El General George Washington y el cruel invierno en Valley Forge (Parte 2) - Vision-Times-en-Español
Curiosidades, Inspiración

El General George Washington y el cruel invierno en Valley Forge (Parte 2)

Spread the love

Viene de parte 1

Ante el terrible sufrimiento de sus tropas descalzas, el General Washington a menudo dejaba el campamento solo, montando su caballo blanco en el denso bosque de Valley Forge.

Con la nieve del invierno mordiendo el frío y el viento arrojando copos de nieve contra su cara, se detenía en un lugar solitario para rezar. Washington se arrodillaba sobre una rodilla en la nieve, juntaba sus manos y humildemente pedía a Dios misericordia y bendiciones.

En los pueblos de los alrededores del valle, había un molinero que estaba entre los que se negaban a vender grano a los granjeros americanos y afirmaban ser leales al monarca británico.

aviso

Un día, mientras pasaba por el bosque, escuchó una voz en el bosque cubierto de nieve que se quejaba y sollozaba.

Caminó en silencio hacia el sonido y vio a Washington solo, arrodillado sobre una rodilla con la cabeza inclinada y las manos juntas frente a su pecho, rezando a Dios.

El molinero escuchó a Washington confiando en Dios sobre la situación de sus hambrientas tropas. Vio que Washington estaba solo, sin séquito ni guardias a su alrededor, con sólo su caballo blanco detrás de él.

El general y su caballo estaban cubiertos de nieve, pero esto no les impedía quedarse quietos. Washington en su postura erguida continuó rezando, sin darse cuenta de los alrededores o del paso del tiempo. Ni siquiera se dio cuenta de que alguien se movía por los bosques cercanos.

Washington en su postura erguida continuó rezando, sin darse cuenta de los alrededores o del paso del tiempo. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

El molinero, que afirmaba ser leal, estaba profundamente conmovido. Cuando regresó a casa, le contó a su esposa sobre Washington rezando solo en el bosque.

Mientras hablaba, estaba tan conmovido que rompió a llorar. Más tarde, el molinero relató repetidamente su impactante descubrimiento a la gente de su pueblo.

Otros se acercaron y afirmaron que también habían visto a Washington arrodillado en la nieve, rezando a Dios. Desde entonces, los granjeros y molineros cambiaron sus corazones y empezaron a enviar grano al ejército continental.

Se sintieron arrepentidos por haber aislado a Washington y sus tropas antes y ahora los respetaban.

Los molineros incluso molieron el grano en harina en sus graneros y lo enviaron al campamento del ejército continental. La atmósfera cambió. Se podía ver humo caliente elevándose en el aire sobre el campamento.

Cuando las tropas dejaron el bosque para continuar la guerra contra el ejército británico, muchos de los agricultores locales se unieron al ejército continental.

Conmovidos por la devoción de Washington a Dios, los molineros empezaron a moler el grano en harina y a enviarlo al campamento del ejército continental. (Imagen: via pixabay / CC0 1.0)

El invierno en el bosque de Valley Forge fue el punto más bajo durante la Guerra de la Independencia. Washington, sin embargo, se aferró a su determinación, y con fe en Dios, estuvo a la altura de las circunstancias.

En junio de 1778, el General Washington y sus hombres dejaron Valley Forge como una delgada, disciplinada y bien entrenada máquina de combate.

Durante ese cruel invierno, Dios forjó un nuevo tipo de nación y una nueva disposición para el mundo.

aviso
Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.