No te dejes engañar por el orgullo y la soberbia - Vision-Times-en-Español
Historias de Vida, Vida

No te dejes engañar por el orgullo y la soberbia

Spread the love

Había un burro en un templo en las montañas. Su tarea principal todos los días era conducir el molino. Día tras día, el tedioso trabajo aburría al burro.

Comenzó a pensar: “¡Ojalá pudiera dejar el trabajo y echar un vistazo al mundo exterior!”

Pronto, llegó la oportunidad de hacer eso. Un monje se llevó el burro con él y bajó la colina con algo de carga. El burro estaba emocionado.

Al recibir la carga al pie de la montaña, el monje la cargó en la espalda del burro. Regresaron al templo.

aviso

Receiving the cargo at the foot of the mountain, the monk loaded it onto the donkey’s back. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Al recibir la carga al pie de la montaña, el monje la cargó en el lomo del burro. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

En el camino de regreso, sucedió algo extraño. Cuando los transeúntes vieron al burro, se arrodillaron con reverencia y se inclinaron en adoración.

Al principio, el burro estaba perplejo e intentó esquivar a la multitud.

A medida que las multitudes seguían llegando, comenzó a sentir que caminaba en el aire por ser tan adorado y luego se enderezó, se puso de pie altivamente y caminó con esa actitud cuando vio que la gente se acercaba.

Al regresar al templo, el burro se negó a conducir el molino por su nuevo estado después de ese viaje. Solo aceptaba ser adorado. El monje no lo utilizó más y lo liberó.

El burro bajó la colina por el mismo camino donde experimentó el “tratamiento supremo”. Una multitud se acercaba con fuertes tambores y gongs tocando. “Debe ser una fiesta de bienvenida para mí”, pensó el burro.

Caminó arrogantemente hasta la mitad del camino y se quedó allí esperando. La multitud era, de hecho, un grupo celebrando una boda. Al ver al burro bloqueando su camino, la gente enojada lo golpeó con botes y palos sin piedad.

Returning to the temple, the donkey refused to drive the mill anymore because of its newly-found status after that trip. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Al regresar al templo, el burro se negó a conducir el molino por su nuevo estado después de ese viaje. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

El burro fue casi golpeado hasta la muerte y huyó de regreso al templo. Enojado, le contó al monje lo que había sucedido:

“La gente es tan cruel. La primera vez que bajé la colina, la gente se arrodilló y se inclinó para adorarme. ¡Hoy casi me matan a golpes!”

El monje suspiró:

“¡Realmente eres un burro tonto! ¡La gente se arrodilló y no se inclinó ante ti, sino ante la estatua de Buda que llevabas ese día!”

Traducido por Cecilia y editado por Helen

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.