Esto es lo que pasa cuando abandonas la envidia en tu corazón
China, China Antigua

Esto es lo que pasa cuando abandonas la envidia en tu corazón

Spread the love
A person must know how to respect and embrace others—this is how to truly treat others kindly. (Image: Weibo.com)
Una persona debe saber respetar y entender a otros, esto es tratar verdaderamente a los demás con bondad. (Imagen: Weibo.com)

 Minghui

Había una vez un hombre en la antigua China, que siempre sentía envidia y no soportaba ver que a otros les pasaran cosas buenas. Es así que a él le empezaron a pasar cosas malas: No obstante, cuando dejó de sentir envidia y comenzó a actuar bien, su vida dio un giro.

Jiang Yuan era un funcionario de Song durante la dinastía Zhou. Tuvo 10 hijos, uno jorobado, tres  inválidos, uno loco, uno con problemas mentales, uno sordo, uno ciego y uno mudoEl último hijo murió en la cárcel.

Un hombre llamado Zigao le preguntó: “¿Qué has hecho para merecer tan mala suerte?”

Jiang creía que él no había hecho ningún daño importante en su vida.

“Creo que siempre tengo envidia. Envidio a aquellos a los que les va mejor que a mí.  Estoy muy feliz cuando me halagan.  Sospecho de las personas que hacen buenas acciones y soy fácilmente influenciable a las maldades. Siento que estoy perdiendo cada vez que otros ganan algo; disfruto con la desgracia ajena.”

Zigao suspiró y dijo:

¡Tu mente está tan desviada! Por esto tendrás que pagar aún más hasta que finalmente tu familia quede en la ruina. Los espíritus de alto nivel pueden ver a la gente por lo que son. Si pudieras cambiar tu manera de pensar y ser verdaderamente compasivo, las cosas cambiarían. ¡No es demasiado tarde!

Jiang conservó el consejo en su mente y dejó de ser envidioso. Comenzó a apoyar a aquellos que eran capaces y talentosos. En pocos años, sus hijos sanaron.

La envidia proviene de una mente  egoísta y estrecha. Te hace sentir terrible y enfadado cuando otros se desempeñan mejor que tú y te lleva a difamar y dañar a los demás. Esto trae consecuencias.

Tomemos a Jiang Yuan, como ejemplo. Su envidia puso en peligro la vida de sus hijos Después cambió su pensamiento, sus problemas se disiparon y fue recompensado con una familia feliz.

Una persona debe saber respetar y aceptar a los demás, esto es tratar verdaderamente a los demás con bondad.

Como dice el I Ching: Una familia que hace muchas buenas obras tendrá bendiciones para compartir“.

La historia está tomada de una obra clásica china, De Yu Gu Jian (Historias antiguas para una Educación Moral)

Clic aquí para seguir leyendo más historias similares, nos gustaría que nos dieras un Me gusta en Facebook y nos siguieras en Twitter. ¡Gracias!

 

 

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.