Haz que tu matrimonio funcione: Vale la pena - Vision-Times-en-Español
Vida

Haz que tu matrimonio funcione: Vale la pena

Spread the love

Hay un maravilloso poema del poeta escocés Robert Burns. Él Compara el amor por su mujer con una “rosa roja” y su relación con “una melodía que se toca dulcemente en sintonía”.

Describe a un hombre y a una mujer que están profundamente enamorados el uno del otro. El poema evoca esa maravillosa sensación de querer estar juntos para siempre.

Relaciones predestinadas

La mayoría de los chinos creen en el yuánfèn, y eso significa que las relaciones están determinadas de antemano por la voluntad divina.

Esto incluye afinidades existentes entre amigos o amantes. Es esa maravillosa sensación de:

aviso

“Estábamos destinados a estar juntos”.

En realidad, Yuánfèn está compuesto por dos palabras en chino, 缘分. Describe el sistema matrimonial en la antigua China.

Yuán  significa chico conoce a la chica. Fèn  significa el estatus que podría darle el joven hombre a la joven dama.

La leyenda china dice que los dioses atan un hilo rojo invisible alrededor del tobillo del hijo de una familia y la hija de otra familia quienes algún día se casarán.

A medida que pasa el tiempo, se sienten atraídos el uno al otro por esta lazo sin siquiera ser conscientes de ello.

Lo divino ata un hilo rojo que conecta a las futuras parejas. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

 

En la cultura occidental, cuando una pareja decide casarse, prometen permanecer juntos y son bendecidos por el pastor.

En la costumbre china, el matrimonio se lleva a cabo en una ceremonia íntima, y luego la pareja presenta sus respetos al cielo y a la tierra.

El poder de permanencia en tu matrimonio

La mayoría de las parejas quieren pasar el resto de sus vidas juntas y esperan vivir vidas largas y felices. Algunas parejas se reúnen por un tiempo y luego van por caminos separados.

Esto podría significar que estaban predestinados a encontrarse pero no destinados a permanecer el uno con el otro. Pero la mayoría de las parejas quieren permanecer juntas.

A medida que pasan los años, el matrimonio pasa por muchas experiencias, tanto buenas como malas. Pero sin importar lo duras que sean las tribulaciones, debes cultivar la resistencia y no cansarte de tu pareja

Las personas tienen diferentes rasgos de carácter que a veces conducen a discusiones. Esto es normal. ¿Cómo podría ser todo el viaje tranquilo?

Para dar a un matrimonio el poder de permanencia y lograr la felicidad doméstica, aquí hay algunos puntos a tener en cuenta.

  • Acepta y ama a tu cónyuge incondicionalmente y recuerda lo que los atrajo el uno al otro al principio. Trabaja para mantener vivos estos sentimientos y siempre haz que tu pareja se sienta especial. Comprométete al 100 por ciento.
  • No tengas miedo de ser tú mismo delante de tu amado.
  • Sean mejores amigos, apóyense el uno al otro en palabras y hechos, sean honestos y confiados; digan “Gracias” y “Lo siento.”
  • Hablen de las cosas que les molestan; sean maduros, hablen, y sigan adelante; cultiven el sentido del humor y rectifiquen los rasgos indeseables en su propia personalidad y comportamiento.
  • Sean unidos, pero no  sofoquen  al ser amado; pongan sus intereses por delante de los propios.                       
  • No es posible tener siempre razón, así que traten de ponerse en el lugar del otro y, lo que es muy importante, traten a los demás como quieren que les traten.
  • Salgan a una cita, vayan juntos de vacaciones  y no piensen demasiado ni sean desconsiderados. Sean conscientes, deben saber cuando dejar ir las cosas.
  • Mediten u oren juntos, sean fieles.
  • Pase lo que pase, nunca se duerman sin hacer las paces.
¿Qué es el matrimonio sin un poco de humor? (Imagen: vía pixabay / CC0 1.0)

 

Por último, te dejaremos con un simple recordatorio: El amor no se trata de la posesión, sino del aprecio. Se trata de dar de ti mismo. El amor es, ante todo, un sacrificio de sí mismo por tu amado compañero.

Muchas personas se acercan a una relación con un libro de contabilidad para obtener ciertas cosas. Y cuando el equilibrio se pierde, se irritan y comienzan a quejarse.

Nunca debes llevar esta perspectiva en ninguna de tus relaciones. Ten compasión hacia otras personas, especialmente con tu pareja, y cuida de ellas.

Hay una razón por la que ambos están juntos, así que atesora la relación.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.