La dependencia Occidental de China - Vision-Times-en-Español
Actualidad, China, China Hoy, Conexión Entrepreneur

La dependencia Occidental de China

Spread the love

En unas pocas décadas pasadas, Occidente ha ido perdiendo gradualmente su infraestructura de fabricación, lo que ha permitido que China se convierta en el centro de producción mundial.

Como consecuencia, Occidente se ha vuelto demasiado dependiente de China. Esto supone un grave peligro, ya que el Partido Comunista Chino (PCCh) tratará de utilizar esta dependencia para perjudicar los intereses occidentales.

Dependiendo de China

Un grupo de expertos con sede en Londres publicó recientemente un informe titulado Breaking the China Chain (Rompiendo con la cadena de China), en el que se analizaba hasta qué punto los países democráticos occidentales dependen de China para sus mercancías.

Cuando se trata de Estados Unidos, el informe señala que la dependencia del país cubre 16 categorías, 1 grupo de bienes a nivel industrial y 5 sectores.

aviso

En el nicho médico, China es el proveedor dominante de tres importantes categorías de antibióticos. La nación asiática suministra un 93 por ciento de cloranfenicol, un 90 por ciento de tetraciclinas y 52 por ciento de penicilina utilizada en los EE.UU.

Entre los productos de alta tecnología, son importados de China un 93 por ciento de las computadoras portátiles, 73 por ciento de teléfonos inteligentes, 88 por ciento de consolas de juegos y 52 por ciento de proyectores.

En el nicho médico, China es proveedor dominante de tres categorías importantes de antibióticos. (Imagen: captura de pantalla / YouTube )

 

Esa dependencia de las importaciones chinas no es una característica exclusiva de los Estados Unidos. Otros países como el Reino Unido, Canadá, Australia, etc. también dependen demasiado de China para muchos productos de consumo e industriales.

Esta dependencia se ha creado debido al hecho de que los países occidentales descuidaron el sector manufacturero en sus naciones, considerando su propia fuerza laboral como demasiado costosa y por lo tanto terminaron desplazando unidades enteras de producción a las costas chinas relativamente más baratas.

Ya sean medicinas como la penicilina o artículos de alta tecnología como computadoras y teléfonos inteligentes, Occidente tiene una base tecnológica mucho más fuerte para fabricar estos artículos.

No hay absolutamente ninguna necesidad de seguir haciendo poderoso al régimen comunista chino usando el país como base de fabricación, cuando uno puede producirlos en su propio patio trasero.

Si el costo de la mano de obra es un problema, las naciones occidentales deben buscar países que puedan aliarse con sus ideales.

Por ejemplo, EE.UU. estaría mejor empleando a México y a otros países sudamericanos que están geográficamente más cerca de él y comparten sus valores.

De hecho, varias empresas occidentales ya han empezado a pensar en este sentido.

Desvincularse de China

“Las empresas de las que más he oído hablar, anecdóticamente para mí y a las que represento, son fabricantes de repuestos para autos en China… Todos están pensando realmente en reajustar su suministro.

Están buscando ahora reducir su dependencia en China y quieren cubrir sus riesgos. Para hacerlo, tienen que ir a otro lugar”,

comentó a Forbes John Scannapieco, abogado comercial y jefe del grupo de trabajo Covid-19 en Baker Donelson en Nashville.

Muchas empresas están considerando dos regiones específicas como alternativas de fabricación a China, el sudeste asiático e India.

El sudeste asiático ya forma parte de las cadenas de suministro vinculadas a China. Por lo tanto, trasladar algunos de los procesos al sudeste asiático no supondrá un problema.

El problema es que la región no tiene la escala o la conectividad para reemplazar completamente a China. Es por esta razón que India se convierte en un componente crítico.

India tiene una población de más de mil millones de habitantes, como China. Pero lo que le da una ventaja sobre China, es la enorme población joven de habla inglesa y un sistema de valores abierto y democrático.

India tiene una población de más de mil millones con un sistema de valores abierto y democrático. (Imagen: captura de pantalla / YouTube )

El inconveniente es que la infraestructura de India es débil. El actual gobierno planea resolver este problema en la próxima década con una red masiva de puertos de embarque, carreteras de carril ancho y así sucesivamente.

Además de Estados Unidos, Japón también ha expresado un gran interés en trasladar algunas de sus industrias de China a India.

Si los Estados Unidos, Japón, India y el sudeste asiático pueden trabajar juntos para establecer una red comercial interconectada en los próximos años, la dependencia de China regida por los comunistas puede minimizarse fácilmente.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.