Karma: el precio de una moneda - Vision-Times-en-Español
Acontecimientos del Mundo, Actualidad

Karma: el precio de una moneda

A customer's coins fell to the ground and rolled to the side of the young man's foot. (Image via pixabay / CC0 1.0)
Spread the love

Durante el período Kangxi de la dinastía Qing, se desarrolló una escena en la Librería Lianji, en una calle de Beijing donde un joven estaba leyendo un libro cerca del mostrador.

Otro cliente, frente al mostrador, estaba pagando su libro. Una de sus monedas cayó al suelo y rodó al costado del pie del joven. Este  joven tenia muy poco conocimiento acerca del karma que esto crearía para él en el futuro.

El joven entrecerró los ojos, miró a su alrededor para ver si alguien se había dado cuenta, luego movió su pie derecho y escondió la moneda de cobre debajo de su zapato.

Después de que el cliente salió de la tienda, el joven se inclinó para recoger la moneda.

aviso

Casualmente, un hombre mayor sentado en un taburete de la librería estaba observando esto sin que nadie se diera cuenta. Se quedó mirando al joven durante mucho tiempo, luego se puso de pie, se acercó a él y le entabló conversación.

El hombre mayor sabía que el nombre del joven era Fan Xiaojie y se enteró de la situación familiar del joven. Después de la conversación, el anciano se fue con expresión severa.

piles of books
Por coincidencia, un hombre mayor sentado en un taburete de la librería estaba observando esto sin que nadie se diera cuenta. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Más tarde, Fan pasó el examen imperial y fue nombrado teniente de condado, en Changshu, provincia de Jiangsu. Fan estaba encantado y se fue a preparar su cita.

Primero fue a la oficina gubernamental de alto nivel en Jiangning, en el condado de Changshu, para presentarse y pidió ver a su superior.

En ese momento, Tang Bin, gobernador de Jiangsu, estaba en la oficina del gobierno de Jiangning. Tan recibió la tarjeta de identificación de Fan pero no lo recibió. Fan tuvo que volver y quedarse en el hotel.

Al día siguiente, Fan fue a la oficina del gobierno de Jiangning para presentarse nuevamente, pero Tang todavía no quería reunirse con él. Esta situación duró diez días.

En el undécimo día, Fan fue pacientemente a pedir una reunión con el gobernador Tang nuevamente. El guardia oficial le pasó la orden del gobernador:

– “Fan Xiaojie no necesita ir al condado de Changshu a reportarse. Ha sido despedido”.

– “¿Por qué me despidió tu Señor? ¿Qué crimen cometí?”  Fan no entendía y estaba ansioso.

– “Codicioso del dinero”, respondió el guardia con calma.

– “¿Eh?” Fan se sorprendió y pensó para sí mismo: aún no he asumido el cargo, ¿Cómo es que el gobernador tiene pruebas de mi corrupción? debe haber cometido un error.

Por eso solicitó apresuradamente una declaración al gobernador para esclarecer los hechos.

Coins in a hand
“Codicia por dinero”, respondió el guardia con calma. (Imagen: Pexels)

Después de ir a la oficina para informar al gobernador, el oficial de seguridad volvió a salir para transmitir las palabras del gobernador:

“Fan Xiaojie, ¿no recuerdas lo que pasó en la librería Lianji? Amabas las monedas de otras personas como tu vida en ese momento. Hoy tienes la suerte de convertirte en magistrado. ¿No intentarás todos los medios para malversar y convertirte en un ladrón con sombrero negro, en el futuro? Quítate el sello oficial y retírate de inmediato para que los civiles no sufran”.

Solo entonces Fan recordó al hombre mayor que antes había conocido en la Librería Lianji y se dio cuenta de que se trataba del gobernador Tang Bin, en una inspección privada.

La condena del gobernador fue lo suficientemente fuerte como para dejar sin aliento a Fan.

El karma siempre cobra su precio.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.