Riqueza versus Felicidad - Vision-Times-en-Español
China, China Hoy

Riqueza versus Felicidad

Spread the love

Por Kan Zhong Guo

¿Puede la riqueza siempre tráernos  felicidad?

Recuerdo de joven haber leído el cuento de León Tolstoi sobre Pahom, el agricultor. Para comprar tanta tierra como pudiera, Pahom, caminó desde el amanecer hasta el anochecer, porque el vendedor accedió a dejarle comprar toda la tierra que el pudiera pisar durante un día. El agricultor camino todo lo posible y caminando tan rápido como pudo y, finalmente, murió de agotamiento. Su siervo tomó una pala, cavó un pequeño agujero en el suelo y lo enterró. Pahom sólo ocupo el pedazo de tierra suficiente para contener su cuerpo. “Al final de tu vida sólo necesitas una parcela de terreno de un metro ochenta”. Esto suena como una campana de un templo para despertar  a la gente y hacerla pensar.

Esta historia tiene un título irónico, pero significativo, “¿Cuánta tierra necesita un ser humano?”, Y también plantea la pregunta de cuánta tierra se requiere para hacer a un hombre feliz.

aviso

De la misma manera, ¿qué cantidad de dinero puede satisfacer a una persona? Preguntas como éstas han existido por décadas. No hay ni siquiera una respuesta que satisfaga a todo el mundo. Hoy en día, en China, tenemos tanta riqueza, pero la sociedad en su conjunto, en diferentes niveles, carece del sentido de felicidad.

Desde la reforma económica de China de hace tres décadas, la sociedad china entera, de arriba hacia abajo, se encuentra en algo parecido a un fanatismo religioso con el fin de perseguir y lograr la riqueza a como de lugar. Por dinero se pueden hacer a un lado los valores, las reglas, y la virtud, y “las cosas más esenciales”. Lo más alarmante es que la gente ya está tan acostumbrada a este tipo de comportamiento que lo toma como norma a seguir.

A principios de 1990 yo fui a Wenzhou para un proyecto de investigación rural en un pueblo donde son fabricados los medicamentos falsificados o “piratas”. Le pregunté al jefe del pueblo, “Usted sabe que estos medicamentos falsos matan a la gente? ¿Acaso no tiene usted  un punto de vista moral?” En ese momento, el jefe del pueblo señaló una hilera de casas altas y ordenadas, y contesto con una voz poderosa, “Mi mayor moral es que mi gente se enriquezca”.

Hoy en día podemos sentir que lo que el jefe del pueblo dijo es absurdo, pero efectivamente se trata de la lógica de personas persiguiendo la riqueza en la sociedad china desde hace más de treinta años atrás. Muchos de nosotros, en ese entonces éramos participantes o simples espectadores.

Este concepto de riqueza pronto ha proliferado en el campo de la inversión económica. Nadie tiene escrúpulos para adquirir riqueza a través de una variedad de medios inadecuados para posteriormente volver a entrar al mercado con una actitud de “revancha”, haciendo  tales cosas como explotar excesivamente el mercado de la vivienda, el mercado de las arvejas y del ajo. La riqueza se convierte en algo que enloquece a la gente. En nuestra sociedad actual, la gente pobre se queja y los ricos se sienten inseguros. Las leyendas antigüas nos decían: “La riqueza no nos puede traer lo que añoramos; llámese felicidad, o un sentimiento de pertenencia, ni dignidad.”

No podemos dejar de ser pesimistas: pues no hay país en el mundo que tenga el deseo tan fuerte de riqueza como la china actual. No hay ningún país en este mundo como China, donde existe una oposición tan fuerte entre la riqueza y la felicidad. La pobreza definitivamente no puede traer la felicidad. Pero, la riqueza tampoco nos puede traer felicidad siempre. Exactamente, ¿cuánto necesita el pueblo chino para ser feliz? Creo que tenemos que reflexionar de nuevo para encontrar la respuesta a la  pregunta de “¿cómo podemos ser felices?”

La felicidad no está en la cantidad de riqueza que uno tiene. Uno puede conscientemente controlar este deseo y no dejar que el hecho de gastar  dinero se convierta en  el objetivo principal de la vida.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.