La naturaleza predestinada del egoísmo, la terquedad y la irresponsabilidad - Vision-Times-en-Español
China Antigua, Vida

La naturaleza predestinada del egoísmo, la terquedad y la irresponsabilidad

Spread the love

 

En el período Primavera y Otoño, Gou Jian, rey de Yue, tenía un sirviente muy diligente llamado Fan Li, que era de Chu.

Desgraciadamente, durante una batalla en Guijishan, el Rey de Yue fue derrotado y capturado por Fu Chai, el Rey de Wu.

Tanto Gou Jian, como su sirviente Fan Li fueron llevados a Wu, donde el Rey de Wu envió a Gou Jian a vivir en una casa de piedra destartalada y le ordenó que criara caballos para los establos reales.

Gou Jian fingió ser leal a Fu Chai pero secretamente planificó su venganza.

aviso

Unos años más tarde, Gou Jian fue liberado y regresó a su propio estado.

Para recordarse a sí mismo de no olvidar su humillación, Gou Jian revivió sus experiencias durmiendo sobre leña y comiendo una vesícula biliar antes de irse a la cama cada noche, para mantener vivo su odio.

Veinte años después, Gou Jian derrocó el estado de Wu y se convirtió en el señor. Su ex sirviente, Fan Li, fue nombrado general superior.

Fan Li se dio cuenta de que sólo se podía confiar en Gou Jian en épocas de conflictos y que no podía compartir su éxito con otros.

Fan Li decidió no servir bajo el mando de Gou Jian y se llevó a sus familiares y sirvientes a Qi. Cambió su nombre públicamente a Chiyizipi.

Fan Li y sus hijos se dedicaron a la agricultura y a los negocios, y tuvieron tanto éxito que ganaron una fortuna.

Both Gou Jian and his servant Fan Li were taken to Wu where the King of Wu sent Gou Jian to live in a shabby stone house and ordered him to raise horses for the royal stables. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Tanto Gou Jian, como su sirviente Fan Li fueron llevados a Wu, donde el Rey de Wu envió a Gou Jian a vivir en una casa de piedra destartalada y le ordenó que criara caballos para los establos reales. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

 

El Rey de Qi se enteró del talento de Fan Li y envió un mensajero para invitarlo a ser primer ministro.

Fan Li respondió “Dirijo a mi familia para crear fortuna, fui primer ministro, por eso pienso que he alcanzado la cima en mi vida. Si prometiera ser primer ministro, una acción tan honorable, probablemente me traería mala suerte“.

Así que se negó.

Después de compartir sus pertenencias con sus parientes y amigos, dejó Qi tranquilamente y se estableció en Tao.

Fan Li y sus hijos cooperaron para comenzar un nuevo negocio y nuevamente hicieron mucho dinero. La gente lo llamaba Tao Zhugong (desde entonces fue llamado como Zhugong).

Fan Li tuvo tres hijos. Su segundo hijo cometió un asesinato y fue encarcelado en Chu.

Inicialmente, Fan Li quería enviar a su hijo menor con 2.000 taeles de oro (un tael equivale aproximadamente a 1,2 onzas troy) para lidiar con los problemas de su segundo hijo.

Cuando llegó el momento de ir, el hijo mayor pidió a Fan Li que lo dejará ir en vez del hijo menor.

El hijo señaló “Soy el hijo mayor de la familia, si mi padre no me envía a salvar a mi hermano del medio y mi hermano menor va, todos pensarán que soy incompetente. Si es así, preferiría morir“.

Fan Li no tuvo más remedio que estar de acuerdo con él.

Fan Li escribió una carta al Sr. Zhuang, su mejor amigo en Chu, pidiéndole ayuda y le indicó a su hijo mayor “Cuando llegues, dale al Sr. Zhuang los 2.000 taels de oro y deja que desde allí él lo arregle todo por su cuenta. Recuerda, nunca interfieras con él“.

Después de que el hijo mayor se fue a Chu, robó en secreto parte del oro para su propio uso. Una vez que llegó a Chu, hizo lo que su padre le pidió y le dio al Sr. Zhuang la carta y el oro restante.

After the eldest son left for Chu, he secretly stole some of the gold for his own use. (Image via pixabay / CC0 1.0)
Después de que el hijo mayor se fue a Chu, robó en secreto parte del oro para su propio uso. (Imagen: via pixabay / CC0 1.0)

 

El Sr. Zhuang le dijo al hijo mayor que se fuera inmediatamente y que nunca pregunte si su hermano fue liberado. El hijo mayor se quedó y sobornó a los oficiales en silencio.

El Sr. Zhuang, que era honesto y recto, tenía una reputación sustancial en Chu y era respetado por todos. Fan Li había enviado el oro, que el Sr. Zhuang no tenía intención de aceptar.

Sólo quería devolvérselo a Fan Li después de que el asunto se resolviera y pidió a su esposa que lo cuidara.

El Sr. Zhuang fue al palacio real y le dijo al Rey de Chu que un desastre descendería del cielo sobre Chu y que sólo podría ser aliviado por la buena voluntad del Rey hacia el segundo hijo.

El Rey de Chu le prometió que se ocuparía de ello. La aristocracia de Chu recibió la noticia y se lo comentaron al hijo mayor.

El hijo mayor pensó que su hermano sería liberado debido a la amnistía y por lo tanto ya no necesitaba la ayuda del Sr. Zhuang.

Fue a la casa del Sr. Zhuang, fingiendo que se despedía pero con la intención de recuperar el oro. Cuando el hijo mayor se fue, el Sr. Zhuang se enfureció porque vio que era deshonesto.

Así que fue a decirle al rey de Chu que Fan Li había gastado mucho dinero para sobornar a los oficiales y que la amnistía que había pedido era en realidad para el segundo hijo de Fan Li.

El Rey de Chu se enfureció y ordenó la ejecución del segundo hijo.

El hijo mayor no tuvo otra opción que regresar a casa con el cadáver de su hermano menor y el oro. Su madre y sus vecinos estaban muy tristes.

Fan Li dijo muy seriamente “De hecho, lo que ha sucedido es lo que yo esperaba. El hijo mayor ama a sus hermanos, pero tiene un apego muy fuerte al dinero”.

Cuando el hijo mayor estaba creciendo, comprendió que el sustento de la familia no era fácil, lo que le llevó a atesorar demasiado el dinero.

Cuando nació el tercer hijo, la situación financiera de la familia había mejorado. Así que sólo sabía conducir buenos carruajes, montar buenos caballos, viajar y gastar dinero generosamente.

Con su carácter abierto, inicialmente quise que se ocupara de los problemas de su segundo hermano. Al final, el hijo mayor falló en resolver el asunto y mi segundo hijo fue ejecutado.

Ese es el razonamiento detrás de lo que ocurrió y no hay nada por lo que estar triste. Creo que todo está predestinado“.

Traducido por Joseph Wu y editado por Helen

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.