La naturaleza humana es buena - Vision-Times-en-Español
Inspiración, Medicina Ancestral

La naturaleza humana es buena

Spread the love

Un asesino muy buscado, había estado huyendo durante todo un año y llegó a un pueblo vestido con harapos. Hambriento y sediento, el fugitivo fue atraído por las naranjas en un puesto de frutas; se quedó allí durante mucho tiempo y no supo qué hacer. 

No tenía nada y había gastado todo su dinero.

¿Debería mendigar o robar? 

Él no sabía qué hacer. Lentamente alcanzó el afilado cuchillo escondido en su degarrada ropa.

aviso

En ese momento, una gran naranja apareció de repente frente a él. El fugitivo se sorprendió y relajó la mano que sostenía el cuchillo.

Resultó que el dueño del puesto lo había estado observando durante mucho tiempo, adivinando que quería una naranja, pero no tenía dinero. El dueño tomó una y se la entregó:

– “Tómala, es gratis”, dijo.

El fugitivo vaciló, tomó la naranja, se la comió y luego se fue sin decir una palabra.

Tres días después, el fugitivo regresó al puesto de frutas. Esta vez, sin esperar a que él hablara, el dueño del puesto recogió unas naranjas y se las dio. Al igual que antes, el fugitivo se comió las naranjas y se fue a toda prisa.

Por la noche, cuando el dueño del puesto estaba listo para irse a casa, descubrió que alguien había dejado un periódico. 

Leyó el periódico y se quedó atónito. Se publicó una recompensa de 30.000 yuanes para un hombre buscado que se parecía al que le dio las naranjas.

Esta vez, sin esperar a que hablara, el dueño del puesto cogió unas cuantas naranjas y se las dio. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

La razón finalmente superó la lástima y el dueño del puesto llamó a la comisaría. La policía instaló un cordón alrededor del puesto durante varios días.

Tres días después, el fugitivo volvió a aparecer. Sin embargo, pareció notar algo, observando con nerviosismo cada movimiento del dueño del puesto, y no entró en el círculo policial.

El propietario del puesto de fruta y la policía estaban nerviosos como si tuvieran el corazón en la garganta, porque la calle estaba llena de gente.

Una vez que el fugitivo advirtiera la presencia de la policía, podría desaparecer rápidamente entre la multitud. Podía llevar un cuchillo, tomar rehenes en cualquier momento, y las consecuencias serían impensables.

Finalmente, el fugitivo que había estado parado durante mucho tiempo hizo un movimiento. Pero, sorprendentemente, sacó lentamente el cuchillo afilado que llevaba, lo arrojó al suelo y luego levantó las manos.

La policía se abalanzó sobre el hombre y lo sometió sin mucho esfuerzo. El fugitivo esposado dijo de repente:

– “Por favor, espere, déjeme hablar con el dueño del puesto de frutas”.

Bajo la mirada de la escolta de la policía, el fugitivo se acercó al sorprendido dueño del puesto y le susurró unas palabras:

– “Yo  dejé el periódico aquí”, y luego, esbozó una sonrisa de satisfacción antes de subir al vehículo policial.

El dueño del puesto se apresuró a leer de nuevo el periódico y descubrió que en el reverso también había unas cuantas líneas de letras pequeñas escritas:

– “Estoy cansado de huir y esconderme, gracias por la naranja. Cuando dudé en elegir cómo acabar con mi vida, fue tu amabilidad la que me conmovió. La recompensa de 30.000 yuanes será mi pago para ti”.

La policía se abalanzó sobre el hombre y lo sometió sin mucho esfuerzo. (Imagen: pixabay / CC0 1.0 )

Todo el mundo tiene buenos pensamientos, sólo que, en el caso de algunas personas, éstos se encuentran en lo más profundo de su corazón y están cubiertos de polvo.

Detener la formación de malos pensamientos puede ser muy complejo, pero elevar la compasión de una persona suele ser muy sencillo.

Basta con ayudar cuando una persona la necesita: puede ser una naranja, un sorbo de agua o una mirada compasiva.

Cuando la compasión de una persona llena su corazón, definitivamente será una buena persona. La pregunta es:

¿Cómo inspiramos buenos pensamientos en las personas?

 

aviso
Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.