Los antiguos médicos chinos sólo pensaban en cómo tratar mejor a los pacientes - Parte 1 - Vision-Times-en-Español
Esperanza, Medicina Ancestral

Los antiguos médicos chinos sólo pensaban en cómo tratar mejor a los pacientes – Parte 1

Spread the love

Por Helen London

En el pasado hubo muchos médicos chinos famosos que leyeron los clásicos de Confucio antes de ejercer la medicina.

Estos escritos, eran indiferentes a la fama y la fortuna, no se preocupaban por sus ganancias y pérdidas, y tomaban la salvación de las personas como su misión profesional de toda la vida.

Aspiraban de todo corazón a ser buenos médicos, elegían esa función, en lugar de solo cumplir el rol de un funcionario público.

aviso

Por ello, era habitual ver que sus compañeros médicos actuaban como mentores, se recomendaban mutuamente a los pacientes y se atribuían el mérito de los tratamientos exitosos, mostrando la caballerosidad del respeto mutuo y la cortesía entre ellos.

En la dinastía Yuan, el famoso médico Zhu Danxi (conocido como Yanxiu) fue uno de los “Cuatro grandes maestros de las dinastías Jin y Yuan“.

Otro médico de renombre, Ge Gansun (conocido como Kejiu) en la zona de Jiangsu y Zhejiang, tenía habilidades médicas similares.

Ambos mantenían una buena relación y a menudo discutían las técnicas médicas y trataban a los pacientes juntos.

En una ocasión, un funcionario local sufrió un ataque repentino y quedó paralizado.

Tras revisarlo, Zhu dijo:

“Los métodos de los libros de medicina no pueden curar esto”.

Pero Ge dijo:

“Puedo intentarlo con la acupuntura”.

Zhu explicó:

“Aun así, el paciente sólo puede mover la mitad de su cuerpo. No sirve de nada y no puede salvar su vida”.

Silver needles for traditional Chinese acupuncture medicine on a wooden table.
Ge quería probar la acupuntura en el paciente, pero Zhu sabía que no serviría de nada. (Imagen: vía Dreamstime.com © Mykhailo Baidala)

La familia del funcionario insistió en dejar que Ge tratara al funcionario con acupuntura, pero al final, como dijo Zhu, la enfermedad del funcionario no se curó.

Zhu persuadió a la familia para que volviera a casa rápidamente, diciendo:

“Cuando el paciente llegue a casa, me temo que fallecerá inmediatamente”.

Más tarde, así sucedió.

Enfermedades extrañas que no podían curarse con la medicina ordinaria

Dado que Zhu pudo prever el desenlace tras examinar al funcionario, sus habilidades médicas podrían parecer mejores que las de Ge.

Pero en opinión de Zhu, Ge podía curar enfermedades extrañas que los médicos ordinarios no podían. Cuando se encontraba con enfermedades intratables, lo primero que pensaba era en Ge.

Hubo una mujer que contrajo tuberculosis. Zhu la había curado, pero de repente le aparecieron dos manchas rojas en la cara y no pudo quitárselas.

Zhu no podía pensar en una forma mejor, así que le dijo a la paciente:

“¿Por qué no buscas al doctor Ge Gong de Wuzhong para que lo intente?.

Puede que no venga dado su personalidad de espíritu libre, pero le escribiré una carta de invitación. Llévale la carta y seguramente vendrá después de leerla”.

La familia del paciente recibió la carta e inmediatamente envió un bote a recoger a Ge.

Mountains can be seen along the banks as boats travel down the Yangtze River in China
Por recomendación del Dr. Zhu, la familia del paciente envió un bote para recoger al doctor Ge. (Imagen: vía Max Pixel / CC0 1.0)

Después de leer la carta de Zhu, Ge inmediatamente dejó a un lado otos pendientes que tenía programados y se fue en bote con el mensajero.

Luego de revisar a la paciente, Ge aplicó acupuntura en el cuerpo de la mujer a través de su ropa y sus manchas rojas desaparecieron al instante.

La paciente se mostró agradecida y preparó un generoso regalo para Ge. Pero Ge sonrió y lo rechazó:

“Estoy aquí por el señor Zhu, así que ¿cómo puedo yo recibir sus regalos?”.

De este modo Ge no aceptó ningún dinero ni regalos.

Esto demuestra que la medicina ancestral, no solo servía para curar enfermedades, sino también era tomada como filosofía de vida.

Continuará…

aviso
Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.