Nuevo documento revela cómo China vigila a los uigures - Vision-Times-en-Español
China, China Hoy, Derechos Humanos

Nuevo documento revela cómo China vigila a los uigures

Spread the love

Se sabe que el gobierno chino ha adoptado una postura discriminatoria hacia la población musulmana uigur del país.

Un nuevo documento que proporciona información en una base de datos mantenida por el Estado, revela el grave grado de vigilancia y persecución a uigures, en los campos de detención.

La base de datos contiene una lista de cientos de personas del condado de Karakax, en Xinjiang, con las razones por las que estas personas están siendo vigiladas o detenidas.

Reprimiendo la identidad Uigur

“En la base de datos, los detenidos y sus familias son rastreados y clasificados por categorías rígidas y bien definidas.

Los hogares se clasifican como “dignos de confianza” o “no dignos de confianza” y sus actitudes se califican como “ordinarias” o “buenas”.

Las familias tienen “ambientes religiosos ligeros” o “pesados” y el documento lleva la cuenta de cuántos parientes de cada detenido están en prisión o han sido enviados a un “centro de entrenamiento”.

Los funcionarios utilizaron estas categorías para determinar cuán sospechosa era una persona, incluso si no ha cometido ningún delito”,

según The Guardian.

aviso

La información sobre la lista Karakax fue recopilada por funcionarios que desplazados en las comunidades, visitaban los hogares y estaban estacionados en las mezquitas.

Todos esos datos reunidos se compilaron en un expediente que contiene información sobre las personas, sus familiares, la comunidad y los antecedentes religiosos.

Dado que Karakax es 97% uigur, la mayoría de las personas son de esta comunidad religiosa.

Los funcionarios se dirigieron a la gente para actividades como instalar software extranjero, hacer clic en enlaces a sitios web extranjeros, obtener un pasaporte, ir al extranjero, asistir a una mezquita, rezar y dejarse crecer la barba.

Las personas que fueron consideradas sospechosas fueron enviadas a campos de detención. Los que ya tenían familiares en cualquiera de los campos, tenían muchas más probabilidades de acabar allí.

Básicamente, esto termina criminalizando a toda una familia. Por llevar un velo, una mujer de 38 años fue enviada a un campamento.

Un hombre de 65 años fue marcado para “entrenamiento continuo” en el campamento, porque dos de sus hijas habían usado velos o burkas y un hijo había mostrado fuertes inclinaciones islámicas junto con un sentimiento anti-Han.

La lista de Karakax no tiene marcas de autentificación. Por lo tanto, su validez como documento oficial es casi imposible de verificar.

El documento fue proporcionado por una mujer uigur llamada Asiye Abdulaheb de Ámsterdam, que lo había recibido de un exiliado uigur.

Un hombre de 65 años fue marcado para ‘entrenamiento continuo’ en el campamento porque dos de sus hijas habían usado burkas. (Imagen: pixabay / CC0 1.0 )

 

“Independientemente de si hay sellos oficiales en el documento o no, esta es información sobre gente real, viva… Es información privada sobre personas, que no debería hacerse pública.

Así que no hay manera de que el gobierno chino afirme que es falso… Me preocupa la seguridad de mis familiares y amigos…

Pero si todo el mundo guarda silencio porque quiere protegerse a sí mismo y a sus familias, entonces nunca evitaremos que se cometan estos crímenes”,

dijo Asiye a la BBC.

El susto del coronavirus

La propagación del coronavirus en China ha alarmado a la comunidad Uigur.

Dado que muchos de ellos están detenidos en campos de internamiento, en condiciones degradantes, las posibilidades de que el virus se extienda rápidamente entre los detenidos son muy altas.

Una petición en Change.Org llama al cierre de los campos para reducir la posibilidad de infección por coronavirus. Ha obtenido más de 3.000 firmas.

Los uigures están preocupados de que sus personas detenidas en campos de detención puedan terminar infectadas con el coronavirus. (Imagen: pixabay / CC0 1.0 )

“La gente está empezando a entrar en pánico. Nuestras familias están allí, lidiando con los campos y el virus, y no sabemos si tienen suficiente para comer o si tienen máscaras”,

dijo a The Guardian Dilnur Reyhan, sociólogo francés de origen uigur.

Según las estadísticas oficiales, en Xinjiang sólo se han registrado 55 casos de infección.

Sin embargo, teniendo en cuenta que el estado está tratando de ocultar verdades incómodas sobre la infección del coronavirus, las estadísticas oficiales no son del todo fiables.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.