Hecho en Alemania: ¿Qué significa para tí esta etiqueta?
Actualidad, Ciencia y Tecnología

Hecho en Alemania: ¿Qué significa para tí esta etiqueta?

Spread the love
BMW, a well-known German automobile and  motorcycle  manufacturing company. (Image: Pixabay/CC0 Public Domain)
BMW, una reconocida compañía alemana de fabricación de automóviles y motocicletas. (Imagen: Pixabay / Dominio Público CC0)

 Por Guy Harvey

Alemania es un país con sólo 80 millones de habitantes, que ha logrado crear más de 2.000 marcas de fama mundial. ¿Cómo lo hicieron?

Se sorprendió un internauta taiwanés al darse cuenta de que tantas marcas famosas eran todas de origen alemán, incluyendo Adidas (artículos deportivos), Nivea (cuidado de la piel), Bosch (electrodomésticos) y marcas de moda como Hugo Boss y Triumph, por nombrar sólo algunas. No es público y notorio que Alemania haya creado 2300 marcas de fama mundial.

(Image: Pixabay/CC0 Public Domain)
(Imagen: Pixabay / Dominio Público CC0)

Alemania empezó relativamente tarde su proceso de industrialización. Gran Bretaña y Francia estaban ya habían atravesando su revolución industrial, mientras que Alemania seguía siendo un país agrícola. Más tarde, cuando Alemania se unió a la era industrial había una separación entre las universidades y el sector productivo, aunque el Centro Mundial de la Ciencias fijó su base en Alemania y las investigaciones florecían, el conocimiento aún no se aplicaba al mercado.

(Image: Pixabay/CC0 Public Domain)
Se sorprendió un internauta taiwanés al darse cuenta de que tantas marcas famosas eran todas de origen alemán, incluyendo a Adidas. (Imagen: Pixabay / Dominio Público CC0)

Cuando los científicos alemanes visitaron los Estados Unidos en la década de 1890, se dieron cuenta de que este país, además de poseer las mayores reservas de oro, también había promovido enérgicamente el desarrollo de la ciencia aplicada a la producción industrial. Debido a que Alemania tenía científicos de primer nivel, ingenieros y trabajadores calificados, su economía industrial pronto se desarrolló a pasos agigantados. Las empresas más famosas del país fueron casi todas fundadas durante este período y el alcance de su reputación en todo el mundo perdura hasta el día de hoy.

La calidad y la credibilidad asociada con la etiqueta “Made in Germany” no vinieron de la ciencia y la tecnología por sí solas. Los siguientes factores fueron los que más influyeron en la reputación de Alemania:

1. Diseñado para durar

Alemania es un país con un espíritu nostálgico, y el pueblo alemán ama su historia. Un ejemplo de ello es la decisión, después de la Segunda Guerra Mundial, de buscar diseños antiguos y refaccionarlos, en lugar de construir rascacielos modernos. Así que el país se ganó el apodo de la “Inmutable Alemania”, donde se respetan las cosas con memoria cultural.

Los arquitectos alemanes cuidan cada proyecto y tienden a hacer hincapié en el diseño. Ellos valoran su bien merecida reputación a través de la historia, haciendo caso omiso a la fama y la fortuna a corto plazo.

2. La importancia de la calidad

Mientras que la búsqueda del beneficio puede ser un instinto humano, el pueblo alemán no persigue ciegamente la novedad, tendiendo a favorecer la calidad. Un bolígrafo de fabricación alemana que ha caído una docena de veces todavía seguirá escribiendo. Una casa hecha en Alemania es, por supuesto, muy fuerte y resistente.

La alta calidad viene con un alto precio, pero los alemanes no tienen miedo a la competencia. Creen en su tecnología, y no bajan sus precios frente a la competencia.

3. Clientes de una sola vez

Algunos perciben a las empresas alemanas como pedantes. Si algo se puede utilizar por cien años, el cliente no regresará porque nunca necesitará comprar ese producto de nuevo. Pero el enfoque alemán es ganar una reputación de calidad y hay siete mil millones de otros clientes potenciales que aún podrían apreciar la diferencia.

4. Conservar la esencia prefiriendo objetivos a largo plazo

Todas las marcas conocidas de Alemania tienen una larga historia y se han convertido en foco de atención del mundo. Se prefiere la acumulación lenta, garantizando la teoría básica, y luego se considerara el desarrollo sostenible.

La economía moderna dice que el objetivo final de la empresa es maximizar las ganancias, pero Alemania no parece ajustarse a eso. El propósito alemán no es solamente la búsqueda de beneficios económicos, más importantes son la búsqueda de la armonía, la seguridad y la practicidad de los productos de alta tecnología. Esa es el espíritu de una empresa alemana, su deber y su obligación desde que nace.

Haz click aquí para seguir leyendo más historias sobre ciencia,nos gustaría que nos dieras un Me gusta en Facebook y nos siguieras en Twitter. ¡Gracias!

Investigación traducida del chino por Yi Ming.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.