¿Quieres combatir el estrés? te damos una herramienta - Vision-Times-en-Español
Vida

¿Quieres combatir el estrés? te damos una herramienta

Spread the love

¿Qué te estresa? ¿Los regaños de tu media naranja? ¿Las noticias? ¿O la más simple de las cosas?

Cualquier cosa puede estresarte, incluso pensar en la idea del estrés te da esa sensación de pesadez, ¿verdad?

Primero, definamos el estrés. En términos médicos, es un factor físico, mental o emocional que puede causar daño al cuerpo y a la mente. Puede ser un estímulo externo, como el sonido de un perro ladrando al otro lado de la calle.

O algo dentro de ti, como reproducir una mala situación que sucedió en el pasado. El estrés puede parecer inofensivo y no ser un gran problema, pero puede volverse fatal si no se controla.

aviso

Los peligros del estrés

Durante un encuentro estresante se activa tu respuesta instintiva de “lucha o huida”. Cuando esto sucede, la hormona adrenalina se activa, haciendo que tu corazón bombee y aumente la presión arterial.

El cortisol, la hormona del estrés, también se libera para aumentar la producción de energía. Sin embargo, dificulta las funciones corporales innecesarias durante la respuesta fisiológica, como los procesos digestivos.

Después de la situación estresante, los niveles hormonales disminuyen lentamente.

Sin embargo, cuando el cuerpo siempre está en una respuesta de lucha o huida, eventualmente pone en peligro al sistema.

Según el Dr. Daniel Atkinson, líder clínico en Treated.com:

“Es cuando este estrés se vuelve excesivo durante períodos considerables de tiempo que puede convertirse en lo que se denomina estrés crónico”.

El estrés crónico es cuando el sistema de estrés se activa durante un período de tiempo poco saludable.

Tiene efectos adversos en la mente y el cuerpo, como dificultad para dormir, concentración, dolores de cabeza, fatiga e incluso susceptibilidad a infecciones o enfermedades.

Eventualmente, según la American Psychological Association, la sobre exposición del cuerpo al cortisol y a otras hormonas del estrés, puede provocar enfermedades cardíacas, cirrosis hepática, enfermedades pulmonares, cáncer, accidentes o incluso suicidio.

Parte de la razón por la que nos estresando demasiado, es por el temor a no tener el control. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

El estrés simple y prolongado puede afectar mucho a un ser humano. Si bien el estrés no es un diagnóstico médico, se pueden aplicar tratamientos para ayudar a una persona a sobrellevarlo.

Pero todo se reduce a cómo una persona se maneja en tales situaciones.

Cambiar tu forma de pensar

William James, filósofo y psicólogo estadounidense, señaló que hay que cambiar la forma de pensar para poder manejar el estrés:

“La principal arma contra el estrés es nuestra capacidad de elegir un pensamiento sobre otro”.

¿Cómo re conectas tu mente para crear pensamientos más saludables en situaciones estresantes?

Una forma es practicando la atención plena. Parte de la razón por la que te estresas demasiado en una situación, es por el temor a no tener el control.

Piensas demasiado; planificas tu salida. Básicamente, tu cabeza está en caos porque piensas demasiado.

Al ser consciente, te das cuenta de lo que estás sintiendo en el momento. Independientemente de si es un sentimiento negativo o no, simplemente lo dejas fluir y pasar.

Al hacerlo, aprendes a redirigir tus pensamientos a otra parte.

Esto se puede hacer a través de la meditación, ejercicios de respiración y otras prácticas que te ayudan a tomar el control de la situación.

La meditación puede ayudarte a tomar el control de situaciones estresantes. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

 

Además de la atención plena, un cambio de pensamiento también requiere un cambio de actitud.

Un experimento de la doctora Suzanne Kobasa y sus colegas de la Universidad de Chicago, es un maravilloso ejemplo con respecto al manejo del estrés.

Los participantes del experimento eran empleados de la compañía telefónica Ma Bell. En ese momento, la compañía estaba en recesión.

Se descubrieron tres rasgos en los ejecutivos que afrontaron bien la situación: compromiso, control y cambio.

Los empleados que tenían otros compromisos, como familia, religión y otras actividades, pudieron manejar la marea.

La situación estaba fuera de su control, pero estos ejecutivos se adaptaron y decidieron sentirse seguros de lo que podían controlar. Y finalmente, vieron la re estructuración de la empresa como una oportunidad para el cambio.

Toneladas de información en Internet te enseñan cómo aliviar el estrés al mínimo con actividades como dar un paseo por el parque o hacer ejercicio.

También existe el enfoque con respaldo científico, como evitar la cafeína o tomar un suplemento. Sí, ellos funcionan. Pero no importa cuánto ejercicio hagas o cuán bien comas, combatir el estrés se trata de cómo piensas en las situaciones.

Tus pensamientos y tu actitud hacia una situación, determinarán tu nivel de estrés. Recuerda, todo está en tu cabeza. Como dijo Charles Swindoll:

“Estoy convencido de que la vida es 10 por ciento lo que me pasa y 90 por ciento cómo reacciono a ello”.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.