Las excéntricas aventuras del monje Ji Gong - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

Las excéntricas aventuras del monje Ji Gong

Spread the love

Uno de los héroes populares más queridos de la antigua China, es el colorido monje Ji Gong . Estas fábulas de sus aventuras están garantizadas para entretener y divertir a todos.

Li Xiuyuan nació en el año 1130 en Tiantai, provincia de Zhejiang (Dinastía Song). Tenía 18 años cuando fue al Templo Lingyin.

Es una inmensa estructura en las colinas sobre Hangzhou, cerca de Shanghai. Li Xiuyuan era un verdadero monje. Su nombre monástico era Daoji y solía trabajar muy duro en sus tareas.

El trabajo de Daoji todas las mañanas era fregar las ollas de la cocina. Es bien sabido que los monjes budistas son todos estrictamente vegetarianos.

aviso

Les está absolutamente prohibido comer carne, pero un día Daoji sorprendió a los otros monjes cuando llevó carne a la cocina y luego se la comió.

Los abades no estaban nada contentos y decidieron expulsarlo del monasterio de Lingyin.

Los abades expulsaron a Ji Jong del monasterio de Lingyin por comer carne. (Imagen: Tyg728 vía Wikimedia CC BY-SA 4.0)

Un monje descarriado

Daoji entonces tomó el nombre de Ji Gong. Este caprichoso monje era un poco salvaje, andaba despeinado y siempre acarreaba una calabaza llena de vino con él.

Tenía su sombrero polvoriento, su ropa llena de agujeros y los zapatos se caían a pedazos. Además, llevaba un abanico “mágico”.

A pesar de parecer un vagabundo, Ji Gong tenía un corazón de oro. Era algo único, viajaba a cualquier lugar donde sintiera que le necesitaban.

Habiendo dominado las artes marciales, Ji Gong tenía un agudo sentido de la justicia y amaba usar sus habilidades para luchar contra el mal y corregir los errores.

Ji Gong era humilde y siempre andaba entre la gente común. En aquellos días, los límites entre el mundo humano y el divino eran borrosos y como alguien que cultivó en la escuela de Buda durante varios años, Ji Gong poseía algunos poderes sobrenaturales.

Invocando troncos de un pozo

Una historia cuenta que Ji Gong usó sus poderes paranormales para sacar troncos desde un pozo. Se iba a construir un templo en Hangzhou y necesitaban desesperadamente la madera.

Pero la mejor madera sólo se encontraba en la provincia de Sichuan, a unos 1.448 kilómetros de distancia. Los monjes estaban agobiados.

Pero nada podía perturbar a Ji Gong; usó sus poderes mágicos para teletransportar los troncos, uno tras otro.

Los otros monjes los apilaron hasta que el monje encargado de contarlos de pronto gritó “¡Basta!”, Ji Gong ya había invocado a otro tronco, pero al oír al monje lo detuvo a mitad de camino.

El último tronco quedó medio sumergido en el pozo y las generaciones posteriores construyeron un pabellón sobre él, llamándolo “Pozo de Teletransportación Divina”.

Deteniendo el pico de una montaña voladora

Otra historia: “Deteniendo el pico de una montaña voladora”, cuenta cuando Ji Gong se coló en una boda, secuestró a la novia y la llevó lejos de la aldea, lo que llevó a todos los invitados a perseguirlo.

El hecho es que Ji Gong tenía el poder sobrenatural de la clarividencia y vio que iba a haber un terrible derrumbe. Los aldeanos no hicieron caso a sus palabras cuando el les advirtió que se alejaran del lugar.

Fue entonces que secuestró a la novia. Cuando la comitiva nupcial termino de pasar por el pueblo, un pico de montaña cercano se rompió y aterrizó justo en la aldea.

En un instante, enormes rocas volaron por todas partes, destrozando ventanas y aplastando edificios.

Ji Gong es un destacado inmortal del budismo. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

 

Ji Gong es un destacado inmortal del budismo. Hay muchas más historias sobre sus aventuras; siempre será recordado por su alegre y solemne comportamiento y pragmatismo.

El monje Ji Gong es uno de los héroes folclóricos más entrañables y queridos, en los mitos y leyendas tradicionales chinas.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.