Por qué las políticas del PCCh en Xinjiang fracasarán inevitablemente - Vision-Times-en-Español
Actualidad, Derechos Humanos

Por qué las políticas del PCCh en Xinjiang fracasarán inevitablemente

Spread the love

Para Beijing, los uigures de Xinjiang son un grupo que necesita “asimilarse” a la sociedad china, lo que significa que la minoría se verá obligada a renunciar a sus creencias y adoptar un estilo de vida dictado por el Partido Comunista Chino (PCCh).

Sin embargo, finalmente tales políticas de “asimilación”  fracasarán, no solo en Xinjiang, sino en toda China.

Represión de Xinjiang

En Xinjiang, más de un millón de uigures, y otras minorías como kirguises y kazajos, han sido forzados a ingresar a centros de detención que Beijing llama amorosamente “campos de re educación”.

Las minorías reciben capacitación en mandarín y se les lava el cerebro con ideología comunista.

Se les pide que renuncien a los símbolos de su fe, como dejar crecer sus barbas, usar gorras de cráneo, recitar oraciones en árabe, etc…

Algunos son torturados si resisten y son enviados a campos de trabajo forzado. En algunos casos, los niños han sido separados de sus padres por la fuerza.

Entonces, ¿por qué Beijing está obsesionado con erradicar los sistemas de creencias que no están sancionados?

“El PCCh vive el constante temor de que, a pesar de tener un control total sobre la sociedad china, su supervivencia a largo plazo este en peligro.

Y así, hoy el PCCh redobla una campaña de asimilación forzada en Xinjiang, que en el pasado ha fracasado en otras partes. La campaña actual de re educación del Partido es una versión mejorada de la Revolución Cultural.

Esta campaña también busca lograr el control ideológico mediante la erradicación de sistemas ideológicos y de creencias alternativas.

Pero lo hace de una manera mucho más sofisticada y de alta tecnología”,

según The New York Times.

China persigue a la minoría uigur de Xinjiang. (Imagen: numb3r vía flickr CC BY-SA 2.0)

 

Pero a pesar de lo mucho que Beijing lo intente, sus políticas represivas en Xinjiang, y en otras partes de China, finalmente fracasarán.

La postura agresiva del PCCh contra la religión, está provocando una especie de avivamiento espiritual.

Ya sean uigures, tibetanos o incluso Hans, muchos chinos abrazan la religión con gran interés. Solo el número de cristianos ha aumentado de 3.4 millones en 1950 a casi 100 millones.

Muchos miembros del partido siguen las enseñanzas budistas y taoístas a pesar de que el partido exige un ateísmo estricto.

Lo que el PCCh no se da cuenta es que la espiritualidad es innata en la mayoría de los seres humanos. No puede ser aplastada. No puede ser contenida.

Cuanto más intentes reprimir la identidad religiosa de cierta sección de personas, más reafirmarán esa identidad.

Eventualmente, los oprimidos recurrirán a la violencia para liberarse del opresor y Beijing tendrá que lidiar con un levantamiento masivo que no podrá contener.

Justificar la persecución

Recientemente Xinhua, la agencia estatal de noticias, citó un libro blanco que afirmaba que en gran medida Xinjiang seguía la “cultura china” hasta los siglos IX al X, cuando la influencia árabe comenzó a imponerse en los residentes.

Al hacerlo, el gobierno apunta a posicionar a la fe islámica como la ideología invasora que está en desacuerdo con la cultura tradicional china, lo que permitiría al estado justificar sus políticas represivas en la región.

Beijing considera que la cultura islámica en Xinjiang es el resultado de una invasión. (Imagen: maxpixel / CC0 1.0)

La conversión uigur al Islam no fue una elección voluntaria hecha por la gente común, sino el resultado de guerras religiosas y la imposición de la clase dominante…

Tener un sentido más fuerte de identidad con la cultura china, es esencial para la prosperidad y el desarrollo de las culturas étnicas en Xinjiang”,

según el documento técnico (Bloomberg).

Curiosamente, varias naciones islámicas como Arabia Saudita y Pakistán, han apoyado la postura de China sobre Xinjiang, diciendo que medidas estrictas han ayudado a traer paz a la región.

A principios de este mes, estos países, junto con naciones como Rusia, Venezuela y Corea del Norte, enviaron una carta a las Naciones Unidas en la que elogiaron las acciones de China en el área.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.