Gran Tolerancia - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

Gran Tolerancia

Spread the love

Traducido por Natashe Yang

Lo que es bueno para los demás también es bueno para uno

Diagnóstico del pulso, por un médico de la medicina tradicional china.

El Sr. Wei, de la dinastía Qing era muy amable y le gustaba ayudar a los pobres. Era un excelente doctor de la medicina china. Trataba muy seriamente las enfermedades, independientemente de si los pacientes eran ricos o pobres. No pedía pago por sus servicios y a menudo daba a los pacientes pobres el dinero para comprar las medicinas. Si la gente venía de otro pueblo a buscar ayuda, siempre los dejaba comer primero y descansar un rato antes de examinarlos. Explicaba: “La gente que viene de lejos tiene hambre y está cansada por lo que su pulso se altera. Una vez que comen algo y descansan, su pulso es más preciso. No estoy tratando de hacer buenas acciones y acumular virtud, sólo estoy interesado en ganar una buena reputación como médico“. La gente pensaba que lo que decía eran sólo excusas para hacer buenas obras.

Una vez después de ir a ver a un paciente, este vio que las monedas de plata que estaban su almohada habían desaparecido. El hijo del paciente sospechó que el Sr. Wei se las había llevado, pero tenía miedo de preguntar. Posteriormente, el hijo del paciente fue y se arrodillo delante de la puerta de la casa del Sr. Wei y encendió una varita de incienso. El Sr. Wei se sorprendió mucho al ver al joven hombre arrodillado y preguntó: ¿Qué estás haciendo aquí?”

aviso

 “Tengo algo que preguntarle, pero me temo que usted se vaya a enojar. No me atrevo a decirlo“.

El Sr. Wei le dijo, “Por favor, dime, te prometo que no me molestaré“.

El muchacho le informó sobre las monedas de plata pérdidas. El Sr. Wei lo llevó a una habitación secreta y le dijo: “Sí, ciertamente las tomé y quería regresarlas mañana cuando le haga la revisión médica a su padre. Ahora que lo pregunta, por favor, tome las monedas de plata, pero por favor ¡no se lo diga a nadie!” Y el Sr. Wei le dio las monedas.

Luego de que el muchacho salió de la casa del Sr. Wei, algunas personas lo culparon por insultar al médico. Cuando el hijo del anciano regresó con las monedas, la gente empezó a decir toda clase de cosas malas del médico. El viejo médico actuó como si nada hubiera pasado.

Posteriormente, cuando el paciente se recuperó por completo, encontró el dinero faltante bajo el colchón. Se sorprendió y se sintió miserable. Le dijo a su hijo, “El dinero que faltaba está aquí, nos hemos equivocado con el viejo doctor. Vamos a devolver el dinero y a disculparnos“.

Entonces, padre e hijo se arrodillaron enfrente de la casa del viejo medico con una varita de incienso en sus manos. El Sr. Wei, dijo sonriendo, “¿Qué están haciendo ahora?

El paciente se sentía avergonzado, “Le hemos hecho daño y le hemos traído sus monedas de plata. Estamos dispuestos a aceptar cualquier castigo que nos quiera dar“. El Dr. Wei lo ayudó a levantarse y le dijo: “No fue nada, no sea tan duro consigo mismo“.

El muchacho le preguntó: “Acepté consejos de otros y lo insulté. Pero ¿por qué usted estaba tan dispuesto a soportarlo sin ninguna explicación? Me siento tan avergonzado que casi no puedo mostrar mi cara. Ahora que tengo la fortuna de obtener su perdón, por favor explíquemelo“.

El Sr. Wei sonrió: “Conozco bien a tu padre y somos de la misma aldea. Tu padre trabaja duro y vive humildemente. Si hubiera perdido esa cantidad de dinero, su condición hubiera empeorado y quizá no se hubiera recuperado del todo. No me importa si mi reputación es dañada. Cuando tu padre supo que su dinero estaba intacto, se puso feliz y su enfermedad pronto desapareció“.  El Sr. Wei los invito a entrar y compartieron una deliciosa comida y un buen vino.

Ese día, hubo muchas personas que presenciaron el incidente tantas que bloquearon la calle. Todo el mundo admiraba el Sr. Wei por su amabilidad y generosidad. El buen nombre del Sr. Wei pronto se extendió por todas partes.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.