La Gran Vía del aprendizaje en la antigua China - Vision-Times-en-Español
Culturarte

La Gran Vía del aprendizaje en la antigua China

Spread the love

Compilado por Christina

“Al establecer un país o educar a la gente, la enseñanza es lo primero”

En el 2011, un profesor chino en un foro de Davos, Suiza, habló sobre la razón del porque el sistema educativo de china no ha tenido éxito en las últimas décadas. Señaló que el gobierno chino no da mucha importancia a la creatividad o al carácter moral del estudiante. Comentó: “…desde la escuela primaria nos han enseñado a todos a decir mentiras. Hemos ido gradualmente por ese camino paso a paso”.

El profesor menciona un punto valido. Aunque se pueden encontrar instituciones educativas superiores y estudiantes en todas partes en China, ha emergido muy poco talento genuino. Por el contrario, el engaño académico está ampliamente extendido. Por tanto, aunque los estudiantes puedan tener altos grados, hay poca sustancia académica detrás de esos graduados. ¿Cuál es la razón detrás de todo esto? La respuesta será evidente cuando comparemos el sistema educativo de la antigua China con el de la China de hoy.

aviso

Un antiguo erudito dijo una vez: “Al establecer un país o educar a la gente, el enseñar viene primero”.

La cultura china se basaba en la vida virtuosa. Por tanto, todo el mundo incluido el emperador consideraba la auto-cultivación como la base para vivir una vida fructífera. Enseñar implicaba educar a la gente. La parte más importante de enseñar era el cultivar nobles virtudes. Como está escrito en las Analectas de Confucio: “Adquirir conocimientos no es la raíz de la enseñanza. Lo que viene primero es cultivar la virtud, como la piedad filial, el amor fraternal, la compasión, el respeto y la sinceridad. Si el tiempo lo permite, uno puede adquirir algo de conocimiento después”.

El Gran Aprendizaje, el cual era originalmente un capítulo en el Clásico de los Ritos, se decía que había sido escrito por los estudiantes de Confucio. El Gran Aprendizaje, La Doctrina del Medio (que también fue incluido en el Clásico de los Ritos), Analectas y Mencio forman los “Cuatro Libros” llamados así posteriormente por los académicos.

En la antigua China, los niños comenzaban a ir a la escuela cuando cumplían ocho años. Les enseñaban comportamiento básico y habilidades de la vida, incluyendo cómo saludar a una persona y cómo hacer las tareas domesticas diarias. También se instruían en música, tiro con arco, caligrafía china y matemáticas.

Cuando cumplían 15 años de edad, estudiaban una forma de educación superior, que incluía estudiar los modos de rectificar el corazón, la auto-cultivación, administrar la familia y gobernar el país. Hacían esto para convertirse en individuos bien cultivados de carácter noble. Enfatizaban la auto-cultivación en todo lo que hacían, incluyendo las relaciones personales, asuntos entre países y gobernar el país.

La primera frase en El Gran Aprendizaje dice que la meta de aprender es “Cultivar la gran virtud otorgada por el Cielo y alcanzar el reino de la compasión más grande”. La compasión puede ser muy útil al dirigir a la gente. Para dirigir a las personas con éxito, uno debería estar cercano a ellas y quererlas. Un emperador debería ser compasivo; un funcionario debería ser respetuoso con el emperador; un hijo debería ser filial hacia sus padres; un padre debería ser afectuoso; y los amigos deberían ser sinceros los unos con los otros. En aquel entonces, todo el mundo intentaba alcanzar el reino de la Gran Compasión.

También está escrito en El Gran Aprendizaje que: “Abogar por la virtud viene después de gobernar al país; gobernar el país viene después de administrar la familia; y administrar la familia viene después de la auto-cultivación”.

La auto-cultivación se enfoca en la cultivación de la virtud y de los valores éticos. La gente de la antigüedad estudiaba los principios de la materia para obtener conocimiento y buscar el Dao (la Vía). Cultivaban sus mentes, purificaban sus corazones y se cultivaban sinceramente. Una persona con gran virtud, comportamiento recto y conocimiento tendrá automáticamente la habilidad para administrar su familia, gobernar el país y prevalecer sobre el mundo mediante métodos pacíficos.

La meta de enseñar es criar a un niño para que se convierta en un adulto independiente, digno y de gran virtud – mediante la verdadera auto-cultivación. Que una persona sea buena o no, no tiene nada que ver con su edad, conocimiento, fuerza, riqueza o nobleza. Sino con su carácter. El punto fuerte de El Gran Aprendizaje reside en que aboga por la virtud, esto es, requerir a la gente que elimine la negatividad de sus mentes y eleve constantemente su estándar moral. De este modo, un gran hombre se yergue entre el cielo y la tierra de un modo digno. Es compasivo, sabio y valiente. Cuanta responsabilidad puede cargar una persona todo depende de cuan amplio es su corazón, cuan grande es su virtud, y cuan refinados están sus talentos.

Una familia, un país, o el mundo, aunque son diferentes en tamaño, siguen el mismo principio. De este modo, la prosperidad o la decadencia, y la administración exitosa o fallida de la familia, el país, o el mundo están relacionados estrechamente con la cultivación de los individuos. Este principio se puede extender y aplicar al gobernar un país y al presidir el mundo con paz.  Una persona afectuosa, mientras gobierna a la gente, debe ser compasiva. Por lo tanto, una persona bien cultivada y noble puede administrar bien a su familia y también puede gobernar bien al país. Él definitivamente reclutará a gente talentosa de gran virtud y presidirá el mundo con paz. Si todo el mundo da importancia a la auto-cultivación, carga su propia responsabilidad y lo hace bien por su cuenta, así el mundo será pacífico.

Por el contrario, si nadie se cultiva a sí mismo, sino que siempre están pensando en cómo controlar a otros, no serán capaces de mejorar. Como consecuencia, los funcionarios en altas posiciones tendrán muy poca virtud o talento y recurrirán habitualmente a la supresión y a la tortura para controlar a la gente.

En la antigua China, mucha gente daba gran importancia a la virtud. Abarcando al mundo entero, se preocupaban por su país y por la gente y buscaban  la Gran Vía durante su vida entera.

En la China de hoy los estudiantes son forzados a aprender la cultura del Partido Comunista Chino (PCCh) y  su falsa historia. Cuando las mentiras están por todas partes, ¿cómo se puede difundir la verdad? Si el libre pensamiento no existe, entonces ¿cómo se puede alguien abogar por la creatividad?

La compañía establecida en Nueva York Shen Yun Performing Arts, con su pureza, bondad y belleza, ha revivido la esencia de la civilización china, que el PCCh destruyó cuando se apoderó de China. Las actuaciones de Shen Yun en la sociedad occidental han despertado un interés renovado a nivel mundial en la cultura tradicional china y revivido estos valores.

Fuente: www.minghui.org

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.