Goujian, antigua espada china que desafió el tiempo - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

Goujian, antigua espada china que desafió el tiempo

Spread the love

A lo largo de la historia, ha habido espadas que han alcanzado un estatus legendario.

En China, Goujian es una de esas espadas que ha sorprendido a los científicos desde que se descubrió hace 50 años.

La espada tiene más de 2.000 años.

Lo que la hace especial es que no tenía ni un solo rastro de óxido cuando los arqueólogos la encontraron.

aviso

Después de tantos siglos la hoja sigue afilada, incluso hizo sangrar a un arqueólogo que comprobaba su filo.

Goujian

En 1965 se llevó a cabo un estudio arqueológico en el embalse del río Zhang en Jingzhou. El estudio encontró más de 50 tumbas antiguas, recuperando casi 2.000 artefactos.

Un ataúd encontrado en el lugar tenía un esqueleto humano junto con una espada de bronce que estaba envainada en una funda de madera, terminada con laca negra.

“Grabados rómbicos negros cubren ambos lados de la hoja y hay incrustaciones de barniz azul y turquesa en el mango de la espada.

La empuñadura de la espada está atada con seda y el pomo está compuesto por 11 círculos concéntricos.

La espada mide 55,7 cm de largo (21,9 pulgadas), incluyendo una empuñadura de 8,4 cm (3,3 pulgadas), y tiene una hoja de 4,6 cm (1,8 pulgadas) de ancho.  Pesa 875 gramos (30.9 pulgadas),”

de acuerdo a Orígenes Antiguos.

Un lado de la hoja tenía dos columnas de texto con ocho caracteres en total.

Los arqueólogos descifraron seis caracteres como “Rey de Yue” y “Fabricaron esta espada para uso personal”. Acordaron que los dos caracteres restantes eran el nombre del rey que lo poseía.

Los investigadores se centraron en nueve posibles reyes que podrían haber poseído la espada.

Después de unos dos meses de debate, se decidió que la hoja pertenecía a un rey llamado Goujian, que gobernó entre el 496 a.C. y el 465 a.C., haciendo que la espada tuviera unos 2.500 años de antigüedad.

 

Las inscripciones de la espada. (Imagen: Yutwong a través de wikimedia CC BY-SA 3.0 )

 

La asombrosa nitidez de la espada se atribuyó a los ingredientes utilizados para crearla y a las condiciones de su almacenamiento.

“La hoja estaba hecha principalmente de cobre flexible. Sin embargo, el borde era principalmente de estaño. Esto permitió que la hoja mantuviera filo durante mucho más tiempo.

La composición de la espada, así como el ajuste hermético de la vaina, probablemente le dieron una mejor oportunidad para sobrevivir, comparada con la mayoría de las otras espadas”,

según All That’s Interesting.

Una prueba demostró que la hoja puede cortar ¡veinte pedazos de papel!

En 1994, China prestó la espada a Singapur para una exposición. Un trabajador golpeó accidentalmente la hoja, lo que resultó en una grieta de 7 mm de largo en el arma antigua.

En China hubo una gran indignación por el incidente y desde entonces la espada ha permanecido dentro del país. Actualmente, la hoja se puede ver en el Museo Provincial de Hubei.

Otras espadas legendarias

En Occidente, ninguna espada es más famosa que Excalibur.

Se cree que fue blandida por el rey Arturo de Inglaterra, quien la sacó de un yunque en la cima de una piedra en nochebuena.

El evento terminó convirtiéndolo en el “verdadero rey”. Finalmente, a petición del rey Arturo en su lecho de muerte, la espada fue lanzada a un lago.

Según las leyendas, aparentemente una mano salió del lago para atrapar la espada.

“Arthur es nuestro rey”, una ilustración de “Tales from Far and Near” de Arthur Guy Terry. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0 )

 

En Japón, las espadas Muramasa son legendarias por la supuesta maldición que les acompaña.

Las espadas fueron fabricadas por el maestro espadachín Sengo Muramasa, que vivió en algún momento entre los siglos XIV y XVI.

Se dice que quería que las espadas se convirtieran en “grandes destructoras” y rezó a los dioses.

Sus oraciones fueron escuchadas y las espadas fabricadas por Muramasa llegaron a ser conocidas como extremadamente peligrosas.

Sin embargo, había un problema, las espadas no sólo eran peligrosas para los enemigos sino también para el que las portaba.

Aparentemente, las espadas tenían una oscura maldición que les daba una voluntad propia, lo que les hacía volverse contra sus dueños en caso de que no estuviesen satisfechos con el combate.

Finalmente una orden imperial prohibió todas las espadas Muramasa.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.