Intrusión tecnológica: La publicidad digital y cómo afecta a nuestra realidad cotidiana - Vision-Times-en-Español
Actualidad, Ciencia y Tecnología, Derechos Humanos

Intrusión tecnológica: La publicidad digital y cómo afecta a nuestra realidad cotidiana

Spread the love

La era de la publicidad digital ha llegado y florecerá aún más, pero a expensas de la privacidad y la democracia de las personas en el mundo digital.

La amenaza de la publicidad digital

La publicidad digital ha recorrido un largo camino: Hace sólo unas décadas, no era más que un banner que la gente veía en sus sitios web visitados con frecuencia.

Pero a medida que la tecnología abrió las puertas a un acceso fácil a Internet en cualquier momento y lugar, la publicidad digital se convirtió en un poderoso vehículo para grandes empresas como Google y Facebook.

De hecho, según eMarketer, en Estados Unidos se estima que este año se gastarán 129.000 millones de dólares en publicidad digital, de los cuales el 60 por ciento está monopolizado conjuntamente por Facebook y Google.

Suena bien para los gigantes de la tecnología que prosperan con la publicidad de los ingresos, pero para los internautas, la publicidad digital es una gran amenaza para la privacidad y la seguridad.

En la memoria reciente, el director general de Facebook, Mark Zuckerburg, se enfrentó a un escándalo con respecto a la venta de información personal de los usuarios por parte de Facebook.

Mientras que todo el mundo se centró en la plataforma de los medios de comunicación social, la gente es ajena a que Google adquiera más de su valiosa información personal.

Desde el historial de búsqueda de Youtube hasta tu ubicación exacta, Google es sin duda el el elefante más grande de la sala.

Cómo funciona la publicidad digital

Hoy en día, la publicidad digital está automatizada. Los datos de los usuarios son tomados y analizados por científicos, matemáticos y programadores para formular los mejores anuncios que podrían potencialmente capturar el interés del usuario.

El análisis se realiza a puerta cerrada, optimizando rápidamente las campañas publicitarias para personalizar los anuncios en función del usuario.

Mark Zuckerberg estuvo recientemente en una prueba para explicar los datos recopilados de los usuarios de Facebook detrás de escena. (Imagen: YouTube / Captura de pantalla )

Tomemos el caso de una empresa de telefonía móvil que busca la mejor demografía para vender sus productos.

Los científicos de datos realizarán la investigación y descubrirán que los niños de aproximadamente 13 años son el objetivo óptimo; y como no tienen los medios para comprar su propio aparato móvil, los científicos modelarán un marco que atraerá a los padres para que compren a sus hijos los aparatos de la empresa.

Google y Facebook, harán entonces el trabajo para encontrar prospectos para la compañía a través de la recolección de datos.

Privacidad

Cuando se trata de cuestiones de privacidad de datos, en Google y Facebook son siempre los que aparecen en las primeras páginas.

Sin embargo, hay otras compañías, a menudo llamadas corredores de datos, que se mueven bajo el radar, lejos del centro de atención.

Con sólo una gota de una cookie, un pequeño archivo de texto instalado en el dispositivo u otras herramientas de rastreo, pueden buscar fácilmente las pistas de datos dejadas por un usuario.

Desde los sitios web visitados y los artículos comprados en línea hasta el historial de búsqueda completo; los agentes de datos pueden recrear fácilmente el ADN digital de un usuario, en el que la persona vive, sus hobbies, intereses, cosas que podría considerar comprar, etc.

Esta información fragmentada se llama segmentos de audiencia.

Las empresas de publicidad luego compran segmentos de audiencia de los agentes de datos y muestran anuncios personalizados a los destinatarios.

La parte aterradora es que los agentes de datos pueden adquirir los datos de uno sin permiso.

Las personas están en riesgo con su ciberseguridad por el armamentismo de la publicidad digital. (Imagen: maxpixel / CC0 1.0 )

La era de la desinformación: la publicidad digital como arma

Ganar dinero no es el único propósito para el que se despliega la publicidad digital.

Un estudio reciente muestra que las infraestructuras de publicidad digital también pueden ser utilizadas como herramientas políticas y formas de influencia estratégica antidemocrática.

Estas infraestructuras para los esquemas de recopilación de datos se denominan máquinas de influencia digital (en sus siglas en ingles: DIM); una coalición de varias tecnologías utilizadas para promover el poder y la eficiencia de la publicidad, tanto política como comercial, en su capacidad de emplear la vigilancia, las pruebas, la focalización y la toma de decisiones.

Con esta utilización de armas, los actores políticos pueden cerrar la brecha entre ellos y los posibles destinatarios de su mensaje; a la vez que siguen siendo prácticamente invisibles para las personas que podrían reaccionar negativamente a su mensaje.

La meta a menudo no es cambiar la creencia de uno, sino más bien aferrarse a los resentimientos de un usuario, elevar las emociones, perturbar la confianza entre los socios de la coalición e influir en los comportamientos políticos (como votar y participar en un mitin) de manera sutil.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.