La importancia de mantener una promesa - Vision-Times-en-Español
China Antigua, Inspiración

La importancia de mantener una promesa

Spread the love

Por Liu Xiao

Dos historias de honestidad de dos jóvenes

Montañas nevadas de Nepal

Hace mucho tiempo en Nepal al sur de los Himalayas, muy pocos extranjeros visitaban esos rumbos sin embargo, luego un gran número de japoneses vinieron de visita a estos lugares, ellos dicen que su arribo es por mantener una promesa de un joven de Nepal.

Hace más de una década, un día, muchos fotógrafos japoneses visitaron las zonas montañosas de Nepal para tomar fotografías para sus proyectos.

aviso

Un día, llegaron a una villa cuya ubicación se encuentra a una altitud de 1,500 metros. La villa no tenía agua, ni electricidad ni caminos para transitar con algún vehículo.

Después de trabajar duro, ellos requerían beber algo de agua ya que tenían que recorrer un camino peligroso por la montaña, no podían llevar consigo ninguna bebida debido a que tenían que ir ligeros.

En aquel entonces, había un joven quinceañero llamado Qi Duoli de ese lugar, quién fungía como traductor, Qi le dijo a los fotógrafos que podía ir al poblado de abajo al pie de la montaña a comprar cerveza alemana para ellos.

Los fotógrafos al principio se molestaron pero después de todo eso estaba muy lejos. El chico insistió y dijo que podía ir rápido antes de que anocheciera.

Así Qi regreso antes de anochecer con cinco cervezas en su pequeña bolsa. Al día siguiente, Qi fue a comprar de nuevo de manera voluntaria más cerveza para los fotógrafos, posteriormente ellos le dieron más dinero y otra bolsa más grande sin embargo, Qi no regresó esa noche.

A la mañana siguiente estando en la villa los fotógrafos preguntaron por él y los lugareños les dijeron que probablemente Qi huyó con su dinero porque la casa de Qi estaba en la otra villa y que él sólo estudiaba ahí. Los fotógrafos tenían algo de pena porque sentían que habían contaminado la nobleza del niño con su dinero.

En medio de la noche, escucharon tocar a la puerta, cuando estos abrieron vieron a Qi con lodo en sus rasgadas ropas y con moretones. Qi explicó que sólo había podido comprar cuatro cervezas en la primera villa y por eso tuvo que subir por otra montaña  para ir a otra villa y comprar otras seis bebidas.

Desafortunadamente, él cayó  y rompió tres envases de cerveza. Qi entonces les entregó las bebidas con su cambio y las piezas de vidrio roto. Los fotógrafos japoneses se conmovieron cubrieron sus rostros y lloraron; quizás estaban apenados por sus dudas respecto a la honestidad de Qi.

La historia se expandió gradualmente en todo Japón, todos aquellos que escuchaban la historia se conmovían y querían conocer a ese simple jovencito quién mantuvo su promesa y aquella montaña por la cual tuvo que subir. Después de ese suceso, en aquel lugar llegan más y más turistas japoneses para revivir esos momentos.

Otra Historia

Un hombre joven llamado Wang Zhengyang de Sichuan contó una historia similar.  Wang Zhengyang recientemente se graduó de la escuela Chengdu de lenguas extranjeras.

Durante las celebraciones del Año Nuevo chino solicitó ser admitido al Colegio Swarthmore de los Estados Unidos, posteriormente recibió la noticia de su aceptación con una beca por $44,670 dólares, de igual manera envió otras solicitudes de entre las cuales destaca la Universidad de Harvard.

Sin embargo en marzo de ese año, Wang Zhengyang recibió la carta de aceptación de Harvard con una beca de $59,350 dólares, al final él decidió no ir a Harvard ya que había pagado un depósito al Colegio Swarthmore.

El profesor de Wang, Sun Jiling no se sorprendió y le dijo: “No es fácil hacer una promesa, pero una vez hecha debe ser cumplida”.

Wang Zhengyang

Desde la antigüedad en china, se escuchaba decir:

“La promesa de un caballero es más solemne que la montaña Tai”, “una vez que una palabra es dada, ni aún con cuatro caballos se puede atraparla y traer de regreso” y “ una promesa vale tanto como mil lingotes de oro”.

La gente de la antigüedad prestaba mucha atención cuando se mantenía una promesa.

Qi Duoli y Wang Zhengyang son dos jóvenes de diferentes países, pero su compromiso por mantener sus promesas demuestran el valor de esta cualidad.

aviso
Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.