La pandemia sacude la asociación entre Wall Street y el PCCh - Vision-Times-en-Español
Actualidad, China, Conexión Entrepreneur

La pandemia sacude la asociación entre Wall Street y el PCCh

Spread the love

La creciente desconfianza en el manejo del gobierno chino del brote del virus PCCh debería llevar a Wall Street a replantearse sus tratos con China, comenta Kyle Bass, gerente de fondos de cobertura.

Bass comentó recientemente que:

“Los estadounidenses corrientes están empezando a entender que el gobierno chino no es digno de confianza, que no son nuestros amigos y que uno podría considerarlos como nuestro enemigo mortal y que pronto la relación de Wall Street va a tener que cambiar. Creo que está sucediendo ahora”.

¿Es esto un desacoplamiento financiero?

A medida que la pandemia sigue causando estragos en la población y las economías de todo el mundo, esto, sumado a la interrupción de las cadenas de suministro mundiales, ha obligado a las empresas a buscar formas de reducir su dependencia de China como base de fabricación.

Así que el proceso de “desvinculación” del régimen comunista de China se está acelerando. Pero queda por ver si las instituciones financieras estadounidenses comenzarán a desvincularse del régimen.

aviso

Wall Street ha mantenido una estrecha relación de cooperación con China, lo que ha contribuido al desarrollo económico del país.

El reciente movimiento de Beijing para abrir su sector financiero significa que es improbable que Wall Street se retire de China en el futuro cercano.

En marzo, Morgan Stanley y Goldman Sachs se convirtieron en los últimos bancos extranjeros en recibir las aprobaciones regulatorias chinas para tomar participaciones mayoritarias en sus empresas conjuntas de valores chinos.

A medida que la pandemia continúa causando estragos en las personas y las economías de todo el mundo, ha obligado a las empresas a buscar formas de reducir su dependencia de China como base manufacturera. (Imagen: vía pixabay / CC0 1.0 )

Codiciando el mercado chino

Aunque el régimen comunista chino no ha cumplido su promesa de abrir su sector bancario desde que se unió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001, los bancos extranjeros, “han trabajado duro para hacerse con una parte del mercado chino“, señaló Frank Xie, profesor asociado de la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad Aiken de Carolina del Sur.

Algunas empresas occidentales han contratado a familiares de funcionarios chinos en un esfuerzo por ganar negocios en China.

En 2016, JPMorgan Chase acordó pagar US$264 millones en multas después de contratar a familiares y amigos de funcionarios chinos de alto nivel, para acceder a acuerdos bancarios, una práctica que violaba las leyes de soborno de los Estados Unidos.

Credit Suisse y Deutsche Bank también pagaron grandes multas a los reguladores estadounidenses por prácticas similares.

Los casos de contabilidad fraudulenta en empresas chinas, siendo el último escándalo de alto perfil el del Café de la Suerte, tampoco han disuadido a las empresas de inversión, explicó Xie.

“Creo que saben que muchas empresas [chinas] son fraudulentas, y muchas empresas no cumplen con las normas financieras, las normas de presentación de informes y las normas de contabilidad”,

agregó.

Cegado por los beneficios

Bass criticó a las empresas y compañías financieras estadounidenses que en la búsqueda del mercado chino ignoran los abusos de los derechos humanos del Partido Comunista Chino.

“Y sin embargo, gente como Blackstone no puede esperar para invertir otro dólar en China”.

Bass continuó:

“¿Sabes por qué? Porque dejaron que el dinero los cegara… a los flagrantes abusos de los derechos humanos de tal vez uno de los regímenes más tiránicos que [ha] existido alguna vez. Es una locura”.

Bass criticó a las empresas y compañías financieras estadounidenses por ignorar los abusos contra los derechos humanos del partido comunista chino en su búsqueda del mercado chino. (Imagen: pixabay / CC0 1.0 )

Acción de EE.UU.

Bass dice que el primer paso para remediar la situación sería hacer que las empresas chinas que cotizan en las bolsas de los Estados Unidos abran sus libros de auditoría a los reguladores estadounidenses.

Cualquier compañía que quiera cotizar en los Estados Unidos – sin importar si es de China o de cualquier otro lugar del mundo – tiene que adherirse a los mismos estándares que las compañías que cotizan en los Estados Unidos o se enfrentan a la eliminación de la lista.

“Vamos a nivelar el campo de juego – eso no es ser punitivo”.

Los fondos públicos de pensiones de los Estados Unidos también han sido objeto de un creciente escrutinio debido a sus inversiones en empresas chinas, incluidas las que apoyan a los militares del régimen, el espionaje y los abusos de los derechos humanos.

En los últimos años, los proveedores de índices bursátiles mundiales como el MSCI y el FTSE han añadido las acciones chinas a sus índices mundiales y de mercados emergentes, lo que ha permitido que miles de millones de dólares de inversión estadounidense fluyan hacia las acciones chinas.

Una de las empresas del índice MSCI es el fabricante chino de equipos de vigilancia Hangzhou Hikvision Digital Technology, que fue incluido en una lista negra del comercio estadounidense el año pasado, porque su tecnología se utilizaba para la represión de los musulmanes uigures en la región occidental de Xinjiang en China.

“Es absolutamente loco que nuestros militares y empleados federales estén contribuyendo indirectamente a las operaciones militares de China – y lo que es peor es que casi todas estas personas son completamente inconscientes de esta situación”,

indicó el Rep. Mike Waltz (R-Fla.) en una declaración del 24 de abril.

Traducido por Joseph Wu y editado por Helen

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.