La vida y la muerte nos hacen a todos iguales - Vision-Times-en-Español
Paradigmas, ¡¡ OMG !!

La vida y la muerte nos hacen a todos iguales

Spread the love

A principios de 2009, Steve Jobs, quien ya estaba luchando contra cáncer de próstata, fue informado por sus doctores que tenía una cirrosis hepática avanzada.

Le dijeron que para salvarlo de una muerte inminente, debía someterse de inmediato a un trasplante de hígado. Jobs aceptó la cirugía de trasplante de hígado.

El hospital registró a Jobs en el Centro de Trasplante de Hígado de California, pero descubrió que había muchos pacientes en espera por un trasplante de hígado y que llevaría al menos 10 meses obtener uno para Jobs.

Para que Jobs pudiera someterse a su cirugía lo antes posible, el hospital lo registró en otros estados, conocido como registro cruzado del estado.

Por ley, esto está permitido en los Estados Unidos. El objetivo es correr contra el tiempo y salvar vidas. El más rápido de los estados fue Tennessee, solo tomó seis semanas.

Entonces, Jobs se colocó en la lista de Tennessee, para un trasplante de hígado.

The goal is to race against time and save the lives of patients. (Image: Unsplash via Pixabay)
El objetivo es competir contra el tiempo y salvar la vida de los pacientes. (Imagen: Unsplash via Pixabay)

Un miembro de la familia de Jobs le preguntó al Sr. Dürr, presidente del hospital donde estaba programada la cirugía, si podía ejercer sus privilegios ejecutivos y permitir que Steve Jobs se hiciera el trasplante primero.

El Sr. Dürr escuchó, se encogió de hombros y dijo “¿Cómo podría yo tener el privilegio de dejar que Steve Jobs tenga prioridad?” Si se le  hace a él el trasplante primero, ¿qué pasa con los otros pacientes? Todas las vidas son iguales”.

Alguien se reunió con al gobernador de Tennessee, Phil Bradson esperando que Bradson pudiera ayudar. Quizás podría hablar con el hospital y dejar que Steve Jobs fuese el primero en someterse a la cirugía, de lo contrario moriría.

Bradson escuchó y la sonrisa desapareció de su rostro. Explicó seriamente “¿Cómo puedo tener ese tipo de privilegio? ¿Qué quiere decir? Nadie tiene derecho a permitir que alguien tenga un trasplante primero que los otros. Toda vida es igual y solo se puede proceder de acuerdo al orden”.

Posteriormente, un amigo le susurró a Steve Jobs “Veamos si puedes gastar algo de dinero, sobornar a alguien, para que te hagan la cirugía primero”.

Él escuchó y dijo “Mi vida es igual a la de todos. Solo podemos esperar en orden”. Nadie podría ayudar a Steve Jobs, ni siquiera él mismo.

Los pacientes quienes esperaban su turno, que necesitaban un trasplante de hígado en la lista delante de él, eran empleados ordinarios de alguna empresa, amas de casa, ancianos y desempleados.

La vida es preciosa para todos

Finalmente Steve Jobs recibió un hígado seis semanas después. Sin embargo debido al tiempo de espera, las células cancerosas habían producido metástasis en otras partes de su cuerpo.

Este trasplante solo prolongó la vida de Steve Jobs por aproximadamente dos años. Sin embargo, no se arrepintió. En los últimos dos años de su vida continuó desarrollando más y más productos innovadores para Apple.

La vida no hace una distinción entre ricos y pobres, todos son iguales.

La igualdad no es un eslogan; la igualdad no es un espectáculo; la igualdad no es un intercambio; es una manifestación concreta de la vida que nos permite ver la esencia de la humanidad.

Traducido por Yi Ming

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.