La sabiduría ancestral para dormir bien (Parte 1) - Vision-Times-en-Español
Salud y Belleza, Vida

La sabiduría ancestral para dormir bien (Parte 1)

Spread the love

Por Bu Jingduan Yang, M.D.*

Hábitos de sueño saludables ayudará a asegurar un cuerpo sano. (The Epoch Times)

 La gente pasa casi un tercio de su vida durmiendo. La buena calidad del sueño juega un papel muy importante para tener una vida sana.

¿Qué sucede durante el sueño? El cuerpo se relaja, se restaura y se reconstruye a si mismo durante el sueño. Después de tener una buena noche, la gente se despierta sintiéndose renovada. Esto se debe a que muchas cosas toman lugar durante el sueño que restauran y reconstruyen el cuerpo. Por ejemplo, durante el sueño, el cuerpo produce más hormonas del crecimiento, lo cual es importante para quemar grasa y desarrollar músculos.

 El sueño es también el momento en que el cuerpo pasa a través de una compleja regulación de funciones del sistema inmunológico. Los estudios demuestran que cuando la gente se ve privada del sueño o tienen el sueño crónicamente restringido, sus células llamadas “T” bajan y sus citocinas suben. Se vuelven propensos a contraer resfriados o gripe.

aviso

 Durante el nivel de sueño profundo , los músculos se relajan y se dilatan los vasos sanguíneos, promoviendo una mejor circulación de sangre y el cerebro procesa la información. Por lo tanto, el sueño no es un proceso pasivo, sino una parte activa e integral de nuestras vidas. Las personas que piensan que el sueño es una pérdida de tiempo y tratan de utilizar medios artificiales para reducir el sueño, sufrirán un descenso significativo en su salud.

¿Cuanto dormir?

La cantidad de sueño que debemos lograr depende de nuestra edad. Cuanto mayor se es tanto menos sueño necesitamos. Un bebé necesita de 14 a 15 horas de sueño, un niño necesita de 12 a 14 horas de sueño, niños en edad escolar necesitan de 10 a 11 horas, los adultos necesitan entre 7 y 9 horas de sueño.

Las personas que están crónicamente privadas de sueño, los que crónicamente tienen una mala calidad de sueño y las mujeres embarazadas necesitan posiblemente una mayor cantidad de sueño. Las personas mayores pueden tener un sueño interrumpido y quizás necesiten tomar una siesta  durante el día.

En general, los adultos que duermen menos de seis horas o más de nueve horas pueden tener una vida más corta.

Las primeras investigaciones se centraron en lo que sucede cuando alguien es privado del sueño durante 48 y 96 horas. Los síntomas incluyen somnolencia, pérdida de pelo, irritabilidad, agitación y psicosis.

Hoy en día, los investigadores han cambiado su enfoque hacia la restricción del sueño, al estudiar lo que ocurre con las personas que duermen menos de seis horas cada noche. Algunas personas tienden a ser hiperactivas e inquietas durante el día, otros están cansadas y con sueño.

Los médicos se preguntaban si deberían dar a estos pacientes estimulantes mentales para mantener la calma o estar alerta. Otra pregunta es, ¿qué pierden en términos de su salud estos pacientes?

El mejor momento para dormir

Actualmente las directrices en materia de higiene y sueño aconsejan a la gente ir a la cama a la misma hora y levántarse a la misma hora sin embargo, muy pocos investigadores señalan a qué hora la gente debe ir a la cama.

El Dr. Chritian Gulleminault, de la Universidad de Stanford, llevó a cabo un estudio preliminar con ocho hombres que pasaron una semana en su laboratorio del sueño. Su investigación registró el comportamiento y el nivel de su función al conducir la  simulación, al registrar pruebas de memoria y pruebas para permanecerse despierto. Se les permitió dormir durante ocho horas y media por dos noches y sólo cuatro horas durante siete noches.

Un grupo durmió de las 22:30 a las 2:30 hrs. por siete noches y otro grupo de 2:15 a 6:15 hrs. Como se esperaba, restringir el sueño afectó a todos los participantes.

Los resultados de la vigilia tomados un día después de las ocho y media horas de sueño difieren en gran medida de los resultados registrados en el último día de privación del sueño.

Sin embargo, los resultados también fueron distintos entre los dos grupos. La puntuación del grupo de prueba de la madrugada fue significativamente mejor que el grupo de sueño nocturno. El grupo de la madrugada también tuvo mejores índices de eficiencia del sueño (el porcentaje de tiempo dedicado a dormir en el intervalo de cuatro horas) y la latencia del sueño (la cantidad de tiempo dedicado a dormir).

Estos resultados no son suficientes para saber cuándo es el mejor momento para dormir, pero sí indican que el sueño en diferentes momentos produce resultados diferentes.

*El Dr. Yang es un destacado médico, un psiquiatra certificado y experto internacional de las ramas clásicas de la medicina china. Él es un maestro de cuarta generación y practicante de la medicina tradicional china, que se especializa en la acupuntura.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.