Por qué el comunismo en China y la creencia en lo divino no pueden coexistir - Vision-Times-en-Español
Actualidad, China, China Hoy, Derechos Humanos

Por qué el comunismo en China y la creencia en lo divino no pueden coexistir

Spread the love

Oficialmente, hay cinco religiones reconocidas por el gobierno de China:

  1. Budismo,
  2. Taoísmo,
  3. Protestantismo,
  4. Catolicismo e
  5. Islam.

Sin embargo, China es un país comunista que propaga una ideología atea militante. El país es un buen ejemplo de por qué el comunismo y la creencia en lo divino no pueden coexistir.

Las instituciones del Estado

El cristianismo ha estado presente en China desde el período de la Dinastía Tang (618 a 907 d.C.).

Sin embargo, sólo comenzó a ganar un gran número de seguidores en el período de la Dinastía Qing, cuando una enorme cantidad de exploradores y misioneros europeos llegaron a China.

aviso

Después de que el Partido Comunista llegara al poder en 1949, el cristianismo fue severamente restringido junto con otras religiones. El cristianismo fue comparado con el imperialismo occidental y rechazado.

En la actualidad, se estima que hay unos 100 millones de cristianos en China, la mayoría de los cuales tienen que registrarse en organizaciones eclesiásticas autorizadas por el Estado.

Para los protestante es el Movimiento Patriótico de los Tres Años, mientras que para los católicos es la Asociación Patriótica Católica China.

Los cristianos que no forman parte de ninguna de estas dos iglesias son considerados peligrosos. El gobierno chino los ve como una amenaza a su poder. Tales cristianos son forzados a rezar en iglesias clandestinas.

Aquellos que muestran valor para predicar públicamente se arriesgan a ser capturados, torturados y a ser sometidos a lavado de cerebro.

 

El comunismo y la religión son incompatibles. (Imagen: pixabay / CC0 1.0 )

 

Esta es la misma situación para otras religiones también reconocidas oficialmente. Los budistas del Tíbet han sido casi eliminados y muchos de ellos han escapado a países como India y EE.UU. para mantenerse fieles a su fe.

Las instituciones budistas que tienen monjes, para ser considerados oficialmente monjes están obligadas a adherirse a las enseñanzas comunistas.

Las comunidades islámicas, como los uigures, son forzadas a entrar en campos de re educación y se les hace renunciar a sus creencias.

En resumen, no importa a qué religión pertenezcas, mientras no formes parte de la institución respaldada por el Estado, se te considera hereje.

La intervención de las instituciones estatales como única autoridad de la religión, significa esencialmente que las personas no tienen ninguna libertad de seguir su vocación religiosa.

Sólo pueden seguir lo que la institución sancionada por el Partido ha considerado como religión.

Y cuando se trata de creencias religiosas no aprobadas por el estado, como Falun Gong, sólo les espera miseria. Durante más de 20 años, los seguidores de Falun Gong han sido perseguidos y forzados a abandonar la práctica.

Los seguidores de Falun Gong, o Falun Dafa, han sido los más victimizados en la campaña china por el ateísmo comunista.

Cuando la práctica se prohibió ilegalmente en 1999, con un número aproximado de 100 millones de personas, los practicantes han sido forzados a abandonar escuelas, universidades, lugares de trabajo y hogares. Las familias han sido divididas, los niños han quedado sin tutores y sin hogar.

Con la persecución encabezada por Jiang Zemin, los practicantes han sido sometidos a horribles torturas contra las que se han presentado numerosos casos en todo el mundo.

El peor de ellos es la recolección forzada de órganos, en la que los practicantes son asesinados y mutilados por sus órganos.

Para que las personas practiquen libremente en lo que creen, la sociedad necesita tener un gobierno que no los vea como problemáticos. (Imagen: pixabay / CC0 1.0 )

 

Sinización

El aumento de la sinización de las religiones también es un problema.

[Nota del traductor, sinización: es la asimilación lingüística o asimilación cultural de conceptos del lenguaje Chino y la cultura de China. En contextos más generales, se entiende por sinización el proceso de “hacerse Chino” o “hacerse Han”; el proceso opuesto es hacerse “no Chino”].

El gobierno chino está reescribiendo libros de religiones “extranjeras” como la Biblia y el Corán. Una vez que el proceso de re escritura se haga, sólo estos libros serán probablemente utilizados como las versiones oficiales.

Esto significa esencialmente que la futura generación de Cristianos y Musulmanes chinos sólo será educada sobre su fe de una manera completamente distorsionada.

“Eliminar cruces y colocar banderas nacionales en cambio, son las prácticas que se ven en la superficie. Por el contrario, incorporar “valores centrales socialistas” en la Biblia, es el truco más insidioso que fácilmente perturba los corazones de los creyentes.

Esto es una distorsión de la fe cristiana. Es la obra del demonio… La situación se está volviendo cada vez más grave; el gobierno está aumentando la presión paso a paso. Al final, quieren eliminar completamente la creencia religiosa”,

señaló la revista Bitter Winter.

Para que la gente practique libremente lo que cree, la sociedad necesita tener un gobierno que no los vea como problemáticos.

Un gobierno con una ideología como el comunismo, que ve la religión como una especie de maldad o defecto en los seres humanos, sólo terminará destruyendo las religiones de esa sociedad y aplastando el desarrollo espiritual de su gente.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.