Reflexiones en aislamiento - Vision-Times-en-Español
Historias de Vida, T.Q.M.

Reflexiones en aislamiento

Spread the love
Laura Cozzolino

Un nuevo día está comenzando; la luz del sol se dirige a la habitación a través de una grieta en las cortinas.

Las urracas cantan melodías graciosas, que destacan en el silencio inusual. Abro los ojos pero no salgo de la cama para prepararme para el trabajo.

Hoy no. No voy a pasar una hora esperando en los semáforos para llegar a la escuela y otra hora para volver a casa. Hoy no es un día normal, no como los que he conocido hasta ahora.

Es 2020, el mundo está encerrado debido a una pandemia y no es ficción.

aviso

Un virus mortal que comenzó en Wuhan, China, y que fue ocultado por el régimen comunista durante semanas, se está desarrollando rápidamente en todas partes, infectando, matando y causando pánico.

Algunos lugares están más afectados que otros y, por desgracia, en la parte superior de la lista, está mi amada Italia; donde los que amo están librando una batalla implacable contra un enemigo invisible que ataca los pulmones a través de las vías respiratorias y ya ha cobrado muchas vidas.

Mientras bebo mi café, perdida en mis pensamientos, miro hacia fuera a través de las grandes ventanas. Todos los jardines en el vecindario están llenos de flores y exuberante vegetación.

Siempre me ha gustado el otoño en Australia porque realmente se parece a la primavera en Italia. Cada año, la naturaleza floreciente nos recuerda, con su poderosa belleza, que la vida no puede ser detenida.

Miro fijamente el cielo azul claro, la verdad es que más allá de la oscuridad siempre hay luz.

Every year the blossoming nature reminds us, with its powerful beauty, that life cannot be stopped. (Image: Laura Cozzolino0)
Cada año, la naturaleza floreciente nos recuerda, con su poderosa belleza, que la vida no se puede detener. (Imagen: Laura Cozzolino)

A pesar de lo que pueda parecer en la superficie, el universo es un cuerpo cuyo mecanismo está perfectamente equilibrado, pérdida y ganancia, bien y mal, belleza y fealdad, yin y yang pertenecen e interactúan con precisión en él.

A menudo sentimos que demasiadas acciones injustas quedan impunes y nos hemos acostumbrado a presenciar todo tipo de malas acciones.

Hace muchos años, llegué al punto de sentirme desesperada, desconsolada e indefensa. Podía ver el mundo lleno de suciedad, corrupción, crueldad y violencia.

Los seres humanos carecían de compasión el uno hacia el otro e iban progresivamente destruyendo el medio ambiente.

No podía entender por qué esto estaba sucediendo o cómo revertir la marea en la que todos estábamos siendo arrastrados.

En mi búsqueda de respuestas, encontré un ángulo diferente para mirar las cosas, una perspectiva inusual para la mayoría de los occidentales, pero bastante común en las culturas orientales.

Al crecer como católica, una y otra vez había oído que todo sucedió por una razón, Dios sabía esa razón, y tener fe era la solución. A pesar de que estaba de acuerdo con esa idea, sentía que algo faltaba.

Countless acts of kindness are hitting the news and being spread on social media. Neighbours are leaving notes in each other’s letterboxes offering help to those in need. Image: courtesy of Laura Cozzolino
Innumerables actos de bondad están llegando a las noticias y se difunden en las redes sociales. Los vecinos están dejando notas en los buzones de cada uno ofreciendo ayuda a los necesitados. (Imagen: Laura Cozzolino)

Los budistas creen en el karma, el equivalente al pecado en las religiones occidentales, incluyendo el cristianismo.

Según estas religiones, las malas acciones son perdonadas a través del arrepentimiento, mientras que para la escuela Buda, el karma es en realidad un asunto negro y debe ser pagado.

Esto sucede a lo largo de las numerosas vidas del ciclo de reencarnación de un ser sensible. De repente, pude ver cómo tenía sentido.

Sí, hay un plano más alto, pero el destino también está determinado por las relaciones kármicas y las elecciones individuales.

Detrás de todas las dificultades, hay razones kármicas que uno no siempre puede ver, algo que necesita ser pagado que podría ser de vidas anteriores.

No puedes cambiar el plan divino, pero al tomar buenas decisiones, puedes mejorarte a ti mismo, despojarte del karma y acumular virtud, que es recompensada.

Todo el entorno alrededor de un ser de este tipo se beneficiará del proceso.

Esta perspectiva, que simplifiqué y acorté, me ayudó a aceptar y a comprender muchos acontecimientos dolorosos de la vida que ahora tomo como oportunidades de aprendizaje y pruebas para mejorarme a mí misma.

Así es también como comencé a vivir de acuerdo con los valores universales de Falun Dafa, una forma de cultivación de la escuela Buda, basada en Verdad, Compasión y Tolerancia.

Volviendo al momento delicado por el que estamos pasando, he oído a mucha gente decir que el universo finalmente está teniendo su venganza y recuperando lo que robamos.

Otros están convencidos de que la madre naturaleza y lo divino están castigando a la humanidad por su arrogancia y años de repetidas malas conductas.

Para algunos, que sólo aceptan el conocimiento científico, estas consideraciones son supersticiones increíbles y puras, mientras que otros pueden ver algo de verdad en ellas y recurren a Dios en busca de ayuda.

A pesar de las diferencias de la gente, seguramente todo el mundo puede ver que lo positivo y negativo, que el bien y el mal están interactuando aquí, ante nuestros ojos, haciéndonos re evaluar y re pensar nuestros estilos de vida, así como las relaciones con nosotros mismos y con los demás.

Despite the situation, many are rediscovering their families, the joy of a home cooked meal in no hurry, as well as the relief of not existing just to ‘produce’. Image: courtesy of Laura Cozzolino
A pesar de la situación, muchos están re descubriendo a sus familias, la alegría de una comida casera sin prisa, así como el alivio de no existir solo para “producir” (Imagen: Laura Cozzolino)

Todos esos gestos de rutina diaria que siempre damos por sentado, como abrazar, besar y estrechar la mano, se han convertido en un peligro para nuestra salud, adquiriendo un nuevo significado.

Me pregunto si la gente va a volver a la tradición y a reanudar la reverencia y la etiqueta. Por un lado, las personas se mantienen alejadas unas de otras, por miedo a ser infectadas, pero por otro lado, las comunidades están descubriendo un nuevo sentido de solidaridad.

Innumerables actos de bondad están llegando a las noticias y se difunden en las redes sociales.

Los vecinos están dejando notas en los buzones de cada uno ofreciendo ayuda a los necesitados; se están pagando cafés, alimentos y comidas para que aquellos que perdieron su trabajo puedan encontrar algún alivio; los clientes están apoyando a las empresas locales, que están tratando de mantenerse a flote debido a las medidas extremas que se están tomando para frenar la pandemia.

La gente se ve obligada a permanecer adentro y algunas están encontrando esto particularmente difícil, debido a sus circunstancias individuales, o simplemente su incapacidad para lidiar con su propio ser.

Otros, por el contrario, están encontrando alivio y gozo al recibir la oportunidad de detenerse y reflexionar; reconectarse con su naturaleza humana, sus familias, y tal vez con lo divino, meditar, leer y dedicar tiempo a sus aficiones.

Para este segundo grupo, la quietud es un viaje interior, una bendición y una oportunidad para buscar la verdad.

Como la historia revela, a lo largo de los siglos ha habido pandemias, desastres naturales y la caída de muchas civilizaciones gloriosas; pero nuestra generación actual, acostumbrada a viajar a todas partes sin fronteras ni limitaciones, nunca ha experimentado nada similar.

De repente, los países están cerrados, invisibles e insuperables muros mantienen a las personas separadas.

Las ciudades y los estados están siendo gobernados por el ejército, castigando a aquellos ciudadanos que se atreven a salir sin una razón válida, como comprar comestibles o medicamentos, ir a un médico o pasear al perro en los alrededores de sus hogares.

A pesar de la situación, muchos están redescubriendo a sus familias, la alegría de una comida casera sin prisas, así como el alivio de no existir sólo para “producir”.

All of a sudden, countries are closed and invisible, but unsurmountable, walls keep people apart. (Image: Screenshot / YouTube)
De repente, los países están cerrados, y los muros invisibles e insuperables mantienen a las personas separadas. (Imagen: captura de pantalla / YouTube)

Mientras tanto, afuera, mientras los humanos se retiran, la naturaleza está floreciendo y prosperando.

Patos, cerdos, ciervos y animales salvajes han sido fotografiados explorando ciudades y pueblos desiertos, mientras que los peces están llenando las aguas ahora no contaminadas en todo el mundo.

Por encima de nosotros, un cielo más azul que nunca enmarca este hermoso retrato.

En esta situación surrealista, tal vez todos nos estamos dando cuenta de lo poco que somos y preguntándonos qué traerá el futuro.

La esperanza es un cambio positivo, para nuestra capacidad de utilizar los acontecimientos actuales como una lección y un recordatorio de cómo ser más humanos y tal vez re descubrir lo divino.

Como siempre digo, sólo podemos “montar la ola”, pero se nos dan opciones y depende de nosotros tomar buenas decisiones, para nosotros y para los que nos rodean.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.