes del cáncer, las enfermedades del corazón, la arteriosclerosis, la hipertensión, la diabetes, la artritis, el asma, las alergias, la psoriasis y otros trastornos de la piel, la indigestión, la diarrea, las náuseas, la obesidad, la osteoporosis, etc;

Son la acumulación de ácidos en los tejidos y las células, la mala circulación sanguínea y linfática, y la escasa actividad celular debido a los residuos ácidos tóxicos que se acumulan alrededor de la membrana celular y que impiden que los elementos nutritivos entren en la célula.

A male doctor confers with a female patient laying in a hospital bed.
El equilibrio interno del cuerpo -la salud de las células y del sistema inmunitario- es un componente vital del bienestar. (Imagen: vía Dreamstime.com © Monkey Business Images)

El nombre de la enfermedad concreta depende de la localización de los depósitos de esta sopa ácida, tóxica y pustulosa.

Si los depósitos que se acumulan están en las articulaciones, se llama artritis.

Si los residuos venenosos se acumulan en el páncreas y saturan las células beta que sintetizan la insulina, se llama diabetes.

Si el lodo tóxico se vierte en los pulmones, se llama enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Dondequiera que esté el eslabón más débil de la cadena de órganos, ahí estará su disposición genética para la enfermedad.

El resultado final

Si es nuestro propio terreno biológico y fisiológico interno el que determina nuestro estado de salud o de enfermedad, entonces nuestro enfoque debe alejarse de los gérmenes.

Como los mosquitos a un pantano, se trata más bien de lo que les atrae: un terreno sucio y estancado.

“Los mosquitos buscan el agua estancada, pero no hacen que el pantano se estanque”.

Esto sugiere que debemos limpiar el terreno interior estancado de nuestro cuerpo y eliminar los residuos celulares tóxicos para experimentar la verdadera salud y vitalidad.

Los seres humanos siempre están “infectados” con bacterias y virus, ya que están presentes en el cuerpo en todo momento, por lo que no se puede decir que “invadan” al huésped.

¿Podría ser que las enfermedades no sean realmente infecciones?

¿Podrían considerarse más bien como procesos de purificación del cuerpo provocados por una crisis de curación?

Este proceso ayuda a eliminar la materia muerta del cuerpo y, del mismo modo, las bacterias y los gérmenes ayudan a eliminar las sustancias tóxicas.

Las bacterias tienen un papel importante en el proceso vital de curación.

Los gérmenes participan en prácticamente todos los fenómenos de enfermedad que requieren la desintegración de los desechos y la materia tóxica dentro del cuerpo que el sistema se esfuerza por eliminar.

Actúan como carroñeros para limpiar la zona afectada de la saturación tóxica. Tan pronto como su función está completa, su número disminuye.

 

El autor de esta historia no es un profesional de la medicina, y la información que aparece en esta historia ha sido recopilada de fuentes fiables – y se han tomado todas las precauciones para garantizar su exactitud. La información proporcionada es sólo para fines de información general, y no debe sustituir a la atención médica profesional.

 


Sofia Roma creció en un pequeño pueblo cerca de Atenas (Grecia), donde pasó la mayor parte de sus primeros años de vida en la naturaleza explorando la belleza autóctona de su región cuando era niña, fascinada por la sabiduría universal y las profundas maravillas del universo.

A lo largo de su vida, trabajó con personas de todos los ámbitos para acabar con los abusos de los derechos humanos en China, además de defender la alta cultura con el fin de cocrear un mundo impulsado por la tradición y la verdad.

Su formación en artes escénicas, economía y hostelería le han proporcionado una amplia base desde la cual abordar la situación actual del mundo.

Está comprometida con la defensa de todo lo bueno, verdadero y bello, especialmente la libertad de creencia.

Sofía busca destilar información pura en cada artículo, pero también alimentar al lector con elementos de reflexión para cultivar la capacidad de búsqueda de la verdad y una fuerte brújula moral.

Atesora tu salud, evita la ira

A menudo se dice que las emociones negativas pueden afectar en general tu salud y tu sistema inmune. Si no controlas la presencia prolongada de esta emoción negativa, la ira, sin darte cuenta puede amenazar tu salud y tu vida.

Rara vez nos detenemos a reflexionar sobre los efectos siniestros y letales de la ira.

¿Qué hace que evitar la ira sea un factor clave para una mejor salud?

  • ¿Recuerdas alguna ocasión en la que estuviste extremadamente enojado con alguien o con algún evento?
  • ¿Cómo se sintió tu cuerpo?
  • ¿Tenías tu corazón acelerado?
  • ¿Aumentó tu frecuencia respiratoria?
  • ¿Te empezó a doler la cabeza?
  • ¿Estaba tu mente llena de pensamientos negativos de venganza y represalias?
  • ¿Perdiste el apetito?
  • ¿Se sacudió visiblemente tu cuerpo y te sentiste atormentado por la presencia prolongada de estas emociones negativas y sentimientos de rabia o enfado?

Incluso años después del acontecimiento, cuando tu mente recuerda este incidente, ¿todavía te sientes envuelto por estas emociones negativas y sentimientos de ira?  Es poco probable que una persona no se haya encontrado con esta emoción negativa de la ira.

Examinemos los efectos que tiene la ira en tu cuerpo.

Disminuye la inmunidad del cuerpo

Cuando una persona está estresada y tensa debido a sentimientos o emociones de ira, estimula al cuerpo a segregar cortisol.

Si el cuerpo segrega demasiado cortisol, dificultará el funcionamiento del sistema inmune que, a su vez, reduce la capacidad del cuerpo para resistir o auto-corregir el desequilibrio.

Cuando el sistema inmune se ve comprometido, el cuerpo se vuelve más susceptible y propenso a desarrollar diversas infecciones y enfermedades.

Genera peligros para el corazón y el cerebro

Una gran cantidad de sangre del cuerpo humano se concentra en la cabeza y cuando uno se ve envuelto por la emoción de la ira, esto aumenta la presión de los vasos sanguíneos cerebrales.

Esto, a su vez, provoca una disminución de los niveles de oxígeno de la sangre en el cerebro, así como un aumento de las toxinas presentes en el mismo.

Esto podría considerarse como un envenenamiento de las células cerebrales. En casos graves, esto puede inducir o conducir a una hemorragia cerebral.

La sobre-concentración de sangre en la cabeza conduce a un suministro insuficiente de sangre al corazón que, en consecuencia, puede provocar el desarrollo de una deficiencia de oxígeno en su tejido muscular.

Para mantener el funcionamiento normal del organismo, el corazón tiene que aumentar su carga de trabajo. Esto provoca una carga excesiva, aumentando la frecuencia cardíaca e incluso provocando un ritmo cardíaco irregular.

Provoca efectos en el estómago

Cuando uno está emocionalmente cargado de ira, el suministro de sangre fluye hacia otros órganos del cuerpo, reduciendo así el suministro al estómago. Esto disminuye la capacidad del estómago de segregar la mucosidad necesaria para proteger su revestimiento. Esto compromete su salud y funcionamiento normales.

Otro efecto es la pérdida de apetito, que hace que no haya suficiente comida para que el estómago neutralice los ácidos estomacales.

Así pues, una producción excesiva de ácidos estomacales, durante un período prolongado, puede provocar diversos trastornos estomacales.

Sobrecargas en los pulmones

Dependiendo del grado de ira, la frecuencia respiratoria puede aumentar y algunas personas pueden incluso experimentar hiperventilación.

El dicho chino “los pulmones están repletos de aire” se refiere a los alvéolos de los pulmones que continúan expandiéndose, sin tener tiempo de contraerse y relajarse.

A radiologist examines a chest x-ray.
Dependiendo del grado de ira, su frecuencia respiratoria puede aumentar y algunas personas pueden incluso experimentar hiperventilación. (Imagen: a través de Dreamstime.com © Maria Sokor)

Efectos en las mamas y el útero

Los estudios han descubierto que la ira frecuente puede influir negativamente en el sistema endocrino, lo que conlleva un riesgo de hiperplasia mamaria, que es un aumento no canceroso del número de células, así como un mayor riesgo de cáncer de mama propiamente dicho.

El sistema reproductor humano también está estrechamente relacionado con el sistema endocrino. Las mujeres tienden a ser más emocionales por naturaleza, por lo que los enfados frecuentes pueden provocar trastornos endocrinos.

Éstos pueden conducir fácilmente a enfermedades como la menstruación irregular y los fibromas uterinos.

La ira conduce a la enfermedad

Las personas que se enfadan a menudo son más propensas a enfermar. Por eso, para prevenir la enfermedad, hay que encontrar formas y métodos prácticos para controlar y reducir personalmente la ira.

Si eres una persona que se enfada con facilidad, los siguientes métodos pueden ayudarte a regular tus emociones.

Disfruta de la luz del sol a primera hora de la mañana o a última de la tarde

Estudios modernos han descubierto que la exposición al sol aumenta la síntesis de serotonina en el cuerpo. La serotonina tiene la propiedad de hacer a las personas felices y relajadas.

Por eso, realizar actividades al aire libre es importante para la salud. Si decides salir a la luz directa del sol, elige las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde.

Sonríe con frecuencia genuinamente

Una sonrisa genuina es un hermoso lenguaje no verbal que se expresa entre los seres humanos. Un rostro sonriente puede aliviarte de cualquier mala emoción o enfado.

Incluso en los momentos en que menos te apetece sonreír, pon una sonrisa en tu cara y nota cómo tu cuerpo y tu espíritu se relajan.

¿Qué prefieres?

“¿Que la ira te controle o que tú controles a la ira?

A smiling woman with brown hair, a light blue jacket, and matching headband, leans against a tree.
Una cara sonriente puede aliviar las malas emociones y la ira. (Imagen: vía pixabay / CC0 1.0)

Preparemos una bebida relajante

Ingredientes:

  • 6 gr de lirio de día,
  • 3 gr de pétalos secos de rosa,
  • 6 gr de raíz de regaliz cortada y empapada en miel (tónico de la fitoterapia china, la miel se utiliza para contrarrestar el amargor).

Método:

  • Cortar 3 ó 4 lirios de día en trozos pequeños junto con 3 ó 4 pétalos de rosa secos,
  • Añadir tres trozos de raíz de regaliz,
  • Añadir agua hirviendo y preparar una infusión.

Bébela como un té normal.

Beneficios:

  • El lirio de día alivia el hígado y regula el qi, lo que puede hacer que la gente se sienta feliz.
  • Los pétalos de rosa calman el hígado y regulan el qi, lo que también ayuda a tener sentimientos positivos.
  • La raíz de regaliz empapada en miel añade sabor, protege el estómago y vigoriza el qi.

Estos tres ingredientes se preparan en forma de té, calman el hígado y alivia la depresión y esto hace que la gente se sienta feliz.

Otro beneficio a largo plazo de beber este té de hierbas, es una piel hermosa y de aspecto saludable.

NOTA: Las personas alérgicas a cualquiera de estos ingredientes no deben prepararlo ni beberlo.

Pink rose petals scattered on a white surface next to a few stems.
Los pétalos de rosa calman el hígado y regulan el qi, ayudando junto a los sentimientos positivos. (Imagen: vía pexels / CC0 1.0)

El secreto de la longevidad: Evitar la ira

Cuando se les pregunta por el secreto de su saludable longevidad a las personas que han vivido hasta una edad entre 80 y 100 años, y más, todas mencionan una historia similar.

Hay que mantener una actitud optimista y pacífica, ser tolerante con los demás en todas las situaciones y preocuparse por los otros.

Todas estas cualidades dejan naturalmente poco espacio para que la gente se enfade con facilidad.

7 cosas que no debes hacer en cuarentena o en auto aislamiento por coronavirus

By Armin Auctor

Bloqueo por coronavirus o no, autoaislamiento o no, independientemente de las circunstancias, las personas aún deben cuidarse a sí mismas incluso si no tienen síntomas o si tienen síntomas muy leves de Covid-19.

Protegerte bien te ayudará a prevenir una infección o una recaída.

Según la medicina tradicional china (MTC), el cuerpo humano se asemeja a un pequeño país.

La razón por la que una persona puede ser atacada por un virus y que éste pueda invadir el cuerpo, es porque la persona no se cuida.

Entonces, los virus superan el sistema inmunitario natural del cuerpo y lo invaden. Si el sistema inmunológico de la persona es débil, el virus atacará cualquier problema de salud subyacente que la persona pueda tener.

Una vez que el virus entra en el cuerpo humano y ataca las células, el cuerpo humano movilizará entonces su energía positiva, el sistema inmunitario (función de lucha contra la enfermedad), para combatir el virus.

Es un hecho sorprendente que si la energía positiva de su cuerpo es más fuerte que la energía del virus (agente causante de la enfermedad), podrá eliminarlo.

Si la energía negativa del virus es mas fuerte que la energía positiva de tu cuerpo, tu condición no será favorable.

Independientemente de si la energía positiva del cuerpo es fuerte o débil, consumirá energía en el proceso de luchar contra el invasor, por lo que es muy importante que te cuides y mantengas un cuerpo saludable.

Te compartimos 7 cosas que no debes hacer durante el período de cuarentena o auto-aislamiento.

1. Quedarte despierto hasta muy tarde por la noche

Siete recomendaciones para mantener a “raya” al coronavirus durante el encierro. (Imagen: Dreamstime.com © Michal Bednarek)

Quedarte despierto hasta altas horas de la noche puede debilitar tu salud, haciendo que tus órganos internos no funcionen con su “vitalidad normal”.

Esta rutina no favorece al sistema inmunológico, lo que a su vez puede provocar una inmunodeficiencia.

Un buen descanso es fundamental para que nuestro cuerpo recupere la energía perdida durante el día y para que todo el organismo funcionen de manera adecuada.

2. Fumar

Como todos sabemos, fumar daña a los pulmones.

El Covid-19 es un virus que ataca principalmente al sistema respiratorio, por su parte, el humo del cigarrillo contamina los pulmones y dificulta la sana oxigenación que nuestro cuerpo necesita.

Por eso, los expertos afirman que el número de fumadores infectados es mucho mayor que el de los no fumadores.

3. Alcohol

Algunos informes dicen que el alcohol puede matar el coronavirus.

El alcohol en gel en una concentración del 70 por ciento de alcohol, lo que puede ser eficaz para destruir el virus en las manos o superficies.

En cuanto a beber alcohol, la concentración que ingresa al cuerpo no es lo suficientemente alta como para matar el virus.

Cuando el alcohol ingresa al organismo, circula por todo el cuerpo, incluidos los vasos sanguíneos de los pulmones, es decir, cuando la sangre de los pulmones se inunda con alcohol, las posibilidades de infección pueden aumentar considerablemente y es más probable que los síntomas empeoren.

4. Sexo

Dormir juntos con tu pareja es una sensación maravillosa. También es natural tener relaciones maritales.

Pero, si estás infectado con Covid-19 y no te encuentras bien, significa que el virus ya ha entrado en tu cuerpo.

Por lo tanto, para protegerte y proteger a tu ser querido, debes maximizar y movilizar todas tus fuerzas para hacer frente al ataque.

Si usas demasiado de tu esencia vital, el virus puede volverse más fuerte y atacarte más. Lo mejor sería abstenerte de relaciones sexuales e incluso dormir en habitaciones separadas hasta que te cures.

5. Ira

En este último tiempo, muchos estudios científicos descubrieron que las emociones están intimamente ligadas a la inmunidad.

Un estado de ánimo feliz fortalecerá tu sistema inmune y mejorará enormemente tu capacidad para combatir los virus.

Por el contrario, un estado de ánimo infeliz inhibirá tu sistema inmune.

La medicina tradicional china cree que la ira daña el hígado, siendo este el órgano más preparado para el combate.

Si realizamos una analogía, el hígado sería como el general de un ejército… Si el general está herido, no podrá dirigir a su tropa y por supuesto que el enemigo se aprovechará fácilmente.

6. Inactividad

El ejercicio regular y moderado es una buena rutina.

Puede promover la circulación de la sangre para que los órganos y tejidos del cuerpo reciban un suministro completo de qi positivo y sangre oxigenada.

También puede permitir que la sangre fluya hacia el hígado y los riñones, eliminando los componentes tóxicos de tu cuerpo.

Por consiguiente, esto permite que los pulmones se purifiquen para que las infecciones no puedan permanecer en ellos.

Los pulmones de las personas inactivas no funcionan correctamente y el virus puede alojarse allí fácilmente y reproducirse.

7. Comida grasosa

El alimento que le brindamos a nuestro cuerpo es fundamental. Demasiada comida frita o grasosa no es saludable.

Este tipo de alimentación necesita mucha energía para ser digerida y asimilada, ofreciendo al virus una forma fácil de entrar en el cuerpo humano.

Las frutas, verduras y sopas frescas, contienen todos los nutrientes adecuados para ayudarte de manera efectiva a combatir cualquier agente maligno en nuestro cuerpo.

 

Armin Auctor es un autor que ha estado escribiendo durante más de una década, con su principal enfoque en estilo de vida, desarrollo personal y temas éticos, como la persecución de las minorías en China y los derechos humanos.

Todas las enfermedades son causadas por el estancamiento del Qi

Tips para empezar a perder peso

Secretos ancestrales para protegernos del COVID-19

Si hablamos del COVID-19, en apariencia ningún científico lo ha visto nunca, ni tampoco fue aislado, la sola mención de este virus ha lanzado al mundo entero a un frenesí de caos y miedo.

Es sabido que la humanidad encontró y superó muchas calamidades en nuestro viaje por el planeta Tierra.

Y hubo formas tradicionales, simples, fáciles y naturales de protegernos de cualquier enfermedad, virus o pandemia.

Muchas de las respuestas pueden encontrarse en las formas en que nuestros antepasados superaron sus dificultades.

El 2020 y los nuevos “estar en el mundo”

Durante el fatídico, o por lo menos agitado 2020, hemos experimentado estrictos, y nunca antes vistas, maneras de “estar en el mundo”.

Encierro, severas restricciones en los viajes, cierre de negocios, el trabajo, la escuela, el deporte, la práctica religiosa, las reuniones sociales y las compras, fueron totalmente cambiados, sin nombrar el uso obligatorio de un cubrebocas.

Este fantasmagórico virus cambio por completo la rutina diaria del mundo, obligando a la sociedad a vivir de una manera completamente diferente a la ya aprendida.

El Covid-19 afectó a todos los rincones del planeta, y la humanidad se vió en la lucha por sobrevivir a él.

En cuanto a la información que recibimos, tanto médicos, científicos, políticos y medios masivos de comunicación siguen haciendo afirmaciones confusas y contradictorias al respecto.

Hasta el día de hoy, ningún medicamento farmacéutico, probó ser realmente efectivo para curar el miedo al virus, o frenar su propagación.

Aunque recientemente se lanzó una vacuna, no garantiza su efectividad y la incertidumbre aparentemente sigue.

Volviendo a lo tradicional

La Medicina Tradicional China (MTC) es muy efectiva, y engloba la salud integral de la persona.

Según esto, cuando no se puede encontrar una cura efectiva, al menos se puede estimular el sistema inmunológico con energía positiva para ayudar a prevenir la enfermedad.

El cuerpo humano es verdaderamente asombroso; ya tenemos un sistema inmunológico que funciona a la perfección cuando esta equilibrado. Es decir, cuando nos concentramos no solo en la salud fisica, sino también en la espiritual.

Algo maravilloso que tenemos como humanos es poder ser seres pensantes, y de la mano del pensamiento viene el libre albedrío, así que siempre podemos elegir cómo pensar sobre cualquier condición o situación que vivimos.

Y en este caso, el  COVID-19 no es una excepción.

La teoría de la medicina tradicional china sobre la salud y el equilibrio es muy poderosa y a la vez muy simple.

Al llenar tu cuerpo con energía positiva, elevas el sistema inmunológico, y cuando este se encuentra sano y fuerte, cualquier enfermedad se mantiene fuera de tu campo.

Coraje. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

De acuerdo con la teoría de la medicina tradicional china, primero debes saber cuál es la sustancia, o característica de un patógeno. Una vez que entiendas esto, puedes encontrar una manera de neutralizarlo.

El yin y el yan como naturaleza universal

La Medicina tradicional China clasifica todo lo existente de acuerdo a los principios universales del yin y el yang, los cuales tienen que mantenerse siempre en perfecto equilibrio.

Las condiciones médicas y sus tratamientos también caen en estos dos grupos.

Si hay demasiada energía “yang” en el cuerpo o en un órgano, esto puede ser equilibrado impulsando el órgano con más energía “yin”, y viceversa.

Los casos de estas dos categorizaciones son: caliente y frío, día y noche, claro y oscuro, hombre y mujer, pesado y ligero…

Hoy en día, la mayoría de los médicos tradicionales chinos comparten la creencia común de que un virus es una sustancia fría.

Siendo fríos por naturaleza, las temperaturas calientes pueden superarlos. De hecho, el calor es fatal para un virus como el COVID.

Entonces, una vez que sabemos que el virus tiene un defecto letal, podemos hacer algo al respecto.

La Universidad de Tianjin de MTC dice que hay dos factores que se pueden usar para infundir energía positiva en el cuerpo con el fin de ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y prevenir enfermedades.

Uno es un factor externo, y el otro es un factor interno.

El factor externo: la luz del sol

La luz del sol es la fuente de energía exterior más abundante en el planeta Tierra.

Proporciona la energía que las plantas necesitan para crecer, y ellas, a su vez, nos proporcionan parte de los alimentos y la energía que necesitamos para vivir.

Del mismo modo que las plantas, los humanos también podemos obtener energía directamente del Sol.

Para nuestro bienestar, obtenemos energía directamente del sol. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

De manera similar a una batería que necesita una carga, el cuerpo puede agotar su energía y necesitar una recarga.

Pasar algún tiempo al sol es una forma fácil de dar energía al cuerpo y añadir energía positiva. Y lo mejor de todo: la naturaleza no cobra nada por los beneficios que nos brinda.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de llenar el cuerpo con toda esta buena energía?.

La mejor manera es pasar algún tiempo al aire libre, un horario adecuado podría ser alrededor de las 9 o 10 de la mañana.

Sentarse con la espalda expuesta directamente al sol durante unos 30 minutos producirá una corriente cálida en todo el sistema circulatorio y llenará todo el cuerpo de energía.

El recibir luz solar directa, no sólo nos ayudará a experimentar la energía positiva circulando en nuestro cuerpo, sino que también experimentará una mejora en el estado de ánimo

De acuerdo con la teoría de la medicina china, esto ayudará a evitar que el virus del COVID ataque nuestro sistema corporal.

El factor interno: refuerzo inmunológico

Así que, si el sol es la mejor fuente externa de buena energía…

¿Qué es una buena fuente interna?

En este caso, la raíz de jengibre es considerada una fuente interna, ya que su consumo tiene muchos beneficios para nuestra salud.

Al igual que el sol, el jengibre es fácil de conseguir y fácil de usar, e incluso fácil de cultivar.

Una forma simple de aprovechar los beneficios del jengibre es tomar un trozo grande de él, cortarlo en rodajas y hervirlo en una olla de agua durante unos 20 minutos.

También puedes añadir algunos dátiles rojos o bayas de goji para endulzarlo un poco.

Estos dos ingredientes, junto con el jengibre, funcionan para calentar el cuerpo, aumentando el calor interno. Esto puede ser un buen destructor del COVID.

Una buena idea es beber unas 7 onzas (esto es un poco menos de una taza, o 200 ml) de este líquido caliente cada mañana antes del desayuno.

Esto llenará tu cuerpo con calor, y actuará para evitar que el coronavirus de naturaleza fría lo invada.

A tray containing ingredients for Chinese medicine
El jengibre te da calor interior. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Tener un buen conocimiento del virus y su naturaleza puede ayudar a protegernos de él.

Siguiendo esta teoría en la MTC, puedes llenar tu cuerpo con energía positiva de fuentes internas y externas, estimular tu sistema inmunológico y mantener alejado al COVID-19.

Buenos pensamientos, palabras y acciones

Hay un dicho en China que dice así:

“Si tu cuerpo está lleno de una fuerte energía positiva, la energía negativa no tendrá donde quedarse”.

Los antiguos creían que la energía positiva también provenía de nuestros buenos pensamientos, palabras y acciones.

De hecho, creían que las pandemias se producían cuando la moralidad de la humanidad había caído a un punto peligroso.

Vieron estas cosas como una señal de advertencia del Cielo, y creían que, si la humanidad podía mirar en su interior, corregir sus malas acciones y pedir perdón, las cosas negativas cambiarían su resultado.

El COVID-19 causó una alarma y un cambio grande a nivel mundial.

En este tiempo, descubrimos la importancia que es mantenernos sanos y seguros.

Con una fuerte creencia en Dios, un corazón recto, siendo amable con los demás, manteniéndo una dieta equilibrada y nutritiva, una sanidad adecuada, aire fresco y sol, y viviendo en armonía con el Cielo y la Tierra:

Lo que vendrá a nuestra vida será algo bueno…