Investigadores afirman que funcionarios chinos falsificaron datos sobre donación voluntaria de órganos - Vision-Times-en-Español
Actualidad, China, China Hoy, Derechos Humanos

Investigadores afirman que funcionarios chinos falsificaron datos sobre donación voluntaria de órganos

Spread the love

Investigadores afirman que el número oficial de donantes voluntarios de órganos en China ha sido falsificado, renovando la preocupación de que el estado chino está matando encubiertamente a presos de conciencia por sus órganos.

El experto y estudiante de doctorado Mathew Robertson, el cirujano israelí Dr. Jacob Lavee y el Dr. Raymond L. Hinde, doctor australiano en estadística, han cuestionado las explicaciones oficiales chinas sobre cómo se obtienen órganos para trasplantes en China.

Las autoridades chinas han dicho que desde principios de 2015 su sector de trasplantes sólo utiliza órganos donados por voluntarios.

A menudo pregonan avances y reformas en el sector de los trasplantes de su país.

aviso

Esto se produce en medio de afirmaciones de larga data de activistas e investigadores de que en el estado comunista se ha asesinado a un gran número de presos de conciencia por sus órganos.

Entre los años 2010 y 2018, los tres investigadores examinaron conjuntos de datos clave; sobre donación de órganos de fallecidos en China y, a través de métodos estadísticos forenses, encontraron que las cifras oficiales chinas han sido fabricadas.

“Una variedad de pruebas apuntan a lo que los autores creen que sólo puede explicarse de manera plausible mediante la falsificación y manipulación sistemática; de conjuntos de datos oficiales sobre trasplantes de órganos en China”,

escribieron en su artículo publicado en BMC Medical Ethics el 15 de noviembre.

“Algunos donantes, aparentemente no voluntarios, también parecen haber sido clasificados erróneamente como voluntarios.

Esto se lleva a cabo junto con una verdadera actividad voluntaria de trasplante de órganos, que a menudo se ve incentivada por grandes pagos en efectivo”,

dijeron.

“Estos hallazgos son relevantes para las interacciones internacionales con el sistema de trasplante de órganos de China”

La revolución en la práctica de trasplantes

Los investigadores también señalaron las considerables afirmaciones de los funcionarios de salud chinos, sobre el creciente número de donantes voluntarios que suministra el llamado sistema reformado de trasplantes.

“Han reivindicado una revolución en la práctica de trasplantes en todo el país, con un número de donantes supuestamente voluntarios, fallecidos, que crece a ritmos geométricos y el cese de todo suministro de órganos de prisioneros.

Son estas afirmaciones las que se evalúan en este informe”,

escribieron los investigadores.

En su trabajo, los investigadores señalaron que evaluar la industria china de trasplantes era extremadamente complicado.

“La mayoría de los datos que poseen las agencias gubernamentales chinas sobre el tema, no están disponibles para la inspección pública”,

y agregaron que compilaron y analizaron tres conjuntos de datos nacionales disponibles.

A partir de esto, encontraron lo que ellos creen que son datos manipulados que muestran “tasas de crecimiento extraordinariamente arregladas” que, eran el esfuerzo de la manipulación humana.

“Creemos que la única explicación plausible para esto, es que los datos fueron hechos por el hombre, basados en una fórmula matemática; creemos que la pura suavidad de la curva de crecimiento impide que sea el resultado de la actividad voluntaria de trasplante o de manipulaciones menores de datos reales.

Esto se confirma por la comparación con todos los demás países con datos comparables en la base de datos del GODT (Observatorio Mundial sobre Donación y Trasplante)”,

escribieron los investigadores.

Afirmaron que la “única explicación plausible” era que los tres conjuntos de datos “fueron fabricados y manipulados desde los niveles centrales de la burocracia médica china”.

Los investigadores dijeron que creen que la falsificación de datos se hizo a propósito.

“El objetivo de estos elaborados esfuerzos, parece haber sido crear una impresión engañosa en la comunidad internacional de trasplantes; sobre los éxitos de la reforma de la donación voluntaria de órganos en China y neutralizar las críticas de activistas que alegan que se han cometido crímenes contra la humanidad, en la adquisición de órganos para trasplante”,

dijeron.

Una simulada operación forzada de extracción de órganos vivos. (Imagen: The Epoch Times)

Un programa de trasplante híbrido

Los investigadores dijeron que encontraron un complejo sistema que impulsa el sector de trasplantes chino, que ha evolucionado con el tiempo.

“Por lo tanto, en lugar del sistema de trasplante de órganos de años anteriores, basado únicamente en prisioneros o del sistema voluntario no dañado prometido por los funcionarios; la evidencia disponible indica, en nuestra opinión; que China tiene un complejo programa de trasplante híbrido: las donaciones voluntarias, incentivadas por grandes pagos en efectivo, aparentemente se utilizan junto con los donantes no voluntarios, que se ven reducidos como ciudadanos donantes”,

escribieron.

A su vez afirmaron que los donantes no voluntarios eran probablemente prisioneros; erróneamente clasificados como “voluntarios“.

“Nuestro análisis de los casos de clasificación errónea; reveló que los aparentes donantes prisioneros eran hasta siete veces más numerosos que los donantes voluntarios, aparentemente legítimos”,

escribieron.

Los investigadores señalaron las implicaciones internacionales de sus hallazgos.

“La aparente falsificación sistemática por parte de China de los datos nacionales sobre la donación de órganos; socava gravemente los esfuerzos de buena fe que se están realizando para integrar a China en la comunidad internacional de trasplantes”,

declararon.

“La Organización Mundial de la Salud, la Sociedad de Trasplantes, la Declaración del Grupo de Custodios de Estambul y la Academia Pontificia de Ciencias han respaldado las reformas; basándose en lo que parecen ser datos contaminados.

Las revistas médicas han publicado datos sobre trasplantes bajo el supuesto de buena fe de que sus contrapartes chinas no han falsificado la verdadera fuente de órganos”.

Como parte de su conclusión, el documento aconsejaba a la comunidad internacional de trasplantes, que reconsiderara su posición sobre la industria de trasplantes de China.

“Dado que estos datos parecen haber sido falsificados, es posible que las organizaciones médicas internacionales deseen reevaluar su postura.

La bienvenida del sistema de trasplante de órganos de China a la comunidad médica internacional, se ha basado en la confianza; a la luz de nuestros hallazgos, creemos que esta confianza ha sido violada”,

escribieron.

Los practicantes de Falun Gong de Hong Kong exponen la sustracción de órganos en China -20 de julio. (Imagen: personal de CHINA GAZE)

 

Tribunal de China

La publicación del documento sigue al Tribunal de China, un tribunal popular celebrado en Londres y presidido por Sir Geoffrey Nice QC, que presentó sus conclusiones en junio, según las cuales un gran número de presos de conciencia había sido asesinado por sus órganos en China.

Basado en una investigación de un año de duración, el fallo del tribunal suscitó la atención de los medios de comunicación de todo el mundo; sobre una atrocidad que salió a la luz por primera vez en 2006, tras las afirmaciones de que los practicantes de Falun Gong encarcelados estaban siendo asesinados por sus órganos en el noreste de China.

Hamid Sabi, el principal abogado que participó en el tribunal, indicó recientemente al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que éste y los Estados miembros de la ONU, están legalmente obligados a abordar el asesinato de personas inocentes por sus órganos en China.

El tribunal fue establecido por la Coalición Internacional para Terminar con el Abuso de Trasplantes en China (ETAC = del inglés); una asociación de abogados, académicos, especialistas en ética, profesionales médicos, investigadores y defensores de los derechos humanos.

Entre los miembros de ETAC se encuentran el periodista de investigación estadounidense Ethan Gutmann, los investigadores canadienses el ex diputado David Kilgour y el abogado de derechos humanos David Matas, autores de un informe de más de 700 páginas publicado en 2016, que demuestra el alcance de la recolección forzada de órganos en China.

El informe estima que en China se realizan anualmente entre 60.000 y 100.000 trasplantes de órganos.

Entre las pruebas utilizadas para calcular estas cifras se encontraban datos de los ingresos del hospital, volúmenes de trasplantes, índices de utilización de camas, personal quirúrgico, programas de capacitación y fondos estatales.

Ellos también concluyeron que la fuente de estos órganos eran prisioneros de conciencia, principalmente practicantes de Falun Gong.

Aquí puede ver un cortometraje sobre el tribunal y sus conclusiones.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.