Hong Kong: La Ciudad Caída, bocetos de libertad - Vision-Times-en-Español
Derechos Humanos, Verdad

Hong Kong: La Ciudad Caída, bocetos de libertad

Spread the love

En el verano de 2019, los disturbios se apoderaron de Hong Kong debido a la controvertida ley de extradición. En su casa, el caricaturista de Hong Kong Liu Guangcheng estaba viendo las transmisiones en vivo de la protesta.

Una escena en particular lo perturbó y  lo hizo romper con su lucha interior fue cuando vio a la policía de Hong Kong dispararle  a una socorrista de primeros auxilios con un tipo de cartucho llamado “beanbag round” y como uno de esos tiros le atravesó el ojo derecho.

A partir de ese momento, se dio cuenta de que tenía que tomar una postura y usar sus habilidades artísticas para difundir las protestas al resto del mundo.

Llamó a sus obras “No Thugs, Only Tyranny” (No hay matones, solo tiranía) que se difundieron ampliamente en Internet.

aviso

La colección The Fallen City: Hong Kong (Hong Kong: la Ciudad Caída) se publicó oficialmente en Taiwán el 8 de julio. Es la primera colección de pinturas artísticas de Taiwán sobre el tema de las protestas contra la extradición de Hong Kong.

El libro de 200 páginas contiene 5 páginas cortas de cómics y 32 bocetos nítidos de una sola página de Liu Guangcheng realizados con un lápiz  para dibujo 5B.

Las obras de Liu parecen refinadas y simples, pero evocan emociones fuertes. Sus bocetos dicen mucho más que mil palabras.

Estas conmovieron a Cheng Li-chun, ex Ministro de Cultura de Taiwán, al director Wang Xiaodi, al presidente del Centro Nacional de Cine de Taiwán, a Lan Zuwei de Taiwán, y a otras celebridades. Todos ellos recomiendan las obras de Liu.

Después de que la policía le disparó a una enfermera en el ojo, Liu Guangcheng comenzó a usar sus habilidades artísticas para difundir las protestas de Hong Kong al resto del mundo. (Imagen: Studio Incendo a través de flickr CC BY 2.0)

En los últimos años, Liu Guangcheng, de 30 años, ha sido aclamado por los medios de comunicación de Hong Kong como “una nueva superestrella en la industria del cómic”.

Al comienzo de la protesta contra la extradición, Liu fue solo uno de los manifestantes que tomó las calles. Siempre vestía ropa negra y caminaba en silencio con los manifestantes.

Dejó de entrar en las “tiendas azules” que apoyaban a la policía, como McDonalds, Yoshinoya y Genki Sushi en Hong Kong, y eligió patrocinar las “tiendas amarillas” propiedad de empresarios locales que apoyaban el movimiento contra la extradición.

Al regresar a casa, Liu se quitaba la ropa negra y continuaba con su trabajo normal, dibujando en su escritorio.

Pero después de ver a la policía de Hong Kong disparar a la socorrista en el ojo, se sorprendió tanto que decidió hacer un cambio.

Reveló que si no hubiera tomado la decisión ese día, no habría producido sus trabajos políticos posteriores.

En un comentario final del autor de Hong Kong: La Ciudad Caída, Liu describe el proceso creativo de esta serie de obras que abarcaron todas las protestas contra la extradición de Hong Kong durante casi un año.

Liu dijo que recordaba durante ese año:

“Hemos estado mirando repetidamente el estándar y la línea de fondo de las cosas hasta retroceder hasta el punto de no retorno”.

El  continuó ansiosamente:

“Nos habíamos dicho muchas veces en el lugar de la demostración que es más oscuro antes del amanecer. Sin embargo, un año después, no sólo no ha llegado el amanecer, sino que el cielo se ha vuelto aún más oscuro”.

Usando con orgullo su nombre real

Usar su nombre real para sus obras es un gran avance para Liu Guangcheng y no tiene miedo. Mencionó que esperaba usar su poder de comunicación directamente.

Aunque es relativamente seguro crear publicaciones anónimas, la preocupación es que existe una falta de poder e influencia al hacer las cosas de esa manera.

Liu dijo que al mirar atrás las escenas de lucha en Hong Kong, una de las cosas que le hizo ver esperanza son las expresiones artísticas de diferentes artistas.

“Sus expresiones parecen ser una fuerte inyección para la gente de Hong Kong, diciéndonos que no estamos solos ni somos débiles.

Imagínese si artistas como He Yunshi, Huang Qiusheng, Huang Xiaoming, Lin Xi, Ruan Minan y otros no se pusieran de pie usando su nombre real, sino que en su lugar produjeran sus obras con un perfil bajo usando nombres y cuentas falsas, ¿cuál sería la atmósfera de la lucha de hoy? Sería inútil.

Me alegro de que no le tengan miedo al totalitarismo,y de que estén dispuestos a mostrar su valentía e incluso ir más allá para caminar con la gente de Hong Kong”.

Desde entonces, Liu Guangcheng dibuja continuamente distintas escenas de la resistencia. Crea sus propias obras, y al mismo tiempo dibuja lo que ve y oye en el movimiento de protesta contra la extradición, así como su preocupación sobre el futuro.

Liu Guangcheng cree que las obras de arte tienen el poder de dar esperanza al pueblo de Hong Kong. (Imagen: captura de pantalla / YouTube)

Usando un lápiz 5B para mostrar la sangre y las lágrimas de Hong Kong

Después de muchos intentos, Liu finalmente decidió dibujar a lápiz. Dijo que le gustan los lápices de 4B a 6B. Entre ellos, el rendimiento de uso del lápiz 5B es el más alto.

Para él, el lápiz 5B es una herramienta que reflejará fielmente la escena en el dibujo ya que no hay mucho margen para modificaciones. Así que comenzó a dibujar con un lápiz 5B y luego usó la computadora para hacer una postproducción simple.

Liu tampoco ocultó su pesimismo sobre el futuro de Hong Kong. En octubre del año pasado, creó una serie sobre “Hong Kong en 2028” para la sección especial de domingo del Hong Kong Ming Pao.

El futuro de esta serie es muy triste, a tal medida  que no se puede expresar con palabras. El reconocimiento facial controla la sociedad y los libros que se desea leer ya no se pueden leer libremente. Suena como una alarma desesperada, recordando al mundo:

“Si algo precioso se pierde, desaparecerá para siempre”

Una de sus obras describe la monótona rutina diaria de un oficinista que va a trabajar, termina el trabajo, regresa a casa y luego se va a dormir.

Las imágenes cómicas se hacen cada vez más pequeñas, hasta que las personas dentro parecen estar aplastadas como insectos y casi desaparecen.

Solo hay una frase en la versión completa del cómic: “Los pagos de la hipoteca tardarán más de 30 años”, lo que significa que el trabajador debe intercambiar 30 años de trabajo a cambio de la pequeña jaula que lo alberga.

También hubo un momento de ternura cuando Liu bosquejó la escena de su experiencia en Taiwán, escuchando conciertos en la calzada, sintiendo la sensación del aire libre y teniendo la alegría de poder cantar libremente.

El año pasado, Liu Guangcheng aceptó una entrevista exclusiva con un reportero de los medios. El periodista le preguntó a Liu por qué el lápiz de dibujo en su mano se convirtió en el lápiz contra la extradición. ¿Fue porque los artistas tienen responsabilidades sociales?

Liu respondió:

“Creo que no es responsabilidad de un artista, sino de un ciudadano. Desde una edad temprana, nuestro sistema educativo no nos enseña a preocuparnos por las cosas que nos rodean, sino simplemente nos inculcan a estudiar mucho, ganar dinero y vivir bien. ¿Esto está bien?”

Mirando la situación actual, después de que se aprobara la Ley de Seguridad Nacional, Liu volvió a escribir: “Lo importante es vivir, pero más importante es, no olvidarse de vivir con tu intención original”.

Caricaturista de Hong Kong, Liu Guangcheng. (Imagen: captura de pantalla / YouTube)

“Hong Kong:La Ciudad Caída” para lectores de otros países

A principios de este año, Li Yalun, el editor en jefe del Departamento de Cómics Culturales de Gaea Book, se reunió con Liu por invitación de Transocean Video. Durante la reunión, decidieron publicar Hong Kong: La Ciudad Caída.

Para Liu Guangcheng, el libro contiene bocetos de los tiempos de Hong Kong y también está disponible para los lectores de Taiwán y otros países.

Liu dijo:

“Espero que a través de las pinturas podamos contarles antes de que sea demasiado tarde, las historias de nuestro pueblo de Hong Kong a quienes aún viven en libertad e igualdad y no tienen que enfrentar la represión totalitaria.

Además de despertar la atención del mundo sobre Hong Kong, espero que las personas que están acostumbradas a la libertad y la igualdad estén atentas y participen más activamente en su propia sociedad”.

Como dijo John Adams:

“Nunca sabrás cuánto le ha costado a mi generación preservar tu libertad. Espero que le den un buen uso”.

Traducido por Chua BC y editado por Michael Segarty

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.