El púrpura Han: Un pigmento que rompe con la tercera dimensión - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

El púrpura Han: Un pigmento que rompe con la tercera dimensión

Spread the love
Detail of a mural from a Eastern Han tomb in Henan Province colored using Han Blue and Han Purple pigments. (Image: Wikimedia)
Detalle de un mural en una tumba Han del este, en la provincia de Henan, pintado con pigmentos azul Han y púrpura Han. (Imagen: Wikimedia)

Por Cassie Ryan

El púrpura Han es un pigmento sintético que puede observarse en antiguos artefactos chinos como la cerámica y en el ejército de terracota emplazado en la tumba del primer emperador de China, Qin Shi Huang.

Fue creado hace unos 2.800 años, aproximadamente en el 800 a. C., con componentes inorgánicos y un procedimiento muy preciso.

Este misterioso pigmento, también conocido como púrpura chino, tiene algunas propiedades inusuales: emite luz fluorescente, ¡y puede convertir tres dimensiones en dos!

Se utilizó por última vez en el año 200 y luego desapareció por completo hasta que los químicos modernos averiguaron su composición y lograron reconstruirlo en 1992.

El púrpura Han es diferente de los pigmentos naturales de origen vegetal o animal, como el púrpura de Tiro, que se obtenía hirviendo caracoles Murex en tinas de plomo.

Hay otros dos pigmentos artificiales de color azul o púrpura: el azul maya y el azul egipcio. Este último tomaba su color del silicato de cobre y calcio, mientras que el púrpura de Han se logra a partir del silicato de cobre y bario, lo que sugiere que los chinos podrían haber aprendido de la experiencia de los egipcios.

Pero los físicos de Stanford creen que podría haberse producido espontáneamente durante la fabricación de vidrio o de jade blanco, ya que ambos contienen sílice y bario.

Aparte de sus propiedades fluorescentes, el púrpura Han tiene un comportamiento magnético raro.

Cuando se expone al frío extremo y a un campo magnético intenso, los pigmentos cambian a un estado llamado ‘punto crítico cuántico’ donde “pierde” su dimensión vertical. Esto significa que las ondas de luz que viajan a través de él sólo pueden moverse en dos dimensiones, posiblemente debido a la estructura como de teja (aplanado) del mineral.

Así que el pigmento logró captar la atención no sólo de arqueólogos curiosos y químicos, sino que también fascina a los físicos.

Clic aquí para seguir leyendo más historias similares, nos gustaría que nos dieras un Me gusta en Facebook y nos siguieras en Twitter. ¡Gracias!

 

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.