Misión perdurable: Crear un monumento para Caballo Loco - Vision-Times-en-Español
Historias de Vida, T.Q.M.

Misión perdurable: Crear un monumento para Caballo Loco

Spread the love

En medio de las ondulantes cumbres de granito de las Black Hills de Dakota del Sur, el Monumento a Crazy Horse se erige majestuosamente, invitando a los visitantes a mirar con asombro la escala de la escultura más grande del mundo.

Las orugas y maquinaria pesada utilizada para bloquear la forma de la figura de acero, insinúan la enormidad de la tarea mientras trabajan a lo largo de los sinuosos caminos que suben la montaña.

Para aquellos que concibieron y supervisaron la construcción del Monumento a Crazy Horse, ha sido un llamado para ellos.

Su visión se extendió más allá de sus vidas, a través de generaciones. Se extendió más allá de las dificultades emocionales y físicas.

aviso

En realidad, no había otra opción para el sitio del monumento que las Colinas Negras; era el lugar más sagrado para muchas de las tribus de las Llanuras y se convertiría en un punto focal para que las generaciones futuras preservaran la cultura de los nativos americanos y honraran su historia a través de la educación.

En la década de 1940, la mayoría de los indígenas americanos fueron obligados a vivir en reservas en condiciones miserables.

Los populares espectáculos circenses de Wild Bill Hickok de generaciones anteriores, presentaban a los indígenas americanos como bárbaros e intransigentes.

Su cultura fue malinterpretada, manipulada y está al borde de la extinción.

Oso Erguido  quería que los nativos americanos conocieran su propia historia y que supieran que ofrecía mucho de lo que enorgullecerse.

Korczak Ziolkowski y El Jefe Oso Erguido frente a una maqueta del Monumento a Crazy Horse. (Imagen: Fundación Crazy Horse Memorial)

Una carta escrita por un líder nativo americano a un escultor advenedizo, le pedía que tallara una estatua.

Decía:

“A mis compañeros jefes y a mí nos gustaría saber que el hombre rojo también tiene grandes héroes”.

El autor de la carta fue Standing Bear, el intérprete y educador de la tribu Lakota. Oso Erguido quería que los nativos americanos conocieran su propia historia y supieran que ofrecía mucho de lo que sentirse orgulloso.

Oso Erguido

A una edad temprana, Standing Bear fue llevado a una de las muchas escuelas fuera de la reservación conocidas como las escuelas Carlisle para niños nativos americanos.

En el siglo XIX, a menudo se separaba a los niños por la fuerza de sus familias para que recibieran una educación occidental.

Standing Bear, el futuro jefe hereditario de los Brulé, que ocupaban el área de Teton en Wyoming, no era una excepción.

Mientras estaba en la escuela Carlisle, a Oso Erguido se le prohibió hablar su lengua materna.

Los niños que asistían a las escuelas también eran obligados a cortarse el pelo, cambiar sus nombres nativos y se les prohibía mostrar cualquier tipo de comportamiento asociado a sus orígenes.

Sin embargo, fue en la escuela Carlisle que Oso Erguido obtuvo una visión de la cultura americana y su forma de ver el mundo.

Él usaría esa educación para trabajar dentro del marco de la América moderna para preservar su propia cultura y abogar por los nativos americanos en toda América del Norte.

 

Korczak Ziolkowski soportó increíbles dificultades cuando comenzó a tallar el monumento. (Imagen: Fundación Crazy Horse Memorial)

Standing Bear creó un monumento para honrar la cultura nativa americana en forma de una escultura, un depósito de artefactos nativos americanos y también como un medio para otorgar becas, así como educación superior para los nativos americanos.

Después de hacer sus tareas, el Jefe Oso Erguido, y otros ancianos de la tribu, buscaron un candidato calificado para hacer realidad este sueño.

Oso Erguido se encontró con la noticia de un escultor, Korczak Ziolkowski, que ganó el primer premio en la Feria Mundial de 1939. Ziolkowski le dijo al humilde jefe que tallaría la estatua. Sería del gran líder Crazy Horse (Caballo Loco).

Oso Erguido y los ancianos de la tribu estaban convencidos de que Ziolkowski estaba destinado a tallar el Monumento de Crazy Horze ya que nació el 6 de septiembre, el mismo día en que Crazy Horse había muerto 62 años antes.

Caballo Loco

Cuando niño Crazy Horse estuvo a menudo en la cárcel. Su ondulado pelo marrón y su piel clara le ponían en un fuerte contraste con los otros Lakota que le rodeaban.

A menudo se burlaban de él por su apariencia, pero para asombro de los adultos de la tribu, apenas se enfadaba por las burlas de los otros niños.

De adulto, Crazy Horse se convirtió en parte de la sociedad dentro de los Lakota conocida como la Heyoka. A menudo eran los curanderos.

Todo lo que hacían, lo haría al revés -lo contrario de lo que sería normal. Cualquier cosa que hicieran, se esforzaban por hacerlo con la más alta virtud.

Por ejemplo, alrededor de la hoguera después de una batalla, los hombres participaban en un ritual para contar sus glorias. Sin embargo, Crazy Horse no era hallado en ninguna parte.

 

Un bailarín nativo americano, con el Memorial a Crazy Horse en la distancia. El monumento sirve como punto focal para la cultura de los nativos americanos. (Imagen: Fundación Crazy Horse Memorial)

Como Heyoka, Crazy Horse no intentó perseguir la fama o la riqueza; en cambio, a menudo dio su botín de guerra y sus posesiones a aquellos de su tribu que lo necesitaban.

A menudo prefería estar solo en el desierto con sus pensamientos. Cuando estaba perplejo por una situación difícil, desaparecía durante días para reflexionar.

Había mucho en qué pensar. El gobierno estadounidense rompió un tratado tras otro cuando los colonos se introdujeron en las tierras Lakota, alterando para siempre su forma de vida.

Estados Unidos había procedido a emprender una campaña genocida contra las tribus de las Grandes llanuras y destruyó toda esperanza de coexistencia pacífica entre ambas partes.

Tamizando la batalla con una facilidad sobrenatural, Crazy Horse se hizo de un grupo de seguidores entre los guerreros de su tribu.

Tuvo muchas visiones que lo guiaron a través de su corta vida, que los ancianos consideraron muy significativas.

Algunas de las visiones eran sobre el futuro, más allá de las vidas de todos los que estaban allí para escuchar a Crazy Horse contarlas.

Crazy Horse estaba destinado a ser un líder y como hombre ejemplar, su humildad inspiró a generaciones posteriores a él.

Antes de su muerte, Crazy Horse declaró proféticamente que regresaría a su pueblo en piedra. Era natural que Caballo Loco se convirtiera en el sujeto de la escultura de la montaña.

Originalmente, Ziolkowski y Standing Bear habían querido tallar sólo la parte superior de la montaña.

El tallado

Aunque Ziolkowski y Standing Bear habían querido originalmente tallar sólo la parte superior de la montaña, una fisura en el granito en el próximo sitio de tallado alteró sus planes.

Ellos pensaron “hacerlo a lo grande o irse a casa”. Toda la montaña sería utilizada para el Monumento a Crazy Horse, en lo que podría ser el monumento más ambicioso y de mayor alcance de nuestro tiempo.

El sueño del Monumento a Crazy Horse está tomando forma lentamente. Cuando visite el Memorial a Crazy Horse, sepa que es un monumento viviente y un punto focal de la cultura nativa americana.

Su objetivo es preservar la rica historia y el futuro de los primeros pueblos de América.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.