La leyenda del puente Ba Xian - Vision-Times-en-Español
China Antigua, Inspiración

La leyenda del puente Ba Xian

Spread the love

Por Yingma y Brad

Un cuento de hadas

  Esta historia sucedió en Xiangtan, provincia de Hunan, China. Xiangtan no era tan bullicioso como lo es ahora. Solía estar lleno de montañas, tales como Fengzhu Ridge y Lake Ridge a las orillas de Yuhu. En la orilla oeste del Yuhu, había una montaña llamada “longevidad” a continuación contaremos su historia.

Había una vez un hombre mayor de apellido “Zheng” quién vivió una larga vida. Su pelo y barba estaban completamente blancos, sin embargo era sano y vigoroso y más eficiente en el trabajo que los jóvenes.

aviso

Nadie sabía cuántos años tenía. Alguien dijo que tenía ciento cuarenta años de edad, mientras que otros dijeron que era mucho mayor.

Vivía solo en la montaña, en una choza hecha de paja. Se ganaba la vida cortando madera, cazando y sembrando, era bueno en todo ello. Los cultivos que plantaba crecían muy bien y fuertes, las verduras que plantaba crecían grandes y frescas. Cuando cazaba, nunca se perdió. Tenía suficiente para comer y vestir. Al ser muy austero les daba el resto a los pobres. Cada vez que alguien acudía a él en busca de ayuda, sin importar si eran sus vecinos, amigos, extraños o  mendigos que no conocía, él daba lo mejor de sí. A veces, por ayudar a los demás se quedaba sin comer entonces, comía hojas o frutos que recolectaba.

Una noche, mientras tejía unas sandalias de paja a la luz de la luna, sintió una brisa repentina. Luego vio a ocho personas y uno de ellos era una mujer. Un anciano que sostenía una flauta, con la barba y el pelo blancos como la nieve, le preguntó al Sr. Zheng: “Estamos de pasada y nos gustaría tomar un descanso aquí. ¿Está bien?

El Sr. Zheng respondió alegremente: “Claro que sí, siempre y cuando no les importe que mi cabaña sea muy pequeña, temo que no vayan a caber todos dentro“.

El anciano respondió: “Eso no importa, podemos apretujarnos“.

Curiosamente, la pequeña choza en la que apenas cabían tres personas, se convirtió en lo suficientemente amplia como para albergar a ocho personas. El Sr. Zheng estaba muy sorprendido. Un hombre con un rostro manchado de negro y barba, vestido con harapos y una calabaza de vino en la espalda,  preguntó: “Todos estamos hambrientos. ¿Tiene aquí algo para que comamos?

El Sr. Zheng respondió rápidamente: “Por supuesto, por supuesto. Ustedes deben haber recorrido  un largo camino para estar aquí y ahora tienen hambre. Por suerte hoy cacé  un conejo“.

Fue a buscar un recipiente de vino en un rincón junto con un humeante plato de deliciosa carne de conejo y los puso sobre la mesa de bambú. Una de las ocho personas, que parecía un erudito, dijo: “Esta noche la luz de la luna está muy brillante. ¿Podemos ir hacia el lago y comer nuestra cena allí?

Otro, con barba en sus mejillas, estuvo de acuerdo. El resto de ellos también pensaron que era una buena idea.

Entonces, se trasladaron a la orilla del lago Yuhu con el recipiente de vino, la olla y la mesa.

Cada uno de ellos encontró una piedra para sentarse. El Sr. Zheng los cuidó hasta que la luna se movió hacia el oeste. Hirvió el agua para el té y recogió frutos para el vino. Cuando la luna estaba lista para ocultarse y las estrellas fueron apagándose, los ocho invitados parecían borrachos. Uno de ellos con el vientre expuesto, dijo: “Estimado señor, ¿cómo podemos pagar por todo lo que has hecho por nosotros esta noche? Pídenos lo que quieras y cumpliremos tu deseo”.

El Sr. Zheng sacudió la cabeza: “No, no quiero nada“.

El hombre con barba en sus mejillas le preguntó: “Tu cabaña es tan pequeña, ¿quieres una casa nueva?

El Sr. Zheng respondió con una sonrisa: “La tierra puede ser mi casa, sin mencionar que todavía tengo la cabaña en la que me refugio. Es suficiente para mí“.

Un taoísta con las largas cejas marrones y ojos grandes, tenía una espada colgada en la espalda y dijo: “Estimado señor, usted puede entonces elegir entre tener buena fortuna, poder, longevidad y la felicidad en el mundo humano“.

El Sr. Zheng respondió: “La buena fortuna, el poder, la tierra y la felicidad no son más que la cuerda que ataron mis manos y pies a este mundo humano. Bueno, en cuanto a la longevidad, nadie puede escapar de la humanidad. Por lo tanto, prefiero dejar que la naturaleza siga su propio curso“.

Después de esto, la bella dama comentó: “Si usted no necesita nada de fortuna, poder, longevidad y felicidad, ya debe haber visto a través de las ilusiones del mundo humano, como solo un extraordinario inmortal puede hacerlo“.

Hay un dicho, que uno sería como un dios, si puede vivir sin problemas ni preocupaciones. Yo no sé de ningún tipo de preocupaciones, así que debo haber estado durante mucho tiempo fuera del mundo humano, como un dios“, dijo el Sr. Zheng.

Después de las reiteradas peticiones de los ocho invitados, el Sr. Zheng pensó un rato y finalmente dijo: “Si de verdad quieren concederme un deseo-Yuhu es un lago de 16 km de radio, lo que le toma medio día a las personas que viven aquí el pasar de este lado al otro. Esto es muy incómodo para nosotros. Sería muy bueno si usted nos pueden ayudar a construir un puente aquí“.

El hombre con un rostro manchado de negro y la barba rápidamente respondió: “Oh, ¡eso será fácil! Le prometemos que se hará“.

Los ocho enfilaron hacia la izquierda pero el Sr. Zheng no los siguió ya que tenía que ir a casa a hervir el agua para el té. Cuando el té estaba listo y se disponía a llevarlo a sus invitados, vio de repente un gran puente colgante sobre el Yuhu y a las ocho personas caminando por el puente hacia el río Ting.

El Sr. Zheng se acercó a ellos, pero de repente aparecieron ocho nubes. Luego las ocho personas saludaron con la mano, se subieron en las nubes y se alejaron flotando.

El Sr. Zheng camino sobre el puente y lo miró cuidadosamente. Se encontró que estaba hecho de ocho grandes trozos de granito, era muy plano y liso, amplio y ancho. Estaba lleno de alegría, por lo que se paseo por el puente hasta el amanecer.

Cuando las personas que vivían en la zona vieron el puente, se alegraron mucho. Según lo que les dijo el Sr. Zheng ellos creyeron que los invitados habían sido los famosos ocho inmortales. Por lo tanto, el puente fue llamado, “Puente Ba Xian“.

Además, la calle a un costado del puente por donde los Ocho Inmortales se alejaron fue llamada “la calle del sur“. Muchos años más tarde, cuando los ocho trozos de granito desaparecieron, el puente fue reconstruido, con también ocho trozos de granito.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.