Las muñecas de porcelana de un millonario - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

Las muñecas de porcelana de un millonario

Spread the love

Por: Kan Zhong Guo staff
¿Cuál es el mayor tesoro de la vida?

Las muñecas de porcelana de John

Sobre el autor: Lee Chia-Tung, nació en Shanghai en 1939. El obtuvo su licenciatura en ingeniería eléctrica en la Universidad Nacional de Taiwán en 1961, fue a los EE.UU. para continuar sus estudios en la Universidad de California de Berkeley, donde obtuvo su maestría en ingeniería eléctrica en 1963 y su doctorado en ingeniería eléctrica y ciencias de la computación en 1967. En el 2009, fue designado para el cargo de Ministro Principal de la Oficina del Presidente de la República de China. El 6 de enero del 2011, ganó la medalla  de la educación y cultura. Actualmente es profesor en la Universidad Nacional Tsinghua.

Nota del Editor: La siguiente es la experiencia de la verdadera vida del Sr. Lee Chia-Tung. El protagonista en su historia fue el dueño de la compañía de sistemas de seguridad más grande en los Estados Unidos. Esta es una historia del corazón que puede conmover al lector profundamente.

Lee Chia-Tung

Cuando estaba trabajando en mi tesis doctoral en Berkeley, conocí a John. Yo estaba soltero entonces, así que John y su esposa, a menudo me invitaban a cenar con ellos. A pesar de que ambos eran estudiantes y tenían un ingreso limitado, ellos todavía seguían coleccionando muchas muñecas de porcelana de MLHummel de las ventas de garaje y tiendas de segunda mano.

aviso

Nos fuimos por caminos separados después de que terminamos nuestras maestrías. La investigación de John se relacionaba con los sensores, después de la graduación, él comenzó su propia compañía  usando sensores para desarrollar equipos de seguridad de alta tecnología. El incorporó el uso de computadoras y rápidamente expandió su negocio. Por lo tanto, se convirtió en el dueño de la mayor empresa de sistemas de seguridad. Tan sólo en dos décadas, John había acumulado  400 millones de dólares.

Un día fui a verlo. Era cerca de Navidad. John me dio un paseo por su compañía, su oficina y sus productos, incluidos los dispositivos anti-robo para coches, y los sistemas de seguridad de las prisiones para evitar que los presos escapen. El vivía en una mansión sin vallas ni puertas, pero me dijo que el sistema de seguridad para su casa era tan sofisticado que un intruso tendría que volar, y una vez dentro de su casa, la policía lo sabría de inmediato lo mismo por el ataque de los perros en el interior.

Su casa era elegante, en vez de muñecas de porcelana había jarrones de porcelana de la dinastía Ming exhibidos, e incluso el papel tapiz combinaba con  los jarrones. Además, también habían artefactos de porcelana de Japón e Irán.
Su mansión tenía un sistema de seguridad muy complejo. Si ya era tarde por la noche, mejor ni caminaba en los alrededores. Sentía que iba a encender el sistema de seguridad solo por querer un poco de agua de la cocina.

Su única hija estudió en Harvard. Planeaba llegar a casa ese día. Después de las 6 pm, aún no había llegado, causando una gran preocupación. Resulta que su hija odiaba el estilo de vida rico, por lo que conducía un coche viejo y no llevaba teléfono celular.

 Finalmente alrededor de las 8 pm, su hija llamó. Efectivamente, había problemas con el coche, pero ella estaba a salvo en casa de alguien. John tomó la dirección y me pidió que fuera con él a recogerla. Nevaba mucho esa noche. La hija de John estaba en una casa muy pequeña y su dueño era un joven muy amable.

Su hija dijo que después de que su auto dejó de funcionar, ella trató de pedir ayuda, pero por desgracia todas las casas tenían un sistema de seguridad de su papá (John) y no podía acercarse. Finalmente se encontró con una vieja casa muy pequeña sin el sistema de seguridad pero con un hombre amable de mente simple habitándola.

Este joven tenía su propia lógica. Cuando nos sirvió té caliente, dijo que si en todos los hogares se hubiera instalado un sistema de seguridad, Jesús no hubiese podido nacer en un pesebre.

Con el fin de agradecer al joven por su ayuda, John lo invitó a la mansión para ir a cenar. El joven aceptó gustosamente la invitación.

Tuvimos una cena en una mesa larga. John y su esposa se ??sentaron en los dos extremos de la mesa como un sirviente uniformado para servirnos. Cada plato estaba exquisito y la vajilla era elegante. Sin embargo, pensé en aquellos días cuando estuvimos en Berkeley, ¡como me gustaban más las cenas de aquellos días!

Un año más tarde, leí en el periódico que John vendió su compañía por más de $ 800 millones de dólares y su mansión por $ 5 millones. John donó todo para formar una fundación de beneficencia que sería dirigido por un grupo de directores conformada por conocidos líderes de la comunidad.

Poco después, John y su esposa desaparecieron y sus familiares no quisieron revelar su paradero. Su hija se casó con el joven antes mencionado y se fueron a África para ayudar a los pobres.

Yo estaba muy seguro de que John llegó a encontrarme debido a nuestra especial amistad. No mucho tiempo después me enteré que vivían en un remoto pueblo de Inglaterra, donde nadie tenía un sistema de seguridad. Me invitaron a visitarlos, pero se negó a dar su número de la casa. Afirmaron que podría encontrar su casa sin ningún problema.

Finalmente tuve la oportunidad de ir a Inglaterra, y por supuesto, establecimos la hora y el día de mi visita. Después de dejar el tren y encontrar la calle donde vivía, me acerqué y vi una casa inusual, con altas ventanas y muchas muñecas de porcelana en las ventanas. Resultó ser la casa de John.

Su casa era muy pequeña en comparación con la mansión en que alguna vez vivió. Se habían ido los jarrones de porcelana Ming, pero las muñecas de porcelana estaban de vuelta. Ellos habían donado los jarrones de porcelana a un museo para que todos los disfrutaran.

Tuve una agradable visita y comida maravillosa, recordándome  los viejos buenos tiempos en Berkeley.

John me dijo por qué renunció a su fortuna. Su empresa tenía un gran contrato para un sistema de seguridad en una prisión de California y el estado gastó más dinero en eso que su sistema educativo. El se hizo más y más rico, pero se sentía más como estar en una prisión. Los americanos aman la libertad y una sociedad abierta, sin embargo, los estadounidenses se encierran y renunciar a su libertad. John decidió no hacer más dinero y a cambio encontrar su libertad perdida.

John y su esposa enseñaban en una escuela secundaria local. John enseñaba diseño de circuitos y su esposa Inglés. El dijo que sus dos salarios eran más que suficientes para vivir una vida sencilla. Ellos normalmente iban en bicicleta a trabajar y consumían muy poca gasolina.

Al final de mi visita, John me llevó a la estación del tren. Me dijo que todavía tenía algo de dinero, pero su hija no quería nada de eso, por lo que él y su esposa decidieron una vez que fallecieran donar ese dinero.

Yo le dije que realmente lo admiraba por renunciar a todos sus tesoros. Se rió y dijo que conservaban uno.  Escribió en un pedazo pequeño de papel y me pidió que lo leyera después de que el tren dejara la estación.

Lo leí después de que John abandonó la estación. En él decía: “Mi alma”.

Me senté en el tren y no pude evitar el pensar que algunas personas tienen todo excepto su propia alma.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.