Informe expone genocidio cultural de la sociedad uigur en China - Vision-Times-en-Español
Actualidad, China, China Hoy, Derechos Humanos

Informe expone genocidio cultural de la sociedad uigur en China

Spread the love

Un informe reciente del Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), ha revelado hasta qué punto el régimen chino está borrando la identidad cultural de la población minoritaria uigur de Xinjiang.

El objetivo de Beijing es homogeneizar a los uigures para que se conviertan en la mayoría china Han del país, aunque eso signifique borrar su identidad cultural y religiosa para siempre.

Lo que está ocurriendo es un genocidio cultural.

Genocidio cultural

El informe utilizó imágenes de satélite para concluir que alrededor de 16.000 mezquitas en Xinjiang, que es casi el 65 por ciento del total, han sido dañadas o destruidas por el gobierno.

aviso

La mayor parte de la destrucción se viene produciendo desde el año 2017, cuando el gobierno chino inició su nueva campaña de “reeducación” en todo Xinjiang.

Alrededor del 30 por ciento de los principales sitios sagrados islámicos, en todo Xinjiang, que incluyen cementerios, santuarios y rutas de peregrinación, también han sido demolidos.

Según el informe, actualmente hay menos de 15.500 mezquitas en Xinjiang, la cifra más baja desde la Revolución Cultural, cuando sólo existían unas 3.000 mezquitas.

La única excepción a la destrucción generalizada de mezquitas es en lugares como Kashgar y Urumqi, que atrae a un gran número de turistas.

La mayoría de los lugares donde se han destruido las mezquitas están actualmente vacíos y no se han destinado a ningún otro uso.

a mosque dome
El régimen chino ha destruido 16.000 mezquitas. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

Haciendo la vista gorda

El informe señala que la mayoría de las organizaciones internacionales han hecho la vista gorda a la opresión de los uigures.

El Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) han guardado silencio sobre la destrucción de los sitios culturales uigures.

La ASPI ha pedido a ambas organizaciones que inicien una investigación sobre el estado del patrimonio cultural de los uigures en Xinjiang y que sancionen al gobierno chino por cualquier crimen descubierto.

El informe implora a los gobiernos mundiales que presionen a Beijing para que ponga fin a su eliminación cultural de los uigures y sugiere boicotear los grandes eventos que se celebren en China, como los próximos Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

En septiembre de este año, una coalición mundial de 321 grupos de la sociedad civil de 60 naciones, pidió a la ONU que estableciera un mecanismo internacional independiente para hacer frente a las violaciones de los derechos humanos del régimen chino.

El informe insta a la ONU a seguir con esta recomendación.

Olympics rings flag
ASPI quiere que los gobiernos del mundo boicoteen los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022. (Imagen: Captura de pantalla / Youtube )

Quemar libros y controlar a los niños

Recientemente, un pueblo de Kazajstán encontró un Corán flotando en un río envuelto en plástico y empaquetado en una bolsa con cremallera.

Desde 2017, las autoridades chinas han confiscado un gran número de copias del Corán de Xinjiang y las han quemado.

Además de los textos religiosos, incluso libros seculares en idiomas como árabe, uigur y kazajo, han sido quemados.

“Los musulmanes que no quieren que sus Coranes sean profanados por el PCCh los mantienen ocultos en sus casas, o los entierran bajo tierra…

Cuando la policía está a punto de descubrirlos, envuelven cuidadosa y respetuosamente los Coranes en plástico y los colocan en el río Ili, que fluye desde la Prefectura Autónoma de Ili Kazakh en Xinjiang hacia Kazajstán, con la esperanza de que sean recuperados en este último país”,

dijo un activista kazajo a Bitter Winter.

Mientras tanto, los niños uigures que estudian en las universidades y escuelas del interior de China, están bajo un mayor escrutinio por parte del Estado.

Los niños uigures son constantemente supervisados por sus profesores y colegas que inspeccionan sus dormitorios en busca de cualquier elemento relacionado con la fe y comprueban si rezan o participan en ceremonias religiosas.

Los teléfonos celulares de los estudiantes también son monitoreados. Un niño que vio un corto video antigubernamental en línea, fue investigado por la Oficina de Seguridad del Estado.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.