Leyenda sobre el dios del matrimonio - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

Leyenda sobre el dios del matrimonio

Spread the love

Traducido por Billy

El “lazo” chino representa reunión, amabilidad, paz, cordialidad, matrimonio y amor. Los lazos chinos se utilizan a menudo para expresar buenos deseos, incluyendo la felicidad, prosperidad, amor y ausencia de maldad. Una gran característica del lazo decorativo. (jvyyuie/Flickr)
El “lazo” chino representa reunión, amabilidad, paz, cordialidad, matrimonio y amor. Los lazos chinos se utilizan a menudo para expresar buenos deseos, incluyendo la felicidad, prosperidad, amor y ausencia de maldad. Una gran característica del lazo decorativo. (jvyyuie/Flickr)

Hubo una vez en la Dinastía Tang un hombre llamado Wei Gu que viajó a la ciudad de Song y se hospedó en el Hostal Nan. Una noche, mientras Wei Gu paseaba por la calle, vio a un hombre mayor sentado en el suelo bajo la luz de la luna. El anciano estaba pasando las hojas de un libro grueso y había un saco grande a su lado lleno de cuerdas rojas.

Wei Gu tuvo curiosidad y le preguntó al hombre qué estaba leyendo. El anciano contestó: “Este libro documenta a los matrimonios de la gente en este mundo”.

“¿Qué hay de las cuerdas rojas en tu saco?” Preguntó Wei Gu.

aviso

(jvyyuie/Flickr)
(jvyyuie/Flickr)

El hombre dijo sonriendo: “Estas cuerdas rojas son para atarlas a las piernas de las parejas. Siempre que las cuerdas estén atadas a las piernas de un hombre y una mujer, sin importar su relación y distancia, se harán amigos y se casarán”.

Wei Gu era escéptico, aunque no podía contener su curiosidad. Quería hacerle más preguntas al hombre, pero el hombre se levantó y se dirigió al mercado de arroz llevando su libro y el saco. Wei Gu decidió seguirle.

Cuando llegaron al mercado de arroz, vieron a una mujer ciega llevando de la mano a una niña de 3 años. El anciano le dijo a Wei Gu: “Esa niña pequeña que agarra la mano de la mujer ciega es tu futura mujer”.

Wei Gu se puso furioso al oír esto, ya que pensaba que el anciano se estaba burlando de él. Pidió a su sirviente que matara a la niña pequeña para que no fuera su futura mujer. El sirviente se acercó a la niña y la apuñaló una vez con un cuchillo, después se fue corriendo. Más tarde, cuando Wei Gu buscó al anciano, el anciano había desaparecido.

El tiempo voló como una flecha. Catorce años después, Wei Gu encontró a una chica agradable que quería casarse. De hecho, la chica no era otra que la querida hija del gobernador de la prefectura de Xiang, y se llamaba Wang Tai. Era muy bella, pero tenía una cicatriz entre las cejas. Wei tenía mucha curiosidad, así que le preguntó a su suegro: “¿Por qué hay una cicatriz entre las cejas de tu querida hija?”

El gobernador de la prefectura contestó: “Suena bastante ridículo, pero hace 14 años cuando mi niñera llevó a mi hija a dar un paseo por los mercados de arroz de la ciudad de Song, un rufián apareció de la nada y la apuñaló con un cuchillo. Afortunadamente, escapó sana y salva, pero aún tiene una cicatriz en su rostro”.

Wei Gu estaba estupefacto y se preguntaba si esta mujer era la niña que su sirviente había apuñalado hace 14 años. Preguntó a su suegro nerviosamente: “¿Esa niñera era ciega?”

Wang Tai respondió: “Sí, la niñera es una mujer ciega. ¿Pero cómo sabes eso?” Wei Gu estaba completamente atónito. Le contó a su suegro lo que pasó 14 años atrás.

Cuando escuchó esta historia, Wang Tai estaba también muy sorprendido. Finalmente Wei Gu se dio cuenta de que no fue una broma aquello que dijo aquel casamentero bajo la luz de la luna. De ahí en adelante, creyó de verdad que el matrimonio está predestinado. La pareja aprendió a atesorar su matrimonio y llevaron una vida feliz. Esta historia se difundió en la ciudad de Song y en el Hostal Nan donde el Dios del Matrimonio se apareció, fue renombrado como el Hostal del Matrimonio por los lugareños para conmemorar la aparición del Dios del Matrimonio.

Dos velas grandes encendidas en la mesa de ofrendas durante la ceremonia para el matrimonio en casa. La tela de la mesa está decorada con los dibujos de los “Ocho Inmortales”. (kodomut/Flickr)
Dos velas grandes encendidas en la mesa de ofrendas durante la ceremonia para el matrimonio en casa. La tela de la mesa está decorada con los dibujos de los “Ocho Inmortales”. (kodomut/Flickr)

Fuente: www.kanzhongguo.com

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.