La importancia de cómo disciplinar a tus hijos - Vision-Times-en-Español
Historias de Vida, Vida

La importancia de cómo disciplinar a tus hijos

Spread the love

Como padre, sabes que disciplinar a tus hijos, es una parte importante y necesaria para criarlos. Pero es tan importante prestar atención a “cómo los disciplinas”, como poner atención a “por qué los disciplinas”.

Es ciertamente perjudicial para su desarrollo, si un niño es perezoso e irresponsable, pero el factor más crítico en la crianza de los hijos, en realidad, es la actitud que asumen los propios padres.

Si dejan que sus hijos se pasen todo el tiempo jugando vídeo juegos, los conducirá a malos resultados, de la misma manera que la falta de sabiduría y auto control al interactuar con ellos.

Si no eres consciente de ello, es posible que te encuentres disciplinando a tus hijos de maneras no adecuadas.

aviso

Si eres reaccionario y emocional, en lugar de racional y razonable, más tarde puedes arrepentirte de tus palabras y acciones y de las consecuencias negativas que pueden resultar de las mismas.

Formas nocivas de disciplinar

Echemos un vistazo a algunos métodos de disciplina que pueden ser perjudiciales para el desarrollo de un niño.

Castigo corporal

El castigo corporal es un método común utilizado por los padres para disciplinar a sus hijos.

En lugar de que los padres se ajusten al estado de ánimo de sus hijos y traten de ayudarlos a entender y trabajar con lo que está pasando, usan el castigo físico para hacer que su hijo tenga miedo y obligue al niño a obedecer sus demandas.

 

El castigo físico hace que un niño tenga miedo. (Imagen: Captura de pantalla / YouTube)  

Esto no debe parecerse a un estado autoritario, como aquel que gobierna a su pueblo, exigiendo cosas de ellos e inculcando miedo con el uso de la fuerza y del castigo físico.

Abuso verbal

El abuso verbal también se utiliza para hacer que los niños tengan miedo y, a veces, puede ser aún más dañino psicológicamente para ellos.

Disciplinar a los niños de esta  manera es difícil y poco efectivo, usar este enfoque, hace imposible el enseñar a los niños a reconocer sus propios errores, y mucho menos, aprender de ellos.

Cuando se comportan debidamente, sólo por miedo, sin una comprensión racional de las cosas y sin el deseo de mejorar, el mal comportamiento, seguramente volverá a ocurrir.

Ser frío y distante

Cuando los padres tienen una actitud de desprecio hacia los errores de sus hijos, se vuelven distantes o fríos, o cuando esperan que sus hijos se den cuenta por sí mismos de los errores cometidos, obstaculizan su crecimiento.

A menudo, los niños ni siquiera saben qué errores han cometido.

Como resultado, es posible que no puedan entender por qué sus padres están enojados, molestos o distantes, y no adquirirán conocimientos y habilidades necesarios para mejorar.

Consecuencias negativas

Entonces, ¿cuáles son algunos de los efectos nocivos que pueden resultar del uso de estos métodos para disciplinar a tus hijos?

Pérdida de confianza

Dado que estos métodos se utilizan para hacer que los niños tengan miedo, con el tiempo, pueden perder completamente la confianza en sí mismos y volverse susceptibles a desarrollar relaciones interpersonales negativas o poco saludables.

Trauma psicológico

Cuando los padres utilizan métodos incorrectos para disciplinar a sus hijos, los niños sufren un daño tanto en lo espiritual como psicológicamente.

Junto a la pesada sombra de los padres, el estado del niño puede desmejorar, hasta el punto de que, eventualmente, desarrollen depresión u otros problemas psicológicos.

El estado de un niño puede ir en detrimento, hasta el punto de que, eventualmente, desarrolle depresión u otras dificultades psicológicas. (Imagen: vía pixabay / CC0 1.0)

 

Comportamiento rebelde

Cuando se enfrentan al castigo corporal y al abuso verbal de sus padres, se puede desarrollar un comportamiento rebelde.

Si bien es posible que los niños no sean capaces de resistirse a este trato de pequeños o jóvenes, pero cuando crezcan y ya no puedan tolerar el abuso, los padres se enfrentarán a una resistencia y rebelión más feroz y violenta y, como resultado, la relación padre-hijo, se deteriorará.

Disciplina efectiva

Entonces, ¿cuáles son algunos métodos eficaces de disciplina que un padre puede emplear?

Pausa y reflexión

Antes de reaccionar o decidir sobre un castigo, debes hacer una pausa antes de hablar. Esta es una buena regla para los padres, así como una valiosa lección para emular y enseñar a sus hijos.

Esto te da la oportunidad de calmar sus emociones y reflexionar sobre lo que ha sucedido, antes de responder.

De todos modos, algunas situaciones dan más tiempo para la reflexión que otras, pero incluso en situaciones que requieren una respuesta más inmediata, es importante responder desde un lugar de bondad, paciencia y compasión.

Si guardas estas cosas en tu corazón, en todo momento, puedes responder desde un lugar de sabiduría y razón, incluso en ese instante.

Admite tus errores

Cuando eres consciente de que tu manera de disciplinar a tu hijo le ha causado daño, debes encontrar tiempo para comunicarte con tu hijo acerca de tus errores.

Al admitir lo que has hecho mal y disculparte por ello, ayuda a abrir la puerta de la comunicación y mejorará tu relación con ellos.

Cuando admites tus errores, demuestras la importancia de ser responsable de tus palabras y acciones.

También enseñas la importancia del perdón y de la compasión y ayuda a tus hijos a aprender la diferencia entre el bien y el mal.

Interactúa con tus hijos

Una vez que un niño ha sufrido como resultado de malas decisiones disciplinarias, tomará tiempo reparar la relación padre-hijo.

Como una forma de reparar la relación, puedes tomar la iniciativa de interactuar de manera positiva con tus hijos.

Pasar tiempo con tu hijo a través de algo tan simple como una noche de juegos familiares, hacer preguntas durante la cena acerca del día que tuvo y discutir sobre cómo ha manejado las situaciones que ha enfrentado, o incluso, hacer un viaje a algún lugar con él, puede ayudar a abrir el corazón del padre y del niño, el uno al otro.

Pasar tiempo juntos a través de algo tan simple como una noche de juego familiar puede ayudar a abrir el corazón del padre y el niño, el uno al otro. (Imagen: Marco Verch vía flickr CC BY 2.0 )

 

Una vez le pregunté a alguien que respetaba, cuál era el mejor consejo que me podía dar como padre. Respondió:

“Trabaja en mejorarte a ti mismo”.

No era una respuesta que esperaba, pero inmediatamente reconocí la sabiduría en lo que había dicho.

Tus hijos son un reflejo de quién eres y actúan como un espejo de tus propios estados.

Si puedes reconocer esto y esforzarte por hacerlo mejor tu mismo, encontrarás como resultado que la relación con tus hijos, mejora naturalmente.

Así como tus hijos son educados y crecen, en su conocimiento y sabiduría, también tú puedes crecer y mejorar como padre.

Y cuando los niños y los padres crecen al mismo tiempo, se traduce no sólo en hacerlos mejores, sino en mejorarse mutuamente.

Traducido por Joseph Wu y reescrito por T. Denning

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.