¿Por qué el acuerdo china-vaticano es motivo de preocupación? - Vision-Times-en-Español
Acontecimientos del Mundo, Actualidad

¿Por qué el acuerdo china-vaticano es motivo de preocupación?

In October, the Vatican announced that it had extended its deal with Beijing regarding the appointment of bishops in China. (Image: via pixabay / CC0 1.0)
Spread the love

En octubre, el Vaticano anunció que había extendido su acuerdo con Beijing con respecto al nombramiento de obispos en China. El nuevo acuerdo renueva el histórico acuerdo Entre China y El Vaticano firmado en 2018.

Sin embargo, sigue siendo motivo de preocupación, ya que el acuerdo básicamente da al régimen comunista chino el control sobre cómo funciona el cristianismo en China, violando así la idea de la libertad religiosa.

El acuerdo

Según el acuerdo, China ha reconocido formalmente que el Papa tiene la última palabra sobre quién debe ser nombrado obispos en la Iglesia Católica.

A cambio, el Vaticano legitimará a los obispos que han sido nombrados por Beijing.

aviso

“La Santa Sede considera positiva la aplicación inicial del Acuerdo—que tiene un gran valor eclesial y pastoral—, gracias a la buena comunicación y cooperación entre las partes en los asuntos acordados… [la Santa Sede] tiene la intención de proseguir un diálogo abierto y constructivo en beneficio de la vida de la Iglesia Católica y del bien del pueblo chino”,

dijo el Vaticano, según The New York Times.

Una nota publicada por el periódico oficial del Vaticano afirma que todos los obispos en China, ya están en comunión con el Obispo de Roma y que debido al acuerdo China-Vaticano, nunca más habrá ordenaciones ilegítimas.

Sin embargo, el acuerdo ha sido severamente criticado por  las fuerzas ortodoxas dentro de la Iglesia Católica que afirman que el acuerdo básicamente pasa por alto sobre el sufrimiento de los verdaderos creyentes que se han negado a reconocer a los obispos designados por el Partido Comunista Chino (PCCh), y por lo tanto han estado sufriendo a manos de las fuerzas comunistas.

Estos críticos ven el acuerdo como una sanción a las violaciones de los derechos humanos y religiosos de Beijing.

A priest and his congregation.
Las fuerzas ortodoxas dentro de la Iglesia católica afirman que el acuerdo pasa por alto el sufrimiento de los verdaderos creyentes que se niegan a reconocer a los obispos nombrados por el Partido Comunista Chino. (Imagen: vía Jomarc Cala vía Unsplash)

Acuerdo “experimental”

Para empeorar las cosas, el contenido del acuerdo entre China y el Vaticano sigue siendo un secreto. Según la Iglesia Católica, esto se está haciendo debido a su “naturaleza experimental”.

En septiembre, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, pidió públicamente al Vaticano que pusiera fin a su relación con el PCCh para mantener su posición moral.

El Vaticano tomó represalias al no permitir que Pompeo se reuniera con el Papa; dejando en claro una vez más que la Iglesia valora la mejora de las relaciones con China antes que garantizar que sus seguidores tengan la libertad de practicar su fe tal como es.

El periódico oficial del Vaticano insistió en que el acuerdo entre China y el Vaticano no debe considerarse desde el punto de vista de la geopolítica, sino sólo como un problema interno de la iglesia.

Monjas perseguidas

Aunque el acuerdo entre China y el Vaticano hace que parezca que Beijing está de acuerdo con que su población cristiana observe su fe, la realidad está lejos de ello.

Se espera que los católicos se unan a la Iglesia Patriótica aprobada por el Partido para ser considerados cristianos “reales”.

Recientemente, ocho monjas de la provincia de Shanxi se vieron obligadas a abandonar el convento tras haber sido hostigadas repetidamente por las autoridades locales. Estas monjas estaban bajo vigilancia constante debido a que habían vivido en el extranjero.

Bible
Recientemente, ocho monjas de la provincia de Shanxi fueron obligadas a abandonar el convento tras ser hostigadas repetidamente por las autoridades locales. (Imagen: a través de pixabay / CC0 1.0)

En agosto, los funcionarios exigieron el retiro de la cruz del convento, lo que terminó haciendo que las monjas decidieran irse.

Una de las monjas dijo que quitar la cruz era como cortar su propia carne. Además de la cruz, las autoridades también pidieron a las monjas que retiraran todos los símbolos y estatuas religiosas dentro del convento.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.