Lo más aterrador es cuando la gente no tiene miedo a nada - Vision-Times-en-Español
China Antigua, Esperanza

Lo más aterrador es cuando la gente no tiene miedo a nada

Spread the love

Antes de que el Partido Comunista Chino usurpara el poder en 1949, los chinos eran un pueblo muy recto y moral. De manera venerable y sagrada, temían los caminos de Dios y del Cielo.

Sabían que desafiar al Cielo traía desgracia y mala suerte, y que escuchar al Cielo traería prosperidad

Confucio dijo:

“Un caballero tiene tres miedos: miedo al cielo, miedo a las grandes personas, miedo a las palabras de los sabios”.

Es decir, un caballero tiene tres tipos de miedo: miedo al mandato del cielo, miedo a los que tienen grandes virtudes y miedo a las palabras de los sabios.

Desde la antigüedad, al pueblo chino se le ha inculcado la tradición de la reverencia en sus corazones. Por ejemplo, el temor al cielo significa que Dios es benevolente y generoso.

aviso

Dios también es justo al recompensar el bien y castigar el mal; Dios también es un creador riguroso.

Hay algunos dichos y meditaciones comunes que reflejan este entendimiento, tales como:

“Lo que la gente está haciendo, Dios está mirando”; “Dios está a un metro sobre tu cabeza”.

Por lo tanto, no querrás hacer nada malo y tampoco querrás hacer nada imprudentemente.

  • Si eres un comerciante, asegúrate de que tus precios sean los mismos para los jóvenes y los ancianos;
  • Si eres un erudito, asegúrate de decir la verdad;
  • Si eres un funcionario, no aceptes ningún soborno;
  • Como persona común, actuarás según tu conciencia y no traicionarás a tus amigos.

Con esta reverencia, es que la civilización china ha sobrevivido a pesar de los desastres y sufrimientos del pueblo chino.

Una vez que las personas no le tienen miedo al cielo, a menudo se vuelven imprudentes, hacen lo que quieran y eventualmente sufren las consecuencias de su propio hacer.

El temor a lo divino te lleva a ser humilde y justo

Si miras el cielo y la tierra con asombro y tienes un sentido de reverencia y gratitud por todas las cosas, serás ricamente recompensado por Dios.

La sensación de asombro proviene de la fe de una persona, y cuando la gente tiene un sentido de la maravilla de las cosas en su corazón, no será desafiante sino humilde.

Para respetar y  sentir temor, debes regular y restringir tus pensamientos, palabras y acciones. Una persona que siempre está asombrada es extraordinariamente humilde.

La maravilla de todo ello. Sólo podemos ser humildes ante la majestuosidad del cielo y del océano. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

En el pasado, los chinos creían en el destino. ¿Pero qué es el destino?

Antes de hacer algo, la gente lo pensaba solemnemente y sabía que hay un ser divino a un metro por encima de su cabeza. Tenían miedo de hacer algo malo. Por lo tanto, no era factible que hicieran algo malo.

Lo mejor que puedes hacer a cambio es servir bien al país

En la dinastía Han del Este, Yang Zhen fue elogiado por su imparcialidad y honestidad, y por no buscar beneficios personales.

Una vez, fue de Jingzhou al condado de Donglai (ahora Yantai y Weihai en la provincia de Shandong) como gobernador y pasó por el condado de Changyi en su camino.

Wang Mi, el magistrado del condado, era un funcionario recomendado por Yang Zhen cuando era gobernador de Jingzhou, por lo que Wang fue a las afueras para recibir a su benefactor.

Por la noche, Wang Mi fue a visitar a Yang, y cuando se despidió, Wang Mi de repente sacó oro de su bolsillo y lo puso sobre la mesa, diciendo:

“He preparado un pequeño obsequio para pagar su bondad por haberme ayudado”

Yang Zhen dijo:

– “En el pasado, debido a que reconocí sus verdaderos talentos, lo ascendí y esperaba que fuera un buen funcionario. Lo mejor que puede hacer por mí a cambio es servir bien al país en lugar de darme algo personal”.

Pero Wang Mi todavía insistió:

– “En medio de la noche, nadie lo sabrá, ¡por favor acéptelo!”

Yang Zhen inmediatamente se puso muy serio y dijo con voz severa:

– “¿Cómo puedes decir que nadie lo sabe? El cielo y la tierra lo saben, y tú y yo también”.

Wang Mi se sintió avergonzado y se alejo apresuradamente

Esta es la famosa historia de Yang Zhen rechaza el oro en la historia china. Esta historia refleja la importancia de por qué debes vigilar tu conciencia – esa suave y apacible voz.

Autora especializada en mitos e historias culturales e históricas.
aviso
Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.